Opinión

MORELIA
Migración México-EU
Algunas buenas noticias para los inmigrantes indocumentados
En medio de la acre discusión y el crecimiento del movimiento antiinmigrante, un juez federal en Estados Unidos detuvo el plan de la administración del presidente Bush que buscaba usar los archivos de Seguridad Social para control migratorio
Carlos Enrique Tapia Miércoles 17 de Octubre de 2007
A- A A+

Tres decisiones que podemos revisar como favorables están en estos días en el intenso debate entre pro y antiinmigrantes en Estados Unidos. No son
«conquistas» de la inmigración indocumentada, aunque las organizaciones latinas e importantes personajes que apoyan una reforma comprehensiva e integral han puesto su granito de arena.
En medio de la acre discusión y el crecimiento del movimiento antiinmigrante, un juez federal en Estados Unidos detuvo el plan de la administración del presidente Bush que buscaba usar los archivos de Seguridad Social para control migratorio. Esta decisión favorece a la economía estadounidense, a los indocumentados y a los ciudadanos y residentes legales que hubiesen sido víctimas de la purga.
La decisión determina que el Departamento de Seguridad Interna no puede establecer una nueva norma requiriendo a los empleadores despedir a trabajadores cuyos números de Seguro Social no puedan ser verificados en 90 días. La presunción detrás es que los trabajadores cuyos números no coincidieran con la base de datos de la Administración del Seguro Social podrían ser «ilegales» usando identidades falsas o robadas.
El juez reconoció que tal presunción es errónea, además de que la nueva norma era una herramienta ilegal y cruel. La base de datos del Seguro Social está llena de errores no relacionados con el estatus migratorio. Muchas de las letras o números que no coinciden -que llaman la atención por las discrepancias- involucrarían a residentes legales.
Si la nueva reglamentación se hubiese aprobado, hubiese empeorado la situación de los inmigrantes indocumentados y el abasto de trabajo inmigrante, como las redadas y otras medidas han estado ocasionando, particularmente en la agricultura. Las industrias que dependen del trabajo extranjero barato están pasándola mal. Los cultivos están podridos y los campos con hierba, se comenta y observa en el medio rural de ese país.
Por ello, el Congreso estadounidense podría aprobar una ley conocida como AgJobs, una medida bipartidista con amplio apoyo en la industria agrícola y entre las organizaciones de trabajadores agrícolas. Racionaliza el programa H-2A, pero también incluye un camino para la ciudadanía de los trabajadores agrícolas, un paso importante para frenar la explotación en un sector donde el despido sin consecuencias legales y el abuso a los indocumentados son frecuentes.
Finalmente, el gobernador de California, en aras de ganar apoyo entre quienes respaldan la inmigración y a los grupos latinos, firmó una medida que prohíbe que las ciudades requieran a los dueños de casas checar si los inquilinos están en el estado legalmente. Este es el primer estado con tal ley, en medio de una ola de ordenanzas locales antiinmigrantes.
Quienes la apoyan, junto con la Mexican American Legal Defense and Educational Fund, aseguran que la medida debe ser revisada en las municipalidades que promueven acciones que la nueva ley prohíbe. Seis ciudades, incluida Escondido en el sur, adoptaron ordenanzas que requieren la verificación, pero todas han sido rescindidas o impugnadas legalmente.
Con todo, el gobernador del mismo estado, para complacer a los conservadores de su partido, vetó una ley que permite a los nuevos ciudadanos votar el Día de Elecciones si su naturalización tiene menos de siete días antes de la elección. Los opositores al registro argumentaron que sería una carga, con problemas de seguridad y logística, y preludio para la inscripción de todos el mismo día, situación por la que muchos demócratas han peleado.
Estas tres medidas sin duda favorecen a la inmigración indocumentada, dándole un respiro a sus expectativas de mejora económica individual y familiar. En México, el calderonismo promueve mayores restricciones a la migración del sur del continente, además de que sus acciones no mejoran las perspectivas y situación real en las localidades y regiones donde todos los días salen mexicanos hacia Estados Unidos.
Fragmentos: 1. El ex vocero de Fox, Rubén Aguilar, afirmó que el ex presidente intencionalmente hacía sus pifias para llegarle al pueblo; el PAN, como el PRI, creen que los mexicanos son estúpidos. Ese fue el gobierno del cambio, pero el dizque empleador actual que no crea empleo sigue la misma tónica. 2. Conagua, que con el visto bueno de Calderón, amenazó con catástrofes bíblicas al Distrito Federal, promueve la reducción de 16 a 2 el número de parámetros contaminantes en el agua, supuestamente para incentivar a industriales y otros usuarios, sin importarle la salud de los mexicanos. 3. La Arquidiócesis de México niega estar obligada a denunciar a un clérigo culpable de abuso sexual; que la ley debe proceder contra el causante del ilícito por queja del ofendido o su representante. Así, se busca que el abuso se considere un «asunto» entre particulares, sin responsabilidades institucionales, dando tiempo a escapar u ocultar, a pederastas y pedófilos, o a que la culpa judeo-cristiana haga lo suyo para no denunciar. 5. La Academia Sueca sigue favoreciendo con el Nobel a los economistas que vanaglorian la «mano invisible» del mercado, aunque lo disimulen, premiando a tres estadounidenses expertos en optimización de mercados.