Opinión

MORELIA
Migración México-EU
Leyes locales y odio antiinmigrante
El excesivo control inmigratorio federal que localmente es percibido leve, ha nutrido la opinión pública de muchos estadounidenses cuyo miedo y terror por el «otro», los está llevando a una cruzada racista y xenofóbica en muchas localidades
Carlos Enrique Tapia Miércoles 25 de Junio de 2008
A- A A+

En periodos y momentos histórico-sociales recesivos, la percepción pública estadounidense sobre la inmigración indocumentada se enardece. La actual proliferación
de grupos antiinmigrantes y leyes locales, se nutre del vacío político dejado por el fracaso de una reforma inmigratoria comprehensiva.
La construcción del muro fronterizo, los mayores controles respaldados por la política inmigratoria, las redadas, las deportaciones, equivalen a las expulsiones masivas de mexicanos posteriores al fin del Programa Bracero, el maltrato y ascenso del odio racial que busca un justificante a los efectos perversos del ciclo capitalista.
El excesivo control inmigratorio federal que localmente es percibido leve, convirtiendo un problema nacional en asunto local, ha nutrido la opinión pública de muchos estadounidenses cuyo miedo y terror por el «otro» y lo que perciben como ajeno los está llevando a una cruzada racista y xenofóbica en muchas localidades.
Los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, a pesar de sus declaraciones y discursos, han dejado a las fuerzas locales la toma de decisiones sobre un tema que la administración Bush fracasó en resolver. Las leyes y ordenanzas locales y estatales impiden a los indocumentados trabajar, rentar vivienda y usar programas públicos.
La transferencia de responsabilidades federales pone a alcaldes, ejecutivos condales, consejos de ciudades, jefes de policía, sheriffs, oficiales y procuradores estatales, administradores de hospitales, inspectores de vivienda, trabajadores de urgencias médicas, coordinadores del ESL (English as a Second Language) a aplicar la ley inmigratoria.
En 2007, legislaturas de 50 estados introdujeron más de mil medidas inmigratorias; más de 150 fueron aprobadas. Muchas leyes cubren variados tópicos, aunque varios estados se concentraron en educación, empleo, licencias de conducir e identidad, cumplimiento de la ley, servicios legales, programas públicos, tráfico de personas y votaciones.
Varias leyes de 2007 promovieron iniciativas locales de empleo y cumplimiento de la ley, pero aquellas sobre tráfico de personas y leyes familiares fueron las más exitosas. 306 medidas expanden los derechos de los inmigrantes, en tanto 256 los contraen. Texas, Nueva York y Tennessee introdujeron la mayoría de los estatutos estatales.
La Ley HB 1804 de Oklahoma tomó notoriedad la semana pasada al ser suspendida una de sus secciones por una juez federal, que entraría en efecto el 1 de julio. La Cámara de Comercio de Estados Unidos, las cámaras de Comercio del estado de Oklahoma, las ciudades de Oklahoma City y Tulsa, y las asociaciones estatales de hoteles y restaurantes demandaron su suspensión pues impone cargas irracionales a los negocios.
La Corte Federal suspendió una sección de la ley que obliga a las compañías a verificar la situación migratoria de sus nuevos empleados, porque podría interferir con una ley federal (E-Verify), pero se negó a desecharla por completo como se demandaba. La suspensión no impide a los empleadores cumplir con la disposición federal.
El vacío político prácticamente está conduciendo a legisladores, líderes, antiinmigrantes, jueces y policías locales a cambiar el paisaje local y estatal en materia inmigratoria. Ninguno de los candidatos, demócrata y republicano, tienen en sus agendas una propuesta de reforma, aunque públicamente han expresado discursivamente algunos puntos.
La construcción del muro, las redadas, las deportaciones, las ordenanzas locales y estatales, la xenofobia y el odio racial se están convirtiendo en política oficial. La aplicación de las leyes inmigratorias tiene hoy en muchas localidades y estados de Estados Unidos las reformas que el Congreso estadounidense rehusó emprender.
Fragmentos: 1.- Comida chatarra: La mayoría de los productos que Calderón congeló nada tienen que ver con la nutrición y el bienestar de los mexicanos. La medida apoya a las tiendas departamentales y los industriales. 2.- Los panistas por sí mismos: Su bandera es el odio y el miedo. Hoy manosean morbosa y abyectamente una tragedia que dejó doce muertos, que no debe quedar impune, pero tampoco debe ser usada políticamente por la perversidad panista. 3.- La Arquidiócesis de México acierta al criticar que nada se hace contra la violación de los derechos humanos de los migrantes mexicanos en Estados Unidos, pero se equivoca al resumir en «bizantinas» las discusiones sobre un bien que podría hacer la diferencia si no lo regala Calderón a sus cuates. 4.- Para el dirigente del PRI estatal, el conflicto en Cherán es ficticio; de seguro los muertos también. 5.- Crisis alimentaria mundial: Todos se culpan entre sí, nadie enfrenta la situación, pero la agricultura comercial obtiene pingües ganancias. 6.- Apenas terminó Calderón su perorata pro-comida chatarra, la Concamin afirmó que habrá «precios bajos, si hay condiciones», mientras Banamex aseguró que el «acuerdo» tendrá un «efecto» marginal, pues los productos «congelados» «tienen una baja cobertura de mercado». 6.- Los panistas por sí mismos: En el estado de Morelos, el gobierno panista acusó a los científicos de «ecoterroristas» por cuestionar la construcción de un relleno sanitario en Loma de Mejía, Ejido San Antón, Cuernavaca, Morelos. 7.- Tres millones de mexicanos se fueron a Estados Unidos en los desafortunados seis años del gobierno del cambio. Con Calderón ya emigraron 450 mil. 8.- Como en Estados Unidos y Canadá, la planta de General Motors Corporation en Silao, Guanajuato, reducirá su producción por la caída del mercado automotriz. 9. Pregunta calderónica: ¿Y los muertos de la guerrita de Calderón (ejecuciones diarias, retenes del Ejército, mujeres indígenas violadas, jóvenes asesinados por soldados y un largo etcétera) valen menos mediáticamente que los del DF? 10.- El Yunque-PAN, depositó una fascistoide invitación en uno de mis correos electrónicos, violentando mi derecho a la privacidad, para la peregrinación antiabortista del pasado 22 de junio, realizada con más pena que gloria («Peregrinación por el maravilloso Don de la Vida» «…a Cristo por María…») desde la cuenta «Unión de Voluntades», peregrinacion@uniondevoluntades.org.