Opinión

MORELIA
Migración MéxicoEstados Unidos
Mentiras oficiales y farsa mediática
Quienes histéricamente golpean a AMLO, acusándolo de caudillo y enajenado, hierran negando las realidades que enfrenta la gente; viven en el mundo mediático de Calderón y sus cómplices, diariamente fantaseando para cometer sus trapacerías
Carlos Enrique Tapia Miércoles 16 de Abril de 2008
A- A A+

La pretensión calderonista de privatizar Pemex y el sector energético en general está siendo rebasada por la izquierda ciudadana. El documento que resume
su propósito, el discurso mediático celebrándolo, la actitud de la derecha panista-priísta y los medios electrónicos, radiofónicos, impresos, junto con los merolicos fascistoides, exhiben la mediocridad, ineficiencia y entreguismo del grupo que se apoderó de Los Pinos en 2006.
El supuesto diagnóstico de la Secretaría de Energía y el documento calderonista están plagados de inconsistencias, pifias, catastrofismo y mentiras. La prometida calderonlandia es una farsa más: Entregar la «renta petrolera» al sector privado nativo y transnacional no reducirá la pobreza y tampoco conducirá al desarrollo nacional. Las privatizaciones salinistas y zedillistas son la gran muestra.
Calderón supone que sus súbditos panistas, la mafia priísta, los medios que diariamente violentan el derecho a la información y la libertad de expresión, y los jilgueros fascistoides, son su nación priístamente imaginada, que cumplirá el deseo de empresarios nativos y transnacionales de acrecentar sus riquezas, ignorando a millones de mexicanos.
Tres elementos destacan en el documento calderonista: a) La supuesta intención de «fortalecer» Pemex; b) Los «contratos ampliados», que permitirían a empresas extranjeras participar en exploración, explotación, refinación de petróleo y petroquímicos básicos, y c) Someter la empresa a la jurisdicción de tribunales internacionales por controversias sobre licitación, adjudicación o ejecución de contratos.
Los «contratos ampliados» nombran en el calderonato a los de «servicios múltiples» foxistas, que privatizaron la explotación de gas; el sometimiento a tribunales internacionales dejaría en manos de gobiernos o cortes extranjeras a la empresa, socavando la soberanía mexicana. Fortalecer Pemex es entregar recursos y bienes al peor postor.
El paquete calderonista contiene cinco iniciativas: Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos; Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; Ley de la Comisión del Petróleo; Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional, y Ley de la Comisión Reguladora de Energía. Se impondrían también reformas adicionales: ley de derechos, régimen fiscal de Pemex, y ley de adquisiciones y obras públicas.
Se pretende hacer creer que «fortalecer» es transformar Pemex a favor del desarrollo nacional, pero en ningún documento se afirma que la empresa forme parte de una estrategia de desarrollo; el calderonato pretende pagar a quienes lo apoyaron en la guerra sucia y el fraude del 2006, además de otorgar impunidad y privilegios a corruptos.
No se busca sanear, sino regalar al sector privado nacional y extranjero la renta petrolera. Cuando la burocracia ya no tenga ingresos de Pemex, entonces vendrán más impuestos, porque lo privatizado es de los privados. Se cree que las alegorías mediáticas sustituyen la realidad de las familias mexicanas, al prometer lo inexistente, lo que jamás será.
Los medios y sus merolicos histéricos reeditan la guerra sucia de ayer viendo a la izquierda ciudadana organizada para una batalla larga y llena de obstáculos. Se afanan con encuestas que golpean a los ciudadanos y su líder, AMLO, pero las muestras «estadísticamente representativas», no incluyen a miles, quizás millones que apoyan la lucha ciudadana.
Quienes histéricamente golpean a AMLO, acusándolo de caudillo y enajenado, hierran negando las realidades que enfrenta la gente; viven en el mundo mediático de Calderón y sus cómplices, diariamente fantaseando para cometer sus trapacerías, corruptelas y el atraco a un país que no olvida abusos, golpizas mediáticas, desinformación.
Televisa, TV-Azteca, Fórmula, no informan, engañan a su auditorio. Se ubican en el espectro de la basura mediática. La gran ausente en estas movilizaciones es la izquierda partidista, tal vez para fortuna de la izquierda ciudadana. Organizaciones como el PRD y sus tribus están a un paso de sucumbir ante el empuje de la gente real, no de grupúsculos que solamente pelean por dinero, poder y ser los preferidos del fraude del 2006.
Fragmentos: 1. César Nava: el tema Mouriño está superado; tal vez mediáticamente, pero la complicidad, voracidad y saqueo panista sigue su curso. 2. Los Chuchos hicieron su consejo nacional, demostrando quiénes realmente son: una tribu modosita, agradable al calderonato, porque la izquierda ciudadana está en la calle. 3. El Banco Mundial afirma que 45 millones de mexicanos siguen en la pobreza; son más graves las desigualdades regionales y étnicas, y los pobres tienen hoy más dificultades para integrarse al mercado laboral. 4. El mundo calderónico en picada: la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Secretaría de Hacienda señalan que la creación de empleo cayó quince por ciento en el primer trimestre del año. 5. El Banco de México dice que en marzo fue el mayor incremento de precios en nueve años. 6. Merolicos, «legisladores» y otros hijos de vecino gritan histéricos por el «secuestro» de la tribuna del Congreso, como si fuese un espacio real de debate y toma de decisiones, y muchos de los que ahí se sientan, cobrando escandalosos sueldos y privilegios, fueran demócratas probados. 7. Que Gordillo y Calderón van a «revolucionar» la educación. Dime con quién andas… y...