Especiales

Cherán:6 años de resistencia
» El municipio indígena celebró la conquista de su autonomía
Gabriel Envila Fischer Lunes 17 de Abril de 2017
A- A A+

El 15 de abril Cherán cumplió seis años de autogobierno
El 15 de abril Cherán cumplió seis años de autogobierno
(Foto: Carmen Hernández )

Morelia, Michoacán.- México es un país en el que más del 60 por ciento de su población vive en la pobreza, y la línea que diferencia a ésta con la clase media es casi invisible; sin embargo, no es la pobreza, sino la inseguridad, la principal preocupación de los mexicanos. Hace seis años, el municipio purépecha de Cherán, ahogado por la inseguridad, decidió modificar su forma de gobierno dando a paso a un modelo ciudadano que lo convirtió en el municipio más seguro del país. La clave fue la expulsión de la corrupción emanada de los partidos políticos, cuyos liderazgos locales eran señalados de estar coludidos con el crimen organizado.

El 15 de abril Cherán cumplió seis años de autogobierno, declarado como un municipio indígena libre de extorsiones, tala clandestina, narcotráfico, secuestros y asesinatos. Al paso que su cultura y organización florecen gracias a un instinto que pone como principal prioridad la defensa de la vida, la clase política michoacana se toma tiempo para planear su próxima embestida.

Nadie ha podido explicar por qué en esta comunidad de la Meseta Purépecha surgió la primera resistencia civil efectiva en contra del crimen organizado
Nadie ha podido explicar por qué en esta comunidad de la Meseta Purépecha surgió la primera resistencia civil efectiva en contra del crimen organizado
(Foto: Carmen Hernández )

500 años después de la Conquista, 200 después la Independencia y a casi nueve décadas de marginación y dependencia de las migajas que el gobierno postrevolucionario mexicano ha dado a comunidades indígenas y mestizas en todo el país, el municipio de Cherán, como las comunidades de San Francisco Pichátaro y San Francisco de los Herreros, representa una afrenta para el sistema político mexicano, que se explica recapitulando la historia de Cherán y que advierte un episodio de enfrentamiento (vía legal o conflicto social) aún impredecible pero no lejano.

Desde principios del nuevo milenio, los pueblos originarios de la Meseta Purépecha vieron cómo sus bosques comenzaron a ser devastados a un ritmo sin precedentes; para 2007, año en que el michoacano Felipe Calderón asumió la presidencia de la República e inició una supuesta guerra del gobierno en contra del narcotráfico, Cherán era rehén de todo tipo de vejaciones, empezando por la tala de sus bosques, extorsiones, secuestro y asesinato de sus habitantes; en 2008, el priista Roberto Bautista Chapina, señalado por los cheranenses de estar ligado a los grupos criminales de la región, asumió la Presidencia Municipal bajo la sombra del asesinato de su principal contrincante, Leopoldo Juárez Urbina.

La semilla de Cherán



Comparativamente, hay estados, municipios y comunidades en el país que han sufrido vejaciones más significativas que las padecidas en Cherán, y aunque nadie ha podido explicar por qué en esta comunidad de la Meseta Purépecha surgió la primera resistencia civil efectiva en contra del crimen organizado, que derivó en la expulsión de los partidos políticos de su sistema de gobierno, lo cierto es que con la salida del segundo, los cheranenses han logrado devolver la seguridad y la tranquilidad a su municipio, evidencia que preocupa a la clase política.

Se trata de la síntesis que México aún no asimila pero que inevitablemente ha despertado tras el levantamiento de Cherán.
Se trata de la síntesis que México aún no asimila pero que inevitablemente ha despertado tras el levantamiento de Cherán.
(Foto: Carmen Hernández )

En 2011, tras el homicidio de Pedro Juárez Urbina (hermano del candidato antes asesinado) y Armando Hernández a manos de los grupos criminales, Cherán decidió cerrar sus puertas y anunció que no permitiría la realización del proceso electoral en puerta, pidiendo al órgano electoral del estado elegir a sus autoridades vía el modelo de usos y costumbres con el que muchas comunidades eligen a sus representantes. La respuesta del Instituto Electoral de Michoacán (IEM) fue delegar la responsabilidad de esa decisión a un órgano con mayor facultad.

Sin renunciar a la protesta social en las calles, marchas y bloqueos, Cherán acudió ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), y con base en su derecho constitucional inició un juicio para hacer efectiva su decisión de expulsar a los partidos políticos. Tras meses de análisis, la Corte en materia electoral dio la razón a Cherán y ordenó al IEM preguntar a los cheranenses a modo de consulta si estaban de acuerdo o no en el nuevo sistema de elección de sus autoridades, obteniendo un contundente sí. Los partidos políticos, a través de sus diputados, reclamaron “el exceso” en la decisión del TEPJF, alegando haber sido vulnerada la facultad del Poder Legislativo estatal.

