Escenarios

Tribu Echeri, próximo viernes en el Instituto de la Juventud Moreliana
Omar Arriaga Garcés Viernes 10 de Febrero de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Con un año y medio de haberse creado, la Tribu Echeri, conformada por nueve bailarinas de danza tribal, tendrá presentación este 17 de febrero a las 16:00 horas en el auditorio del Instituto de la Juventud Moreliana (Ijum), informó su integrante Carla Arce Ramos.

Expresó que la danza tribal “es más orgánica, no hay que cumplir con requisitos del ballet de empezar a los cinco años y olvidarse de todo, aquí hay personas de todas las complexiones y todas las edades y se pretende con la danza conectarnos a todas”, comentó Arce Ramos, quien dijo que con 64 años, Josefina González es una de las bailarinas más activas de la tribu: “Hay para todas edades y gustos”.

La danza tribal



Comentó que a diferencia de otros países del continente, en México la danza tribal no se popularizó tanto al privilegiarse el colectivo “y no tanto el protagonismo personal”, si bien indicó que tanto en Sudamérica como en diversas culturas alrededor del planeta este tipo de bailes son ancestrales.

“Desde los pueblos gitanos hasta la época prehispánica se danza en torno al fuego; la danza surge como un ritual a los dioses para celebrarlos o pedirles algo. Se ha perdido esa parte y se ha enfocado más al show o al protagónico del bailarín.

“Se ha enfocado al que domine más la técnica o la disciplina, y es ahí donde las danzas tribales juegan un papel importante para rescatar sentido espiritual, sagrado y mágico de la danza”, externó.

Asimismo, expresó que con la danza tribal “se pretende conectarnos a todas como mujeres: se daba desde siempre que las mujeres eran las que bailaban improvisando todos los movimientos mientras los hombres tocaban algún tipo de flauta o percusiones.

“Muchos pueblos gitanos han usado también la guitarra; las mujeres se paraban y bailaban alrededor del fuego y se generaba comunidad, por eso es que estamos rescatándola”, añadió.

Tribu Echeri
Tribu Echeri
(Foto: Especial)


Tribu y no compañía de danza



Carla Arce refirió que fue en la capital michoacana cuando hace año y medio se formó la Tribu Echeri, una de cuyas prerrogativas era recuperar esa figura organizativa: “Aunque lento, puede ser bastante democrática: no somos una compañía, no existe la súper maestra, somos todas y aunque nos tardemos, entre todas sacamos algo.

“Aprendemos las unas de las otras, con todas nuestras virtudes y defectos; las diferencias no impiden trabajar en unión, echar abajo ese tipo de refranes machistas como ‘mujeres juntas, ni difuntas’, echar abajo eso; no es una competencia entre nosotras”, señaló.

En ese sentido, manifestó que la tribu se nutre del concepto de “sororidad”: “Y más con el hecho de respetar la autoridad de mi hermana, aprender de ella, no sólo ver esa parte”.
Al preguntarle si el término “sororidad” podría hacer alusión al cristianismo, contestó que se trata de una reinvención del vocablo, ya que la Iglesia “institucionalmente es una mafia: a las mujeres no se les deja ser sacerdotes o papas, porque las ven como el remanso del hombre; sí rescatamos esta parte de sor, ‘hermana’, es la parte rescatable del término”, si bien se desvinculó de cualquier connotación religiosa hebraica.

“La danza es más de la calle que del teatro, es del pueblo; hay quien no la practica porque dice ‘estoy gordita’, y ¿qué tiene que estés gordita?, ¿qué te pasa? Nos han dicho que la danza es para gente delgada, con complexión, eso no es cierto”, dijo.

Y añadió: “En la tribu aprendes un lenguaje para comunicarle a la de atrás qué paso vas a marcar y por eso se improvisa, así se sigue; nadie se puede quedar de líder todo el tiempo, el liderazgo es rotativo, todas somos líderes, por lo menos en danza sí se da, ‘nada de que yo no sé’”.

En ese sentido, apuntó que es la hafla, palabra que viene del egipcio o el árabe, la forma en que la danza toma cuerpo: “Es una reunión de mujeres, nos reunimos como cuando les dices a tus cuates ‘hay que vernos’, y como bailarinas empezamos a bailar, improvisamos, sacamos crótalos, el darbuka y gitaneamos, pero generalmente la reunión surge como algo casual”, explicó, en tanto que la tribu la conforman Josefina González, Ruth Dávila, Fernanda Aguirre, Miroslava Zavala, Daniela González, Reyna Campos, Valentina Ramírez, Lupita Sánchez y la propia Carla Arce, cuyas edades oscilan entre los 22 y los 64 años, si bien actualmente una de ellas vive en la Ciudad de México tras realizar una estancia postdoctoral en el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Casa de Hidalgo: “Es nuestra corresponsal”, acotó.

Presentación y clases



Carla Arce expuso que cada quince días, en el Foro Cultural Mechuacán, tienen ensayo, donde el público puede acudir a ver las danzas, si bien informó que se presentarán “el 17 de febrero en el Ijum”, al que invitó al público.

“Participamos también en el Festival Medieval y en noviembre tuvimos oportunidad de compartir escenario con Juan Alzate, Rocío Martínez y Jacinta Ceballos”, dijo.

De igual modo, señaló que en el Ijum hay clases de American Tribal Style Arts de martes a jueves, de las 17:00 a las 18:30 horas, con inscripción gratuita y mensualidad de 250 pesos, así como de Gypsy Moth Mx, una variante creada por una mexicana en Querétaro, Inlakesh Cruz: la danza tribal estilo gitano de México.

“En Morelia, Daniela González es maestra certificada y da clases en el Ferni Studio, atrás del Mercado Santo Niño”, comentó Arce Ramos, quien agregó que éstas se imparten de las 11:30 a las 12:30 horas los sábados, con inscripción de 100 pesos y mensualidad de 260. La dirección es calle Casimiro Chovel número 1, extensión Granaditas, esquina con calle Corregidora, en el Centro Histórico de Morelia.