Opinión

MORELIA
Buenas noticias
Fueron descabezados dos movimientos -ETA y FARC- cuyo proyecto político de «izquierda» está basado en la intolerancia, la violencia y la destrucción
Alejandro Vázquez Cárdenas Miércoles 4 de Junio de 2008
A- A A+

Las malas noticias son más frecuentes que las buenas, o cuando menos esa es la percepción que tenemos al leer los periódicos, escuchar la radio o ver la
televisión. Los «buenos» sólo ganan en las películas, en algunas novelas y en las series policiacas, y eso no siempre. En la vida real la impresión es que los malos, los problemáticos, los calamitosos, los conflictivos son los que van imponiendo su agenda. Quizá no pase de ser una percepción con mucho de subjetivo, algo así como considerar que la cola de la caja que escogimos es más lenta que la cola de al lado. Puede ser.
Sin embargo en este pasado mes de mayo, algunas noticias efectivamente las podemos considerar como buenas o muy buenas, cuando menos para los que apostamos por la democracia y la legalidad. Una de ellas tiene que ver con el aviso que nos llega, informando la detención en Burdeos, Francia, del considerado número uno de la ETA, Francisco Javier López Peña, alias Thierry, junto con tres de sus compinches, uno de ellos, parlamentario vasco de la ilegal Batasuna. La ETA es, vale recordar, una sanguinaria organización separatista vasca, especializada en extorsión, secuestros, amenazas y asesinato de inocentes; les agrada, como al Che, el pistoletazo en la nuca. No deja de ser interesante el dato de que los cuatro estaban armados pero ni por equivocación se opusieron al arresto, su valentía no llega a tanto.
Otra noticia que despeja el panorama latinoamericano es la confirmación de la muerte, oficialmente por infarto, de Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda, alias Tirofijo, líder mayor de la indefendible organización terrorista conocida como las FARC. Muerte que si bien pudo haber sido en el mes de abril, fue hasta mayo cuando sus esbirros confirmaron la noticia.
Total, unos por detención y otro por defunción, pero el resultado es que han sido descabezados dos movimientos cuyo proyecto político de «izquierda» está basado en la intolerancia, la violencia y la destrucción. Hay que decirlo con todas sus palabras, son grupos armados que luchan contra democracias, no contra dictaduras, lo entiendan o no sus seguidores y apologistas.
Otra buena noticia nos viene de las autoridades electorales de nuestro país. El jueves 22 de mayo, el IFE reconoce a Guadalupe Acosta Naranjo como presidente substituto del PRD, acto que viene siendo un duro, muy duro revés al legítimo y a sus agresivos orangutanes, tanto los fanáticos seguidores como sus irascibles y obtusos amanuenses. Ojalá sea el inicio de una muy necesaria depuración de ese partido, situación ya urgente pues de continuar el partido sujeto a los delirios del mesías la caída en las preferencias electorales seguiría imparable. Ya prácticamente sólo tienen el llamado «voto duro», mismo que sólo les alcanza para una presencia meramente testimonial en la República.
Otra buena noticia es que se ha descubierto la punta del hilo, la siempre negada relación entre el gobierno legítimo y las FARC, al conocerse que Gustavo Iruegas, canciller del gobierno legítimo, tiene y ha tenido amplias relaciones con Lucía Morett, la «joven comprometida» con las causas de las FARC. Si los responsables de investigar siguen acuciosamente esta pista se pueden obtener datos interesantes.
Otro dato relevante está relacionado con la muerte del camarógrafo norteamericano Bradley Will, hace un año, durante el conflicto en Oaxaca, donde las más recientes investigaciones, por entidades independientes, tienen evidencias de que los dos disparos fatales fueron realizados a menos de dos metros de distancia, lo que coloca a los miembros de la APPO en la línea de los primeros sospechosos. Esa investigación está llena de opacidades, mismas que empeoraron con la negativa, señalada por el periodista Ricardo Alemán en su columna del 26 de mayo de El Universal, donde se menciona el dato de que a uno de los testigos clave del asesinato, fotógrafo del diario La Jornada, la empresa lo amparó ¡para qué no declarara! Perdió el amparo y declaró lo que le dijeron que declarara, pero ya había hablado antes con compañeros periodistas. La duda queda, ¿cuál es el interés de ese periódico para estorbar la investigación?
En fin, afortunadamente para la democracia y para México, mayo fue un pésimo mes para el nocivo periódico objetivo y sus incultos lectores.