Morelia

Plaza de los Mártires, encuentro de mítines políticos y explanada multiusos
Josafat Pérez Domingo 16 de Abril de 2017
A- A A+

Durante la gubernatura de David Franco Rodríguez, se erigió la efigie de Benito Juárez sobre un montículo escalonado
Durante la gubernatura de David Franco Rodríguez, se erigió la efigie de Benito Juárez sobre un montículo escalonado
(Foto: Carmen Hernández )

Morelia, Michoacán.- La pequeña explanada contigua a la Catedral, conocida como plaza de Los Mártires, es un referente para los mítines políticos discretos, de mediana convocatoria, por encontrarse también dedicada a la memoria del “Benemérito de las Américas”, Benito Juárez.

Una placa de mármol incrustada en la cantera de Catedral y fechada en 1910, consigna que José M. Méndez, Gregorio Mier, José M. Cisneros, Francisco Godínez, Ruperto Castañeda, Agustín Castañeda, Ignacio Ortiz y Antonio Mier, fueron “traidoramente sacrificados en este sitio, el ocho de diciembre de 1830”, razón por la que el sitio conmemora a estos “mártires de la libertad”.

Algo que no se consigna en ninguna placa y quizá en muy pocos libros de historia local, es que en 1952 el arquitecto y muralista, Juan O’Gorman, participó en el proyecto de reconstrucción de este espacio, invitado por “el doctor Enrique Arreguín y el doctor Díaz Barriga (quienes) organizaron la defensa arquitectónica de la bella ciudad de Morelia y me pidieron que ayudara como arquitecto en este trabajo importate”, comenta en su Autobiografía el discípulo de Diego Rivera.

“Tratábase, principalmente, de arreglar la plaza principal de esta hermosa capital del estado de Michoacán, en la que tuve la suerte de intervenir para impedir varias tonterías que proyectaban hacer. Logré que se empleara la piedra de ahí mismo, tanto en los pisos como en las fuentes, en los macizos para los faroles y en las bancas que se construyeron, dándole así mayor ambiente colonial a la plaza. Se eliminaron los anuncios horribles y se raspó la pintura en las fachadas de los edificios de cantera de dicha plaza hermosa, que quedó con toda la dignidad que se merece”, relata O’Gorman en dicho libro.

Diez años después, durante la gubernatura de David Franco Rodríguez, se erigió la efigie de Benito Juárez sobre un montículo escalonado y, de alguna manera, se rebautizó esa orilla poniente en los linderos de Catedral.

Desde entonces, a 55 años de esa “doble identidad”, la explanada ha sido escenario de mítines políticos, ferias de libro, cine al aire libre y hasta foro público para los payasos del Centro Histórico, utilidad ésta que a veces no dista mucho de las alharacas proselitistas.

Una placa de mármol incrustada en la cantera de Catedral y fechada en 1910
Una placa de mármol incrustada en la cantera de Catedral y fechada en 1910
(Foto: Carmen Hernández )

De unos años para acá, después del cambio de piso, la plaza de Los Mártires también se convirtió, junto con la plaza de Armas, en zona de patinaje urbano. Confluyen ahí jóvenes de distintas procedencias y ensayan trucos con patines, patineta y hasta bici cross.

Esta apropiación del espacio público por parte de los “skates”, ha incomodado a las autoridades municipales y a más de algún visitante. Rendido el Ayuntamiento ante la emergencia juvenil o quizá en muestra de cierta tolerancia, se han colocado algunos letreros para indicar que la plaza es usada por peatones, personas con mascotas y por circulantes sobre ruedas, con énfasis en el cuidado de las bancas de cantera, deterioradas por el uso de bicicletas y patinetas en trucos o suertes arriesgadas.

Sin embargo, dicha apropiación de las plazas también apunta a un síntoma por atender: la falta de espacios públicos (jardines, parques, pistas de patinaje), dentro y fuera del Centro Histórico, donde no haya que pagar un impuesto por hacer uso de ellos o someterse a alguna dinámica de consumo para poder simplemente estar ahí.