Opinión

MORELIA
Migración México-Estados Unidos
Para quienes siguen visualizando las remesas como la panacea del desarrollo local, el BID constató un nuevo descenso
Carlos Enrique Tapia Miércoles 7 de Mayo de 2008
A- A A+

Primero de mayo en México y Estados Unidos: los mexicanos tomaron las calles. En nuestro país, las ritualizaciones oficialistas y las ausencias espurias
fueron opacados por trabajadores, activistas y organizaciones que rechazan las reformas laboral y energética; en la vecina nación, marcharon por sus derechos humanos y una reforma migratoria.
En ambos casos, las marchas tienen interesantes paralelismos. Junto con miles de inmigrantes en ciudades como Los Ángeles, California, y cientos en lugares más pequeños en Washington, Nueva Jersey, Florida y Texas, los mexicanos indocumentados pugnaron por salir de las sombras, exigiendo legalizar su trabajo y estancia en Estados Unidos.
Mientras, en México miles de mexicanos que permanecen en este país a pesar de que su subsistencia es diariamente amenazada por políticas que deterioran salarios, alimentación, movilidad social y económica, educación, salieron a las calles del Distrito Federal y otros estados para reclamar sus derechos y oponerse a reformas que los seguirán haciendo a un lado.
La marcha de los inmigrantes en Estados Unidos tuvo como contexto un informe de la Oficina del Censo de ese país, que muestra que los hispanos son ya la minoría más numerosa, cuyo crecimiento se debe a su tasa de fecundidad y no tanto a la inmigración; además, niños y jóvenes «hispanos» o latinos conforman la mayoría de esos pocos.
Dos cifras favorecieron que el presidente Bush continuara sin pronunciar la funesta palabra recesión: el PIB estadounidense creció a una tasa anual de 0.6 por ciento durante el primer trimestre del año, arriba de lo esperado por los analistas, en tanto que la tasa de desempleo se ubicó en cinco por ciento, dos centésimas menos de lo calculado.
Para quienes siguen visualizando las remesas como la panacea del desarrollo local, el BID constató de nuevo el descenso en los envíos de dólares a América Latina y el Caribe. La caída va del 73 por ciento en 2006 del total de los entrevistados que envían remesas a sus países de origen a 50 por ciento en 2008. Entre las causas están la falta de buenos empleos y la reducción de los ingresos. Y es notable el aumento de la discriminación.
En México, el Banco Central reportó el ascenso de la inflación en el primer trimestre, la revisión al alza de dicho indicador, el incremento de los precios internacionales de alimentos y su costo actual equivalente a los ingresos petroleros de los últimos años del foxismo, con todo y la euforia de la Secretaría de Hacienda al adelantar el crecimiento del PIB en tres puntos en los pasados tres meses.
También, es notable el descenso en los envíos de remesas a tasa anual de 3.06 por ciento en marzo pasado, mientras en el primer trimestre del año en 18 estados disminuyó su recepción. Asimismo, los resultados de las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores registraron una desaceleración respecto al cuarto trimestre del 2007.
Recesión en Estados Unidos, desaceleración en México, marchas de inmigrantes y trabajadores cuyos contrastes reflejan las motivaciones e intereses de los involucrados, pero de manera específica, la relación de dependencia, económica y laboral, de nuestro país respecto a la nación allende el Río Bravo. Escenarios que obligan a la reflexión.
Fragmentos
1. Cuauhtémoc Cárdenas vive un México inexistente, aunque la izquierda modosita, los medios afines a Calderón, y el calderonato, lo aprueben al cuestionar de innecesaria la toma de la «tribuna» de la Cámara de Diputados.
2. El señor Germán Tena, desde que fue «electo» para dirigir al PAN michoacano, dedica su tiempo a golpear al gobierno, al PRD, a AMLO, mientras lisonjea y halaga las incongruentes iniciativas y la siembra de odio y calumnia de Calderón.
3. Historia y tragicomedia: El retorno de Solidaridad, Progresa, Oportunidades, en Vivir Mejor, programas clientelares y administradores de la pobreza.
4 Nueva Izquierda no acepta su derrota pues a pesar del control del aparato, las direcciones estatales y los recursos del PRD, apoyos financieros de empresarios, agentes externos, medios de comunicación, y el fraude que organizó, perdió.
5. La «libertad religiosa» que predica la Iglesia Católica, con el apoyo de la CNDH encabezada por el Opus Dei Soberanes, no garantiza la libertad de culto y creencias de la Constitución, sino la intención de imponer su agenda política, violentar la separación Iglesia-Estado, desaparecer el Estado laico, y resguardar sus privilegios.
6. Suposiciones bastardas las de Nueva Izquierda al asaltar e imponer a Acosta Naranjo, discutible presidente sustituto del PRD, quien, palabras más, palabras menos, del columnista Edgar Arellano Ontiveros (www.periodicoexpress.com.mx/parabolica/nota.php?id=944), es un vulgar «vividor de la política, un trashumante de la venta de la conciencia y un homúnculo que cambia sus ideales por algo tan tangible como el dinero».
7. Salinas y sus sesudas autojustificaciones: ¿Contra el neoliberalismo, anti-populista? Está más que demostrado que su remedo de «liberalismo social» es neoliberalismo a secas y privilegio para unos pocos.
8. ¿Recuperación priísta? En Yurécuaro la misma tragicomedia: Abstencionismo superior al 50 por ciento, acarreo, manipulación del votante, tortas, refrescos. La historia de más de 70 años, con Salinas redivivo.