Escenarios

Panorama difícil para creadores escénicos: Ramsés Figueroa
Omar Arriaga Garcés Viernes 10 de Febrero de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- El panorama para los creadores escénicos es muy difícil, indicó el director de teatro Eli Ramsés Figueroa Zúñiga, quien apuntó que además de espacios para montajes hay otros obstáculos para el gremio, como la falta de proyectos sólidos, recursos y empleo para los artistas.

Director de teatro Eli Ramsés Figueroa Zúñiga
Director de teatro Eli Ramsés Figueroa Zúñiga
(Foto: Especial)

“En Morelia y también en el estado lo evidente es que no hay temporadas de ningún tipo de espectáculo, y si no se generan temporadas es difícil generar un público cautivo; para ello se requieren espacios, de los cuales carecemos.

“Los que hay están secuestrados por la burocracia; hay intención de generar temporadas este 2017 en el Teatro Ocampo, y si se concretan falta que se genere un público y se puedan generar ingresos para los creadores”, refirió el también académico, quien añadió que la propuesta para el Foro La Capilla de la Casa de la Cultura de Morelia los fines de semana no había sido aceptada por la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum).

Apuntó que entre los grupos de teatro se lamenta aún el cierre en marzo de 2016 del Foro La Bodega Alterna, “pero es también cierto que los años que estuvo estuvo subutilizado y no generó ingresos para sostenerse”.

“Se sostenía con la subvención del estado, en un círculo vicioso. Los creadores tememos tener un público y de parte de los gestores o de los servidores públicos hay una dificultad para generar convenios de producción”, situación que, dijo, no se daba hace diez años, cuando “a colegas míos se les invitaba a hacer producciones”.

Producción institucional a la baja



En ese sentido, evocó que su ópera prima La historia de infancia de Nuc (2008-2009) de Elena Guiochins, la cual co-dirigió con María Elena Barrientos, logró generar -aunque corta- una temporada en el Foro La Capilla de la Casa de la Cultura de Morelia.

“Recuerdo que se generaban producciones y había mayor intención y recursos para ello más allá de las becas o del apoyo de Coinversiones; el recorte presupuestal es real y cada vez más inminente y avasallador.

“No podemos hablar de que hace diez años hubiesen otras condiciones en el estado y en el país, algo definitivamente se hace mal en algún lugar”, expuso.

Y continuó: “Los creadores estamos cada vez más condicionados con menos ingresos a que las obras tengan menor impacto y a la reducción de espacios laborales, es difícil mantener un empleo fijo o tener proyectos constantes”.

“Hay que apelar a los recursos municipales, estatales o federales y cada vez es más complicado sostener un proyecto de vida cultural; definitivamente las estrategias tienen que cambiar, pero también es muy difícil”, agregó.

Obras cortas, falta de empleo



Dijo que en su caso, todos los apoyos obtenidos han sido de manera colectiva, en equipo, “hemos generado empleos para más personas, en comunidad, pero se vuelven efímeros; es muy lamentable, no se trabaja en un proyecto para perdurar, se acaba el dinero y se acaba la obra, y hay obras que pueden tener mayor impacto”.

Puso como ejemplo Hikikomori 2.0 Batalla perdida contra uno mismo, con dramaturgia de Enrique Olmos de Ita, proyecto que tuvo 25 mil espectadores, apoyo del Programa Nacional de Teatro Escolar en Michoacán y alcanzó a develar placa por 100 representaciones: 80 en el Teatro Stella Inda de Morelia y 20 en el interior del estado, entre octubre de 2013 y marzo de 2014, “una placa que por cierto no se ha colocado aún en el Teatro Ocampo”, acotó.

“Ha sido la obra que mayor apoyo ha tenido, no así otras producciones que es difícil que rebasen las 20 representaciones, a mayor número de funciones posibles es más difícil sin subvenciones del estado”, expresó.

Asimismo, externó que en el campo laboral docente se asume que hay una gran demanda, cuando “el campo está bastante reducido”.

“Cada vez las universidades cierran más sus puertas a los creadores o docentes jóvenes, cierran filas en la planta docente y eso también genera que muchos de mis colegas emigremos en búsqueda de trabajo y experiencia a otras latitudes”, comentó el nacido en Morelia.

Para finalizar, añadió que “gran parte de mis compañeros egresados están en el desempleo y buscan fuentes de otras labores o se mantiene en el ámbito cultural, pero como una resistencia, trabajar en esto es una resistencia”, concluyó.