Sociedad

Hay que desvincularnos del modelo patriarcal de masculinidad: Marx Madrigal Lachino
Ernesto Hernández Doblas Martes 9 de Mayo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Poeta, músico, activista social, promotor comunitario y coordinador de talleres hacia una nueva masculinidad, Morelos Marx Madrigal Lachino conversó para Cambio de Michoacán sobre los retos, dificultades y logros frente a modelos de masculinidad que lastiman no sólo a las mujeres, ya que propician las diversas formas de violencia de género, sino a la misma sociedad en su conjunto e incluso a los propios varones.

Entre sus actividades, en este momento el entrevistado se encuentra terminando una estancia académica en el Departamento de Investigaciones de la Universidad de San José de Costa Rica, su proyecto lleva por título: Masculinidades Alternativas y Emancipadoras, experiencias y expectativas.

“Mi interés por el tema nació hace más de veinte años. Trabajaba con un grupo de feministas, y conocer todos esos temas que cruzan por tu cuerpo y las relaciones de pareja me llevó a interesarme en algo que no es fácil, porque no se trata nada más de pasar del discurso a la práctica, sino que tienes que descubrir toda una serie de elementos que construyen tu masculinidad hegemónica que ahora lo conocemos con el nombre de patriarcado”.

En la clase media, sobre todo en la que logra obtener grados universitarios, hay mayor resistencia a cambiar
En la clase media, sobre todo en la que logra obtener grados universitarios, hay mayor resistencia a cambiar
(Foto: Especial)

La complejidad apenas comienza con este saber, recalca Madrigal Lachino, ya que después hay que trabajar en la desvinculación de los referidos elementos, lo cual es algo que hay que hacer todos los días. Con ánimo positivo, a partir de su encuentro con dichas cuestiones, se dio cuenta que hay herramientas y modos para ir en aras de una transformación.

El machismo también violenta al hombre



Fue hace cinco años cuando en sincronía con la Secretaría de la Mujer se plantearon talleres respecto a la masculinidad, aunque antes ya había llevado a cabo este tipo de actividades con otros organismos e instituciones. “Al principio comenzamos a trabajar con funcionarios de los municipios”.

Parte de lo tratado en estos espacios de aprendizaje tiene que ver con hacer un análisis de lo que el también músico llama las “cinco P”, que han sido desde su punto de vista, los roles y mandatos que una vez asignados a los varones por la cultura patriarcal, han sido fuente de dolor y dominio, principalmente en contra de las mujeres: ser Proveedor, tener y mantener Privilegios, ostentar el Poder, ser dueño de la Propiedad tal como lo analiza Marx y Engels, y su papel en el acto de Procrear.

“Para poder cambiar hacia una nueva forma de ser, necesitamos dejar de identificarnos con estos mandatos, además de con el machismo y la violencia de género. En 2013 y 2014 trabajamos con hombres de la meseta purépecha, nahuas y otomís y pasó algo muy interesante: ellos pidieron más talleres”.

Marx Lanchino cuenta con emoción cómo esto era un signo que había un diagnóstico no tan certero en cuanto a que los varones no desean cambiar, lo que lleva a la conclusión del activista respecto a que los mandatos patriarcales “no están doliendo, nos están lastimando; no solamente lastimamos a las mujeres, a los niños, a la sociedad, sino también nos lastiman a nosotros y comenzamos a violentarnos a nosotros mismos”.

Experiencias, diagnósticos y retos



¿Dónde hay más reticencias a este cambio y dónde mayor apertura?, se le preguntó. En la clase media, responde, sobre todo en la que logra obtener grados universitarios, hay mayor resistencia a cambiar, ya que hay un ideal, dijo, de hombre hegemónico en el cual se cumplen con las cinco P que mencionaba.

“Hay otro estrato que son la clase baja y la trabajadora, la cual no puede cumplir con esto. Así sucede ante la necesidad de que las mujeres salgan al campo laboral, y muchos de ellos pierden el trabajo, lo cual provoca que el hombre ya no sea el proveedor y por lo mismo no tenga el poder ni los privilegios ni las propiedades”.

Incluso, parte de su tesis, es que esta situación provoca en buena medida la violencia en contra de las mujeres, ante la desvinculación de facto, del modelo patriarcal. “Los hombres vamos ejerciendo más violencia en la medida en que queremos cumplir estos mandatos”.

Como ejemplos de varios casos, el entrevistado menciona el de muchos médicos, quienes en ocasiones cuentan con un alto poder adquisitivo, lo que hace que mantengan ese poder sobre quienes les rodean como esposa e hijos, mientras que, en el sector magisterial, según su experiencia, ambos tienen que salir a trabajar para lograr un adecuado modo de vida, pero el hombre suele no apoyar en el hogar lo que hace que sea doble o triple la labor de las mujeres.

En Michoacán se ocupa cambiar de estrategia frente a violencia de género



Respecto a Michoacán y su estatus en este sentido, afirmó que, ante el incremento de la violencia y los feminicidios, habría que cambiar la estrategia: “se ha invertido miles de pesos en empoderamiento femenino, pero la mujer regresa a la casa y regresa otra vez al círculo de violencia, entonces, se hace necesario trabajar con los hombres. ¿Es complicado? No sabes lo complicado que es, convocas a 20 y llega uno y porque lo obligaron. Las instituciones educativas y de mujeres necesitan trabajar en este sentido”.

En la recta final de la entrevista se le preguntó sobre próximas actividades, además de su opinión sobre qué o cómo sería deseable un nuevo modelo de masculinidad. En el primer caso, comentó que se encuentra desarrollando talleres con la Universidad de Toluca y con el Instituto Electoral de la misma entidad, trabajando precisamente la cuestión de equidad y democracia.

También estará dando talleres en Chihuahua, invitado por varios colectivos en defensa de los derechos humanos. Además, está próximo a presentar su trabajo académico de investigación que es resultados de cinco años, en Santiago de Chile durante el Encuentro Antipatriarcal organizado por el Colectivo Poroto. “No existe un modelo de nuevas masculinidades, más bien existen alternativas: tú toma la que funcione en tu estructura social, no se trata de globalizar”.