Opinión

MORELIA
¿Empresas responsables, empresarios responsables?
La USEM busca unir, orientar y motivar a los dirigentes empresariales con el pensamiento cristiano para hacer de su empresa una más justa y humana
Carlos Enrique Tapia Miércoles 28 de Mayo de 2008
A- A A+

La reforma energética del PAN, apoyada por el PRI y Los Chuchos del PRD, que pretende entregar el petróleo mexicano al mejor postor, intentona calderonis-
ta de albazo, debería aplicar los dichos de la Unión Social de Empresarios de México (USEM) para fundamentar el ¡Ya basta!, y las prisas mentirosas para regalar un recurso natural estratégico.
El empresariado «socialmente responsable», difundió La rentabilidad de los valores, una visión cristiana de la responsabilidad social empresarial: Una forma de gestión para empresas que perduran, estudio patrocinado por la USEM, miembro de la Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresa (Uniapac).
Busca unir, orientar y motivar a los dirigentes empresariales con el pensamiento cristiano para mejorar personalmente, transformar su empresa, el medio empresarial y la sociedad, haciéndola más justa y humana; motivaciones de Uniapac, ligada a la Iglesia Católica, fundada en Roma en 1931, a 40 años de la Encíclica Rerum Novarum (León XIII).
La Responsabilidad social empresarial, administración para empresas e iniciativa mundial por la dignidad de las personas y su desarrollo, es una idea tomada a fines de los 90 por actores políticos y económicos, instituciones financieras, empresas, organizaciones, agencias de desarrollo, escuelas de negocios, inversores y algunos gobiernos.
Concepto novedoso, relacionado con nociones de gestión empresarial en Estados Unidos (1950-1960), donde la responsabilidad social es obligación moral y personal del empresario. La ética individual de las personas en las empresas y la organización como ente con responsabilidad económica, social y medioambiental, son fundamentales.
Forma de gestión, compromiso moral y consciente de empresarios y empleados, fundado en la «ética social cristiana»; movida por objetivos internos y externos, y expectativas económicas, sociales, humanas y ambientales de los implicados en el desarrollo sustentable de empresa y sociedad.
Dicha presentación me recordó mi temprana lectura de La ética protestante y el espíritu del capitalismo, obra con la que el sociólogo alemán Max Weber, abre sus investigaciones sobre religión y capitalismo. Weber señala a la religión como uno de los aspectos fundamentales del desarrollo occidental.
El impacto de las ideas religiosas en la economía, el vínculo entre estratificación social y concepciones religiosas, además de las especificidades de la civilización occidental, conforman su argumento. El puritanismo, el cristianismo en general, configuraron el sistema económico de Europa y Estados Unidos, pero no fue la única causa.
La responsabilidad social de las empresas y la rentabilidad de los valores, son conceptos que según la USEM-Uniapac parten de la doctrina cristiana, pero no reconocen los problemas estructurales de la sociedad actual, muchos exacerbados por la globalización y la necesidad de Estados Unidos de mantenerse como el poder dominante.
Habla del medio ambiente, el compromiso de la empresa como organización, pero nada dice de la desigual distribución del ingreso, la exclusión social y la pobreza creciente. De mis lecturas católicas, el cristianismo primitivo, los apócrifos, puedo asegurar que el mensaje de Jesucristo jamás privilegia al empresariado como portador de la buena nueva.
Reivindica el antropocentrismo dominante, que tanto daño hace al medio ambiente, justifica los valores cristianos como parte del negocio. Para los economistas, la rentabilidad es el porcentaje de utilidad o beneficio que rinde un activo en un periodo determinado. En sentido amplio, indica la calidad de rentable de una actividad, negocio o inversión.
Los valores cristianos dan valor agregado a la depredación de los recursos naturales y su venta al mejor postor, justifican los ínfimos salarios de los trabajadores, enaltecen la exclusión social, la desigual distribución del ingreso y el Estado autoritario.
Fragmentos
1.- El calderonato tiene su foxilandia, en complicidad con las televisoras oculta el México real de la violencia del narco y el fracaso del militarismo.
2.- En California 905 personas fueron arrestadas por violar una orden de salida; otras 270, de unas 300 detenidas, a inicio de mes en una planta de carne kosher en Iowa, purgarán cinco meses de cárcel antes de su deportación por usar documentos falsos, mientras la Oficina de Administración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) negó que los deportados sean sedados.
3.- Obama seduce en Estados Unidos y México, pero continuar con el embargo a Cuba, proteger estados terroristas (Colombia) invasores y asesinos de ciudadanos de otros estados, y apalancar la Iniciativa Mérida, hablan de su retórica y visión retorcida de sus vecinos del sur.
4.- Calderón al primer trimestre de 2008: Cae la IED 36 por ciento; la inflación rompe récords, sobre todo los precios de los alimentos; la economía crece 2.6 por ciento, cuando las fanfarrias habían adelantado una cifra mayor; en abril el desempleo llegó a 3.61 por ciento; en doce meses crece el empleo informal 4.7 por ciento; sólo 44 por ciento de quienes buscan empleo lo encuentran; cuatro mil ejecutados (47 por ciento más), y la economía crecerá en el próximo trimestre 1.87 por ciento.
5.- Fundar Centro de Análisis e Investigación, afirma que en los últimos cuatro años (Fox-Calderón), los gobiernos estatales gastaron 7.7 mil millones de dólares de transferencias federales que nadie supervisó.
6.- En Estrasburgo, Santiago Creel dijo que Calderón no pierde el debate petrolero, pues los mexicanos ya aprobamos la reforma, supuesta promesa de la campaña del fraude: el asalto al poder le da derecho a imponerla.
7.- Bajar los aranceles para importación de granos no ayuda a la gente y menos a los productores mexicanos, beneficia a acaparadores e importadores.
8.- El cambio climático importa, pero el Fondo Verde calderónico es una estratagema política para limpiar en el exterior la imagen fracasada de Calderón, mientras los problemas internos medioambientales crecen y no hay política clara.
9.- El PRI, para facilitarle su guerrita a Calderón propone suspender «algunas» garantías individuales para «legalizar» la represión.