Opinión

MORELIA
Un país de asnos
La CNTE ha pretendido endilgarnos un «paro indefinido» aplicable en todas las escuelas públicas que controla el magisterio democrático
Alejandro Vázquez Cárdenas Miércoles 21 de Mayo de 2008
A- A A+

La ingratitud es un defecto y habla mal de quien la practica; por lo tanto, la sociedad michoacana y de paso también la de toda la República debe agradecer en
lo que vale el oportuno aviso que ha tenido a bien darnos uno de los dueños indisputados de los destinos de la educación nacional. La CNTE ha pretendido endilgarnos un «paro indefinido» aplicable en todas las escuelas públicas que controlan los honestos, abnegados, laboriosos y omnisapientes miembros de ese ejemplo de pulcritud, decencia, tolerancia y buen decir que es la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, más conocida entre los cuates como los democráticos.
Por medio de sus luminosos voceros se ha comunicado a la sociedad que esta semana iniciarían lo que ellos, en un verdadero alarde de imaginación, llaman «jornada nacional de lucha», que viene siendo una inteligente acción destinada a mostrar su desacuerdo con diversas medidas adoptadas por las autoridades, y de paso ganar las simpatías de la sociedad en su conjunto. Ya encarrerados también nos avisan (nuevo agradecimiento de nuestra parte) que no nos molestemos en ir a tramitar algún asunto a las oficinas de ese esperpento que es la Secretaría de Educación, porque estarán tomadas. Tampoco tendrá caso acudir a las diversas oficinas del ISSSTE, tanto las oficiales como las que se pudieran habilitar como sedes alternas, pues estarán bloqueadas por los aguerridos seguidores del Mesías lipoideo. Este «paro indefinido» hipotéticamente afectaría a doce mil escuelas dejando a un millón 100 mil alumnos sin clase en el estado. Y digo «hipotéticamente» pues ya se ha visto que el llamado al paro sólo lo ha acatado un escaso 30 por ciento de las escuelas.
Esta sabia medida no se pretendió dar únicamente en Michoacán, pues tienen varios «compañeros de viaje» de primerísima categoría, estos son los estados de la República que cuentan con una similar calidad educativa como lo son Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Baja California Sur y Zacatecas, todo ellos auténticos líderes en educación. Se agregan algunos núcleos de Morelos y Veracruz. (Los más «revolucionarios»). Obviamente no se contará con la colaboración de estados pobretones y atrasados como lo son Nuevo León, Guanajuato y Jalisco, mismos que al parecer se encuentran absolutamente perdidos para la noble causa «democrática».
Hasta el momento el «paro» no ha corrido con la mejor de las suertes, pero afortunadamente y para mayor gloria de «la causa» parecer ser que se tiene el aval de algunas autoridades, del pequeño gabinete y su «objetiva» hoja parroquial estatal, eso es importante ya que una movilización de este calibre no sale gratis. Para colmo ya iniciada la fractura de la Sección XVIII sale a relucir la motivación más vieja del mundo, el dinero, dinero a carretadas, para el líder y los suyos, y sin rendir cuentas.
Ya en serio, esto confirma lo ya sabido, los democráticos pretenden sujetar a los responsables de aplicar la ley, en los tres niveles, de un sitio anatómicamente clave y altamente vulnerable.
Queda una interrogante: ¿Cuántos padres de familia se habrán arrepentido del sentido de su voto? Lo veremos en las intermedias.