Opinión

MORELIA
El PRD, réquiem por un proyecto
El PRD cayó en las peores manos posibles, AMLO, personaje que engañó a millones, y ya creyéndose invencible mostró su verdadera cara, mesiánico, intolerante, inculto, autoritario e incapaz de reconocer sus errores
Alejandro Vázquez Cárdenas Miércoles 26 de Marzo de 2008
A- A A+

Pocas veces en la historia del México moderno la creación de un partido político había generado tanta ilusión en millones de mexicanos. El nacimiento y
muerte de partidos como el PARM, PPS, el PST, el PMT, PFCRN, PSUM pasaron sin pena ni gloria para el grueso de la población mexicana.
El movimiento iniciado en el 88 por Cuauhtémoc Cárdenas, que derivaría finalmente en la creación del PRD, fue un catalizador de las inquietudes y anhelos del pueblo mexicano. El megafraude del 88, orquestado por los empleados de Salinas: Bartlett, Camacho, Ebrard, Núñez, Monreal, Socorro Díaz y otros que ahora son distinguidos obradoristas, robaron las esperanzas de millones de ciudadanos.
Pero ¿qué ha pasado con los años? El ataque sistemático de Salinas no pudo acabar con el PRD, en el sexenio de Zedillo la fuerza que alcanzaron el PAN y el PRD lograron lo impensable, ciudadanizar las estructuras electorales. Gana el PAN la Presidencia en el 2000 con un excelente vendedor de imagen que resultó un pésimo presidente, superficial, medroso y rodeado de una camarilla de oportunistas.
¿Y el PRD? A partir de una mentira, como fue la falsa residencia de AMLO en el Distrito Federal y con el apoyo del grupo cardenista se construye su candidatura para la jefatura de gobierno. Ya instalado en el poder, se rodea de una camarilla de incondicionales, arma una compleja red de cómplices y al más puro estilo estalinista se dedica a liquidar a todos sus enemigos políticos para adueñarse de la candidatura del 2006.
El PRD cayó en las peores manos posibles, AMLO, personaje que engañó a millones, y ya creyéndose invencible mostró su verdadera cara, mesiánico, intolerante, inculto, autoritario e incapaz de reconocer sus errores. La fatídica utopía de su proyecto entusiasmó al lumpen proletariado y a una enorme cantidad de resentidos sociales. Para sorpresa de muchos y para recordarnos el III Reich, fue capaz de desquiciar el juicio de algunos considerados «intelectuales», como Lorenzo Meyer y Elena Poniatowska. Compró conciencias, compró plumas dispuestas a servir al mejor postor y transformó un periódico nacional con todo y sus moneros en su «hoja parroquial».
Los eventos posteriores a la elección presidencial lo mostraron tal como es, mentiroso, paranoide y con un odio profundo a todos los «traidores», pero con la suficiente habilidad e inteligencia para manipular a una corte de fanáticos: Claudia Sheinbaum, Fernández Noroña, Ímaz, Bejarano, Padierna, Cota, Batres, Jesusa. Individuos que se suponía tenían algo de juicio como Encinas, Bátiz, Del Val y otros decidieron jugar el rol de lacayos. Actualmente ya no hay duda alguna, López Obrador era, es y sigue siendo un grave peligro para México. Y corrigiendo, su similitud no es con Hitler, su modelo es Stalin y su doctrina la megalomanía.
En la actualidad el PRD rebosa de intolerantes, y para colmo incapaces de pensar por sí mismos. Toda línea es dictada por el Mesías, quien muestre un mínimo de independencia es un traidor, su cada vez más delirante vocero, el periódico objetivo, es tan imparcial y creíble como el Granma cubano.
Ahora, en sus elecciones para renovar la dirección del partido mostraron su verdadera naturaleza, casillas zapato, urnas rellenas, alteraciones increíbles del padrón, compra de votos, robo de urnas, balazos, todos, absolutamente todos los métodos que tanto criticaron los superaron ellos. Y ahora que se han batido en el excremento se extrañan del olor que despiden.
La agenda de los dos principales candidatos reflejó la orfandad política que tiene el PRD. Tanto Ortega como Encinas se pelearon por presumir un supuesto «radicalismo» y no se cansaron de descalificar al régimen calderonista.
Notoriamente el PRD sigue atrapado en sus dogmas, antes fue Salinas, hoy lo es Calderón. El PRD es monotemático, todo se reduce a etiquetar de traidores a los que dialoguen o pacten con el «espurio».
Ni Encinas ni Ortega manejaron propuestas en torno al narcotráfico, la inseguridad pública, los problemas ecológicos y el déficit de empleo. Y su otro tema, el petrolero, fue manejado con datos más sesgados que un editorial del Sendero del Peje.
Si gana Ortega, vendrán las negociaciones y las concesiones para que «no se rompa el partido»; si el triunfador es Encinas, será la noche de los cuchillos largos. Pero en esencia nada cambiará, son simplemente las dos caras de una misma moneda.
Esa sucia elección interna nada tiene que ver con el PRD que soñaron muchos de los que dieron la vida, metafórica y literalmente, por un verdadero partido de izquierda. Ver a Arturo Núñez de «árbitro» fue verdaderamente kafkiano. Ese es el actual PRD, un partido que vive de la leyenda del «fraude electoral» que les «arrebató» la presidencia. ¿Quién les va a creer ahora?
Peligro:
Lo que vimos el 18 de marzo en el mitin del mesías es un serio aviso de lo que puede pasar. Ahí, un demenciado López Obrador amenaza: en cuanto se presente en el Congreso de la Unión una iniciativa «privatizadora de Pemex», el llamado Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo que él encabeza tomará las calles liderado por mujeres. El peligro es evidente, basta observar el fervor y devoción con que lo escuchan cientos de potenciales Gavrilo Princip para estremecerse. Por lo pronto, las damas de Andrés Manuel guiarán a las masas en la toma de carreteras, instalaciones de Pemex, «centros financieros», aeropuertos, de todo lo que sea necesario para defender el tesoro negro. El Peje, como todo cobarde, se escuda detrás de las faldas.
¡Qué vergüenza para los verdaderos perredistas!, que tristeza que un demente, ayudado por las heces de la política, esté destruyendo un proyecto nacional. Y que asco con los envilecidos «intelectuales», corroídos por el resentimiento y sus limitados amanuenses locales, idiotas útiles que le siguen el juego al Mesías.
drvazquez4810@yahoo.com