Opinión

MORELIA
FIN DE AÑO, PRINCIPIO DE AÑO
Acteal, 10 años de otra masacre e impunidad
Sin duda, 2007 ha sido un año de retrocesos, cambios y continuidades que favorecen a la derecha y desdibujan a la izquierda, pero 2008 será otro año de durezas y desafíos
Carlos Enrique Tapia Miércoles 26 de Diciembre de 2007
A- A A+

La dureza mediática del discurso de Calderón sobre su guerra contra el narcotráfico, la que parece estar perdiendo, tiene su parangón en el cínico aumento de casi dos pesos al salario mínimo para el 2008 y el impacto de los aumentos en gasolinas, gas doméstico y los nuevos impuestos. La beligerancia calderónica no es solamente contra la delincuencia organizada, sino también contra el grueso de la población mexicana.
En este contexto, el sector privado, a través del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), reconoce que en 2008 la recesión en la economía estadounidense, los altos precios internacionales de los productos básicos, el alza a la gasolina y los efectos de la Reforma Fiscal, implicarán un «año difícil para México». A lo que agregamos el impacto negativo de la apertura del TLCAN.
Un escenario complejo, difícil, sobre todo para la mayoría de los mexicanos. Asimismo, con presiones para aprobar una reforma penal violatoria de los derechos humanos y las garantías individuales; las prisas, ya no tan clandestinas, para entregar el petróleo a las transnacionales, con la finalidad de resolver los problemas de Estados Unidos y no de México, y la quiebra de instituciones como el IFE y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
Nunca compartí el dicho de AMLO cuando al calor de la campaña electoral del 2006 mandó al diablo las instituciones, pero la actuación del IFE en dicha contienda y el abuso del Congreso de la Unión para redefinir su composición y ley, muestran el desaseo y las complicidades del priísmo-panismo ante una instancia prácticamente muerta. El caso de la SCJN en su manejo de la decisión sobre las arbitrariedades contra la periodista Lydia Cacho y la pederastia, es otro asunto vergonzoso.
La izquierda mexicana también ha dado notas vergonzosas. La izquierda partidista perredista no acaba de pelearse por los restos de un instituto conformado por grupos acomodaticios, pseudoizquierdistas, paleros, caudillistas y colaboracionistas. Una parte de la izquierda intelectual y académica sueña con el neozapatismo del subcomandante y el estilo dictatorial de Castro y Chávez, mientras otros izquierdistas «históricos» sacan a flote su derechismo en conocidas publicaciones.
2008 podría ser el año en que vivamos en peligro: La recesión estadounidense que acabará por golpearnos; la violencia delincuencial que sigue creciendo; las famosas «reformas estructurales» que acabarán de hundir al país; una izquierda partidista dudosamente de izquierda que le apuesta a las complicidades a cambio de prebendas y otra que vive en el romance del neozapatismo y el castrismo-chavismo; la apuesta calderónica por la represión y su acompañamiento a Bush en su guerra antiterrorista.
Sin duda, 2007 ha sido un año de retrocesos, cambios y continuidades que favorecen a la derecha y desdibujan a la izquierda, pero 2008 será otro año de durezas y desafíos. Ojalá que nos sea leve. Esperando que su Nochebuena y Navidad hayan sido agradables, esperemos que el año por venir traiga los cambios que necesitamos. Un saludo.
Fragmentos: 1. La derecha académica e intelectual, entre quienes figuran gente del CIDE, ITAM, las revistas Nexos y Letras Libres, vergonzosamente se afanan en defender a los autores de la masacre de Acteal. 2. La Associated Press da cuenta del alarmante crecimiento de la morosidad en pago de tarjetas de crédito en Estados Unidos, sumándose otra alerta a la alicaída economía de ese país después de la crisis de las hipotecas. 3. Ojalá el gobernador electo tenga en claro la prepotencia y abuso de poder del actual titular de la Tesorería, pues su conducta feudal fue un retroceso general. 4. Vivir del cuento mediático de las remesas ya se está volviendo una insana costumbre de algunos economistas michoacanos, quienes no acaban de comprender la naturaleza del ingreso de los migrantes y su impacto real, exhaustivamente documentado. 5. En 2007 murieron 562 mexicanos que intentaron cruzar la frontera con Estados Unidos, mientras unos 560 mil emigraron a ese país en busca de empleo. ¿Y el «presidente del empleo»? De vacaciones. 6. Reporte de la guerrita de Calderón: 50.3 toneladas de droga fueron incautadas y un centenar de narcos fueron extraditados, pero la ola de violencia cobró más de dos mil 600 muertes, y sigue.