Morelia

Breve cronología del albergue del Hospital Infantil
Josafat Pérez Lunes 13 de Marzo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- El 30 de abril de 2016, después de colocar la primera piedra, arrancaron las obras del albergue que ahora recibe a familiares de los pacientes tratados en el Hospital Infantil Eva Sámano de López Mateos, ubicado en el Bosque Cuauhtémoc de la capital michoacana.

Autoridades estatales y municipales dieron el visto bueno a la construcción luego de realizar una inspección del terreno y advertir la necesidad de un espacio que brindara servicios de estancia temporal, esto con el fin de que no pernoctaran más en el campamento a las afueras del nosocomio.

El arranque físico de la obra se daría hasta el 25 de julio del mismo año, luego de que los “contenedores marítimos” (a partir de los cuales se construyó para ahorrar costos y agilizar el proceso), entraran al bosque a la medianoche y fueran descargados por grúas, maniobras que duraron varios días.

Entonces el tiempo calculado para su construcción, equipamiento y entrega era de tres meses, por lo que para noviembre de 2016 debía estar listo, previendo que los futuros usuarios no pasaran otro invierno en las casitas de plástico frente a la Pila de los Patos del bosque.

El proyecto general tuvo un costo de nueve millones 500 mil pesos aportados por el Fondo para la Infraestructura Social y Estatal (FISE)
El proyecto general tuvo un costo de nueve millones 500 mil pesos aportados por el Fondo para la Infraestructura Social y Estatal (FISE)
(Foto: Carmen Hernández )

Llegado noviembre, la prensa comenzó a indagar el porcentaje de avance y los pormenores del presupuesto, situación ante la cual recibía datos de la Secretaría de Salud (SSM) y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), que no siempre coincidían.

El complejo conformado por dormitorios para 40 mujeres y 40 varones, dos salas de estar, un comedor, baños, área de lavado, taller de pelucas, cocina, área de administración y patio de servicios, al fin sería inaugurado el 24 de febrero de 2017, tres meses después de la fecha propuesta.

El proyecto general tuvo un costo de nueve millones 500 mil pesos aportados por el Fondo para la Infraestructura Social y Estatal (FISE) y comprende 520 metros cuadrados de construcción, según información de la SSM.

Sin embargo, la opinión de un perito valuador entrevistado al respecto señala que el costo real de la obra, ya equipada, no supera los tres millones 800 mil pesos, considerando que el trabajo con “contenedores marítimos” abarata los costos de construcción.

El 10 de marzo pasado, a catorce días de su inauguración, una granizada dejó ver algunas de las deficiencias de infraestructura que tiene el albergue del Hospital Infantil. Un video que circuló en redes sociales evidenció la inundación producto de múltiples goteras en el techo, así como el drenaje tapado, razones por las que tuvieron que evacuar a los huéspedes de manera temporal mientras se sacaba el agua del lugar y comenzaban las labores de reparación.

Entre otras carencias con las cuales se echó a andar el albergue, un “beneficiado” refirió para este medio que “el comedor no funciona porque no hay gas ni utensilios, sólo hay 40 platos, vasos, cucharas y tenedores de plástico, y tampoco se pueden utilizar aún las regaderas”.

Quedan abiertas varias preguntas relacionadas con esta obra asistencial, entre ellas por qué no se le construyó un techo de dos aguas, dado que se encuentra en un bosque, y dónde está el seguro de daños que obligaría a la empresa constructora a resarcir todas y cada una de las fallas estructurales de la obra.