Opinión

MORELIA
Migración México-Estados Unidos
Calentamiento global, transgénicos, migración
Hay un terrorismo mediático que intenta alertar sobre posiciones ecológicas sin tener una real claridad sobre los hechos
Carlos Enrique Tapia Miércoles 2 de Abril de 2008
A- A A+

El lunes inició en Bangkok, Tailandia, una nueva conferencia sobre calentamiento global. 163 países buscan acuerdos para abatir los gases de efecto inver-
nadero; redactar un nuevo compromiso para diciembre de 2009, y discutir cuáles naciones, industrializadas o en desarrollo deben asumir los costos de la contaminación, porque al crecer unas, contaminaron sin reserva, y otras en ese camino están haciendo lo mismo.
La conferencia, convocada por la ONU, urge a enfrentar el calentamiento global, pero la discusión interesada, económica y política se impone. En este contexto es interesante un artículo recién publicado (Roger A. Pielke, Jr. et al. «Normalized hurricane damage in the United States: 1900–2005», en Natural Hazards Review, Vol. 9, Issue 1, february 2008, pp. 29-42), que llama a adaptarse al cambio climático y no oponérsele.
El planteamiento es controversial, pero al estudiar la intensidad de los huracanes y el daño causado preguntan si la enorme y costosa destrucción es por la violencia de las tormentas o el desarrollo costero. Analizando datos de décadas de huracanes observan que el aumento de dióxido de carbono (CO2) poco tiene que ver con el impacto de los huracanes.
Piensan que es más barato adaptarse al calentamiento global que oponérsele. En vez de invertir enormes sumas para estabilizar el CO2, es mejor reducir el hambre, el daño de los huracanes, y las enfermedades, neutralizando algunos de los problemas futuros más temidos. No discuten o niegan las evidencias del cambio climático, sino el qué hacer.
El calentamiento global, dicen, tendrá un papel menor en los futuros estragos planetarios. Entre otras medidas, proponen detener el desarrollo costero, ante posiciones encontradas: Estados Unidos rechaza el Protocolo de Kyoto, mientras China, con crecientes emisiones de gases de efecto invernadero, culpa a otros, y no se compromete a reducirlas o evitarlas.
Plantean una postura realista, ante el predominio de intereses económicos y políticos en el debate. Algo parecido sucede en la discusión sobre los transgénicos. La semana pasada, el director estatal del INIFAP y un diputado priísta arremetieron contra quienes llamaron «grupos extremistas» que «alarman y meten miedos irracionales a la gente».
Esas actitudes caen en el terrorismo mediático al acusar, sin ofrecer alternativas informadas sobre los efectos de los transgénicos; además, el debate actual no reclama particularmente ese aspecto, sino el impacto de la nueva ley que autoriza la siembra de semillas modificadas genéticamente en cultivos tradicionales; sus efectos quizás irreparables, y el descobijo legal de los productores mexicanos ante las transnacionales dueñas de aquéllas.
Como parte de la discusión, interesa también la reciente publicación de la International Organization for Migration (IOM) (Migration and climate change. IOM Migration Research Series, No. 31. IOM, Génova, Suiza, 2008), que introduce un aspecto poco estudiado del impacto de la migración internacional: los cambios conducidos, en los países de origen y destino, por la trashumancia global de 175 millones de personas.
Fragmentos: 1. ¿Anular o no la elección interna del PRD?, cuando las evidencias de que Jesús Ortega, sus huestes y gente ajena a ese partido prepararon un tremendo fraude que no concita una sola nota en los medios oficialistas o una reflexión en Cuauhtémoc Cárdenas; también Encinas y sus grupos hicieron mano negra, mas el chuchismo supera cualquier pronóstico, sólo comparable con julio de 2006; Los Chuchos están cómodos con el orden actual, como PAN y PRI, corriente a la que apoyan. 2. ¿Cinismo, complicidad? En Jalisco, el gobernador Emilio González Márquez anda obsequiando nuestros impuestos: otorgó a la Iglesia Católica 90 millones de pesos para vías de acceso al Santuario de los Mártires, en el municipio de Tlaquepaque; 67 millones a Televisa, para Espacio 2007; 30 millones a Teletón (Televisa); doce millones a la telenovela Las tontas no van al cielo; 3.5 millones a Tv Azteca, para su Juguetón, mientras en Michoacán el PAN justifica el abusivo uso de recursos públicos para «defender» a un personaje ilegalmente ungido como «alcalde». 3. En el diferendo Colombia-Ecuador, Colombia se comporta como vulgar invasor; un Estado terrorista que secunda a Estados Unidos, en sus planes imperialistas. ¿La misma receta para el Plan Mérida? 4. En el «diagnóstico» de Pemex se observa que los panistas han hecho mucho para su deterioro actual y crisis: el nivel más bajo de reservas probadas; caída del sitio 6 (2000), al 9 (2004), y 11 (2007) entre las empresas mundiales; lugar 14 mundial en producción de gas; alarmismo; mentiras, y un falso debate que nada dice de los efectos perversos de las privatizaciones y sus corruptelas. 5. La arenga de Calderón contra los líderes de masas lo muestra tal cual: vengativo, oportunista, individualista, ilegítimo y cínico al autonombrarse soterradamente como la «patria», cuando la vergonzosa realidad económica plagada de desempleo, autoritarismo, abuso de poder, corrupción panista, violaciones a los derechos humanos, y una lista interminable de conflictos, agobian diariamente a los mexicanos, incluidos muchos que votaron por él.