Opinión

MORELIA
Mentiras peligrosas para intervenir en México
La visión estadounidense de México y Centroamérica implica una estrategia que va más allá de apoyo al desarrollo y combate al narcotráfico y al crimen organizado, mientras al interior de ese país las adicciones no son tocadas
Carlos Enrique Tapia Miércoles 31 de Octubre de 2007
A- A A+

El subsecretario de Estado, John D. Negroponte, aclaró el objetivo de su país, Estados Unidos, y el compromiso de Calderón, con el llamado Plan
México, trucado a Iniciativa Mérida, por su sabor a Plan Colombia: una estrategia militar que abarque México y Centroamérica, con fines antiterroristas, terminología que incluye a migrantes, narcotraficantes, redes de contrabando, y otros «criminales» que el gobierno estadounidense, con el apoyo mexicano y centroamericano, defina.
La lucha antiterrorista es una de las mentiras peligrosas de Bush. La Iniciativa Mérida-Plan México (IM-PM), es una versión parcial de la introducida en enero de este año al Congreso de Estados Unidos por el representante demócrata Henry Cuéllar, Distrito 28 de Texas. La propuesta tiene por nombre Prosperous and Secure Neighbor Alliance Act of 2007 (Acta de Alianza por la Prosperidad y Seguridad del Vecino 2007).
Esta iniciativa pretende enmendar la Foreign Assistance Act of 1961 (Acta de Asistencia Foránea de 1961), con el supuesto de promover la seguridad y el desarrollo económico en México, combatiendo las drogas ilícitas, la violencia relacionada con éstas y otras actividades criminales en México y Estados Unidos.
De ser aprobada, el presidente de Estados Unidos estaría autorizado para promover en México cinco acciones: 1) Profesionalización del personal policiaco; 2) Proveer tecnología para apoyar a este personal; 3) Reforzar la rama judicial; 4) Apoyar programas anticorrupción, y 5) Reducir la pobreza por medio de fondos para el desarrollo social.
La propuesta solicita al Congreso 170 millones de dólares (mdd) para cada año fiscal de 2008 a 2012, demanda al presidente una evaluación anual de las acciones realizadas y la entrega de un reporte de igual lapso. Asigna a cada acción un monto del total solicitado: a la uno, 40 mdd; dos, 50 mdd; tres, 20 mdd; cuatro, 10 mdd, y cinco, 50 mdd.
Si bien, no plantea la intervención militar directa, que ha sido negada desde el lanzamiento mediático de la IM-PM, en agosto pasado el proponente, previo a la reunión en Canadá de los tres países, sobre Security and Prosperity Partnership of North America (Asociación para la Seguridad y Prosperidad de Norteamérica), afirmó que se proveería asistencia militar, y su vocera señaló que las discusiones con México incluían la posibilidad de usar al Ejército estadounidense directamente (WorldNetDaily.com, 13/08/07).
En su formato actual, solamente el monto solicitado cambia (500 mdd), además de la ofensiva diplomática y mediática en México negando la intervención militar directa y la ausencia total de transparencia del calderonato para precisar los alcances. Pero no hace falta la participación del Ejército estadounidense en tierra mexicana y centroamericana, mientras el mal gobierno esté dispuesto a hacerle el trabajo sucio a Estados Unidos.
Durante los últimos meses, la intercepción, arresto, fichaje y repatriación de transmigrantes centroamericanos ha ido en aumento. El reciente naufragio en las costas de Oaxaca, con un buen número de muertes, producto de la mayor vigilancia de las rutas tradicionales y creciente violencia a los migrantes, tiene cierto paralelo con los resultados de la Operación Guardián del gobierno estadounidense, en marcha desde 1994 en nuestra frontera norte.
La gran prensa de Estados Unidos le ha prestado poca atención a la IM-PM (La Jornada, 28/10/07), pero algunos medios estadounidenses online, como WorldNetDaily.com, ofrecen detalles sobre la propuesta inicial, y El Economista (25/10/07) recoge cuestionamientos sobre el acento puesto en la tecnología y en una lectura sesgada sobre el alza en el precio de la cocaína y su baja pureza en las calles de ese país.
En algunos medios locales reconocidos (SignOnSanDiego.com-The San Diego Union-Tribune), se afirma que la IM-PM no funcionará si no se cortan los vínculos entre las fuerzas policiacas y el crimen organizado. Asimismo, su anuncio coincide con el lanzamiento del programa Cero Tolerancia o Operation Streamline que pretende detener el tráfico de drogas, la violencia fronteriza, el terrorismo y la migración, en el área de Laredo, Texas, a partir del 30 de octubre, y es promovido por el congresista Henry Cuéllar (www.RioGrandeGuardian.com, 26/10/07).
La IM-PM no es un hecho aislado o ayuda desinteresada, está estrechamente vinculada con los intereses geopolíticos de Estados Unidos. Podría ser el pretexto para una invasión a Cuba. La visión estadounidense de México y Centroamérica, implica una estrategia que va más allá de apoyo al desarrollo y combate al narcotráfico y al crimen organizado, mientras al interior de ese país las adicciones no son tocadas.
Fragmentos: 1. ¿Mapaches somos todos? El cinismo del panismo raya en la esquizofrenia: exigen respeto al «estado de derecho», «orden y seguridad», y educan a sus hijos en escuelas católicas con valores que no respetarán, fáciles de violentar, para hacerse del poder sin importar nada. 2. Benedicto XVI, Papa aún más conservador que el anterior, llama a los farmacéuticos a moralizar la venta de medicamentos. 3. Los panistas-panalistas están repartiendo el libelo que inventaron sobre los amigos de Godoy casa por casa, reflejando su desvergüenza y compromiso con la violencia, el terror y el miedo. ¿Panistas-gordillistas, demócratas? ¿De dónde viene el dinero? 4. A quien le importa el PRD ¿a los Cárdenas, a los chuchos pseudonuevoizquierdosos, a AMLO?; mejor sería enterrarlo y fundar una organización ciudadana que sea oposición real y no cómplice del fraude en el poder.