Opinión

MORELIA
Repercusiones
La desinformación nacional y el PRD
Las fuerzas conservadoras han luchado mucho por ampliar el mercado internacional, al que le llaman libre mercado y son, en los países como el nuestro, que a los que más beneficia es precisamente a los que han impulsado ese tipo de relaciones
Samuel Maldonado B. Martes 8 de Abril de 2008
A- A A+

Una de las principales noticias de estas últimas semanas se ha relacionado con las elecciones realizadas por el PRD a efecto de determinar a su dirigencia nacional, no tanto porque sean muy importantes las mismas para la población en lo general, sino para ser tomadas como pretexto por las cadenas «desinformativas» de noticias a efecto de formar una cortina de humo en torno a los muy graves problemas por los que atraviesa el país. A toda hora y en cualquier estación radio-televisiva escuchamos (y leemos en diarios y revistas) cómo locutores y escritores sin ética alguna, con plena identificación con las cúpulas que mandan en México, sin patriotismo alguno, se rasgan las vestiduras y vociferan por las trampas que los dirigentes de las tribus perredístas realizan internamente cuando de renovar sus dirigencias municipales, estatales y nacionales se trata, mismas en las que, por otra parte en esta última elección, la mayoría de sus militantes no participaron.
No ocultamos que es lamentable esta conducta, sobre todo porque el vodevil perredista desvía la atención de la sociedad en lo general de los asuntos de vital importancia para el país como lo son, entre otros casos, la actitud indigna de Mouriño en la firma de contratos con Pemex que le llenan de dinero sus bolsillos, la forma como llegó Felipe a la Presidencia y del ejercicio constante que realiza la reacción neoliberalista y más conservadora para terminar con la venta de las paraestatales en bancarrota impulsada desde la cúpula empresario-gubernamental.
El PRD no solamente lo forman esas tribus que por alcanzar el control del partido olvidan que esas actitudes le dan la oportunidad al gobierno de generar campañas de desprestigio en contra nuestra que nos impactarán indudablemente haciéndole olvidar a la opinión pública que somos el único partido de izquierda en el país con serias posibilidades de alcanzar la Presidencia de la República y buscar esencialmente el restablecimiento del Estado como rector de la vida nacional y por sobre los intereses del gran capital económico e imperialistas que conforman, con el gobierno, un solo frente.
¿Cuándo entenderemos que las diferencias internas nos han llevado a perder dos veces la posibilidad de gobernar este país? En julio 6 de 1988 fueron las divisiones en el Frente Democrático Nacional; en el 2006, las diferencias entre los dos principales personajes del PRD. Con la actitud de esas tribus, o de sus dirigentes, sólo le estamos damos al gobierno «prianista» la oportunidad de distraer a la atención de los negocios oscuros que realizan y que intentan terminar con Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, acción que de resultarles efectiva, sería darle el tiro de gracia y el fin al Estado mexicano.
Recordemos que hoy en día el gobierno de facto ni siquiera puede darle instrucciones al Banco de México (no al Nacional de México, que hace años fue regalado a la iniciativa privada siguiendo los dictados del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, que por pura coincidencia sólo obedecen los dictados que se le dan desde la Casa Blanca situada en Washington) y ni siquiera puede hacer algo para parar el atraco constante de toda la banca internacional que opera en México y que es sabido que aquí puede cobrar intereses usuarios sin que autoridad alguna se los reclame, menos se los prohíba. Como dato curioso indicamos que hasta hace algunos meses en nuestro país (y me pregunto si realmente es nuestro) los bancos cobraban por la expedición de cheques y siguen cobrando cuando los depositarios retiran cantidades de su propio capital en los cajeros automáticos, que con su instalación no solamente les ha ahorrado millones de pesos debido a la disminución de la contratación de trabajadores sino que tienen el pretexto, otro más, para cobrar a los usuarios por sacar su propio dinero. ¡Ah¡ y si alguien abrió una cuenta para ahorrar unos centavos en alguna empresa bancaria como las publicitadas libretonas y no las mantienen por arriba de los mil pesos, a los pocos meses esa ridícula cantidad (para ellos) se evapora y desaparece por el cobro que hacen del manejo de la cuenta misma.
Las fuerzas conservadoras han luchado mucho por ampliar el mercado internacional, al que le llaman libre mercado y son, en los países como el nuestro, que a los que más beneficia es precisamente a los que han impulsado ese tipo de relaciones, pagando las consecuencias del tratado comercial, anacrónicamente, los que menos tienen.
Las tribus del PRD deben, por la salud nacional, dejar atrás ese tipo de tonterías que, tradicionalmente la izquierda mexicana ha realizado con especial cuidado.