Legislativo, fuera de la ley



En respuesta, casi quince días después del fallo definitivo del Tribunal y tras quince años de no haber legislado en la materia, el Congreso del Estado coincidentemente impulsó una reforma electoral que omitió tomar en cuenta las elecciones por usos y costumbres, recién reconocidas por el TEPJF, obligando a Cherán a acudir ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para entablar un juicio de “protección de los derechos políticos del ciudadano” en contra del Poder Legislativo del estado, así como del entonces gobernador, Leonel Godoy Rangel, por haber promulgado dicha ley. La SCJN ratificó el fallo del TEPJF concediendo la razón definitiva a los cheranenses, proceso que culminó hasta 2014.

La protección de la vida con la vida y la defensa de los bosques, hogar de los cheranenses
La protección de la vida con la vida y la defensa de los bosques, hogar de los cheranenses
(Foto: Carmen Hernández )

Los cheranenses continuaban su paso y en 2011 ratificaron su decisión de elegir a sus autoridades mediante sus usos y costumbres, y el 22 de enero de 2012 nombraron a su primer Concejo Mayor de Gobierno Comunal.

Como si el sol pudiera taparse con un dedo, ganando tiempo y volviéndose corresponsables de una serie de conflictos sociales generados en las comunidades indígenas de Michoacán (sin exclusión del caso Arantepacua), han pasado tres legislaturas sin que los 120 diputados que han transitado por ellas hayan armonizado la Ley Orgánica Municipal y otras derivadas que se requieren en el nuevo esquema de gobierno, reconocido por ambas cortes, para que éste pueda funcionar en relación con el sistema estatal y federal de gobierno. Con mucha paciencia pero sin restar decisión, las comunidades indígenas que han accedido a este derecho han esperado la acción legislativa sin ningún resultado, y advierten que esta misma semana acudirán al Congreso para entregar un documento en el que pedirán una explicación de por qué la omisión, mientras elaboran la nueva demanda ante el TEPJF y la SCJN para que ambas ordenen de manera definitiva a los diputados michoacanos cumplir con su trabajo.

Golpe mortal al sistema político



Inmóviles y sin poder asimilar la trascendencia de lo ocurrido en Cherán, el sistema de partidos recibió un segundo revés con el triunfo logrado por la comunidad de San Francisco Pichátaro ante el TEPJF, que marcó otro antecedente abriendo la puerta para que cualquier comunidad indígena, sin ser municipio, pueda reclamar el acceso directo a sus recursos financieros provenientes de la Federación, bajo el principio de proporcionalidad del número de sus habitantes sin que el Ayuntamiento decida sobre su aplicación.

El golpe, si no mortal para los partidos políticos, sí representa una afectación muy significativa para la economía de los mismos al quitar de su dominio buena parte del financiamiento que llega de la Federación a los municipios, siendo que el efecto tiende a multiplicarse en un sinnúmero de comunidades indígenas que podrían reclamar este derecho en Michoacán, como posiblemente los partidos podrían ver una disminución en las prerrogativas que reciben al reducirse el número de votos que obtienen en muchas comunidades que se prevé opten por la libre autodeterminación.

Por lo pronto, Santa Fe de la Laguna, municipio de Quiroga, y la comunidad otomí de San Cristóbal, en el Oriente del estado, han solicitado por escrito a sus alcaldes en turno la transferencia de sus recursos. En caso de no obtener respuesta en un periodo de dos semanas, ambas comunidades abrirán un juicio ante el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán, a quien ahora compete atender dichos juicios, o ante el TEPJF si el TEEM se declarara incompetente.

Cosmovisión



“Sería falso decir que nos encontramos fuera de ese proceso, estamos dentro de él. Sin embargo, ni en 500 años han podido acabar con nuestra identidad. Ahora con lo que sucede en varias partes del país donde se da un hartazgo, una impotencia y un rechazo a este sistema económico político, eso es lo que nos mantiene vivos, decir que sí podemos demostrar que podemos hacer las cosas de otra manera y evidenciar que todo lo que sucede en el mundo, toda esta destrucción, es a raíz de la globalización encauzada en mercantilizar la política. La vida está mercantilizada”, dijo Pedro Chávez Sánchez, integrante del Concejo Mayor de Cherán, en entrevista con el periodista Héctor Tenorio, cuestionado sobre los efectos que la globalización ha tenido en la destrucción de la identidad de las comunidades originarias.

Se trata de dos conceptos de bienestar confrontados en un mismo país, el del equilibrio con la naturaleza y la vida, contra el concepto de bienestar que busca acaudalar bienes y gozar de todas las comodidades que proporciona el desarrollo tecnológico. Se trata de la síntesis que México aún no asimila pero que inevitablemente ha despertado tras el levantamiento de Cherán.

La protección de la vida con la vida y la defensa de los bosques, hogar de los cheranenses, provocaron la reacción civil que incluso inspiró el levantamiento de las autodefensas en la zona de Tierra Caliente, que aunque no logró recuperar la paz al ser infiltrada por el crimen organizado bajo la operación de Alfredo Castillo Cervantes, dejó un primer antecedente de los alcances de la lucha indígena por la sobrevivencia en México.

Comentarios