Opinión

MORELIA
Discursos, impuestos y cambios fiscales
La Reforma Fiscal no ha dejado a nadie satisfecho, pero no por caprichos ideológicos, sino porque no resuelve las iniquidades y la brutal concentración de la riqueza en unas cuantas manos
Carlos Enrique Tapia Miércoles 27 de Junio de 2007
A- A A+

Con las dobleces discursivas que lo caracterizan, el señor Calderón defendió su propuesta fiscal llamando al diálogo y enfatizando sus supuestos benefi-
cios. Según algunos merolicos mediáticos y «expertos», las modificaciones fiscales afectarían a quienes más tienen para redistribuirlo entre los pobres, pero analistas no oficialistas señalan que no hay tal reforma fiscal; es una miscelánea que no impactará a las grandes empresas y la evasión fiscal.
La pretensión de «una hacienda pública más justa, más fuerte para el desarrollo sostenible, más eficaz para cubrir las necesidades de la población, y más transparente para rendir cuentas puntuales y claras», suena a discurso populista. Es un «parche» al sistema fiscal, que no reducirá la evasión fiscal al pretender recaudar 300 mil millones de pesos, cuando la evasión asciende a unos 600 mil millones, además de complicar más el pago de impuestos.
En general, la propuesta fiscal calderonista no elimina prerrogativas del ISR, tampoco aborda la consolidación fiscal, ni grava las utilidades de la Bolsa de Valores; privilegia a las grandes empresas, mantiene los créditos fiscales y los regímenes de excepción. Entre algunos analistas económicos se recriminó al secretario de Hacienda haber desdeñado al sector privado, sobre todo a los pequeños y medianos, porque a ellos afectaría más.
Con excepción del elogio del Centro de Estudios del Sector Privado (CEESP) y la Coparmex, en voz de su representante, otros organismos empresariales y de comerciantes han mostrado su inconformidad. Así, la Concanaco cuestionó los impuestos de tasa única (CETU) y el de informalidad, particularmente este último porque aseguran que legitimará lo ilegítimo.
Por otra parte, la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) afirmó que la propuesta hará cumplir a unos cuantos, desincentivará la inversión y no ayudará a combatir la pobreza. Asimismo, los vendedores que cobran por comisión y los profesionistas por honorarios podrían estar entre los afectados, porque aumenta el ISR para todos los que trabajan en un régimen distinto al de salarios.
Acorde con un estudio del Grupo Santander, grandes empresas como América Móvil, de las más importantes de la Bolsa Mexicana de Valores, y Telmex, no se verán afectadas porque su carga fiscal actual excede la tasa de aplicación del CETU. En el primer caso, bajo el esquema vigente pagaría dos mil 768 millones de pesos; con la propuesta, su carga impositiva se reduciría 34 por ciento, a mil 817 millones. Para las grandes cadenas de autoservicio el impacto sería «neutro» (La Jornada, 25/junio/07).
Expertos no oficialistas señalan que en general las clases medias serían las más afectadas, además de que el impacto en la economía informal podría resultar contraproducente. En suma, la propuesta calderonista no amplía la base fiscal, se centra en la recaudación y los sectores medios serían los más perjudicados. Adicionalmente, las presiones sobre Pemex van a continuar, pues no modifica su esquema fiscal, situación que en parte está llevando a la quiebra a esa paraestatal para rematarla al mejor postor.
La Reforma Fiscal no ha dejado a nadie satisfecho, pero no por caprichos ideológicos, sino porque no resuelve las iniquidades y la brutal concentración de la riqueza en unas cuantas manos, las cuales han logrado tal hazaña por los privilegios de que gozan. Sobresale el impacto mediático y el discurso facilón de la derecha calderonista, populista, que usa como pretexto la pobreza y el desarrollo sustentable para promover cambios que no cambian mucho.
Al centrar su atención parcial en la fiscalización de la economía informal, elude las implicaciones del modelo económico vigente y las complejidades del proceso social y económico que sostiene las redes de ese sector. Los impuestos no buscan acabar con las actividades informales, tal vez las legitimen, ignorando sus lazos con otros sectores igual de «irregulares», por decir lo menos. Tampoco la pobreza se acabará, pero los privilegios seguirán.
Fragmentos: Los calderonistas-priístas y los «izquierdistas» hoy en el gobierno michoacano, tendrán que redefinir sus estrategias para sostenerse en el poder, pues a su gallo lo desplumaron. Mientras Calderón inicia su embate abierto contra el gobierno de la Ciudad de México, con un discurso sobre una supuesta inundación de proporciones apocalípticas, el Senado estadounidense decidió por 64 votos a favor y 35 en contra, debatir nuevamente la llamada Reforma Inmigratoria Comprehensiva (CIR, por sus siglas en inglés), destacando el desinterés gubernamental mexicano por los migrantes.