Morelia

Ayuntamiento impuso la peatonalización sin pedir opinión: vecinos del Centro Histórico
Josafat Pérez Viernes 17 de Febrero de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Vecinos y comerciantes de calles contempladas en la peatonalización del Centro Histórico, coinciden en que el Ayuntamiento echó a andar el llamado “Programa de rehabilitación de espacio público y peatonal”, sin buscar un acercamiento con la ciudadanía, particularmente con los implicados de manera directa, ni basar el cierre de vialidades en estudios consistentes.

El sondeo realizado por Cambio de Michoacán, registró también la inconformidad vecinal por el aumento de robos y asaltos en las inmediaciones del Jardín de las Rosas, a pesar de la presencia de policías de proximidad, quienes son percibidos por los vecinos como agentes de tránsito y garantes del proyecto peatonal, ajenos a la inseguridad de la zona.

David W. García, jefe de manzana en Guillermo Prieto y Santiago Tapia, advirtió que la implementación del proyecto fue unilateral y responde al cumplimiento del bando municipal.

David W. García, jefe de manzana en Guillermo Prieto y Santiago Tapia, advirtió que la implementación del proyecto fue unilateral y responde al cumplimiento del bando municipal.
David W. García, jefe de manzana en Guillermo Prieto y Santiago Tapia, advirtió que la implementación del proyecto fue unilateral y responde al cumplimiento del bando municipal.
(Foto: Especial)


“Lo hicieron de manera unilateral, no fuimos convocados ni enterados; los que vivimos aquí, según la determinación municipal, no se nos va a permitir estacionar vehículos en la calle, entonces las empresas que tienen comisionados los estacionamientos cobran mucho y tendremos que hacer uso de ellos”, señaló.

Respecto a la vida bohemia del Jardín de las Rosas, dijo que los permisos otorgados sólo han beneficiado a las empresas cerveceras y constató la problemática cotidiana por el incremento de bares en la zona, que va de los clientes ebrios, quienes “gritan y hacen de sus necesidades en la calle”, al aumento de la prostitución.

A su vez, Manuel Ulaje, vecino de Las Rosas desde 1939, dijo que el cierre de las vialidades impide a las personas provenientes del norte de la ciudad, puedan llegar al jardín como anteriormente se hacía.

Confirmó que la plazuela emblemática frente al Conservatorio de música, se ha convertido en “una cantinota” y, de seguir en marcha el plan peatonal para el Centro, “pasaría lo mismo con los edificios y plazas más hermosas de Morelia”.

“Yo no sé cuánto les pagaron en la calle Zaragoza, donde hay vallas y un policía de forma permanente; los que van al hotel y al estacionamiento pasan, los demás no. ¿Quién paga a esos policías? ¿El hotel, el estacionamiento? Los pagamos todos”, cuestionó así el uso privado que se les da a la Fuerza pública en esa zona de la ciudad.

Por su parte, Omar García dijo que la peatonalización no es viable para los comerciantes establecidos de la zona porque ha perjudicado sustancialmente las ventas.

“A nosotros no nos avisaron ni nos tomaron opinión. Afecta a los comercios, baja la venta, la gente no quiere pagar estacionamiento y, más que nada, ya no se arriman aquí al Centro, se van a otro lado”, señaló.

A su vez, Arturo Ramos, jefe de manzana en Eduardo Ruiz y Miguel Bernal, advirtió que la administración municipal reunió a los jefes de manzana “hace más de seis meses”, para detallar la situación de la Antigua Central camionera, mas no el plan de peatonalización.

“El Ayuntamiento al último no nos tomó en cuenta. Nos citaron a los jefes de manzana para ver el asunto de la Central camionera y nos explicaron el problema de la concesión indebida por la cuál estaban pagando 18 millones de pesos. Estaban viendo de qué manera nos podíamos organizar; se llevaron las opiniones de todos, después nos convocaron a otra reunión que al final se suspendió. A la mera hora se calmó la cosa y salió esto que iban a cerrar las calles. Nos iban a enseñar el proyecto pero al final nos brincaron”, relató.

José Bribiesca, comerciante de comida, dijo que la restricción de estacionamientos en la vía pública ha mermado las ventas de su negocio más de 25 por ciento.

“Para eso pagamos placas y engomados, para tener un espacio dónde quedarse uno”, advirtió luego de mencionar que tampoco fue notificado de la restricción en la vía pública. Además señaló que, pese a la inseguridad de la zona, “los policías sólo se dedican a quitar carros y placas, a no dejar estacionarse ni cinco minutos”.

A decir de Víctor Anguiano, dependiente de un negocio de gazpachos, “la clientela, que es la plusvalía de esta calle, ha bajado de diciembre para acá”.

Coincidió con otros entrevistados en que los policías se dedican más a cumplir con el bando municipal y quitar placas cuando los autos están estacionados en calles prohibidas, que a procurar seguridad.

“Nos robaron la camioneta en Corregidora después de las siete de la noche y no había ni un poli a la mano”, comentó refiriéndose a la falta de vigilancia en la calles cercanas al templo de la Merced.