Opinión

MORELIA
«Al diablo con las instituciones»
Alejandro Vázquez Cárdenas Miércoles 6 de Septiembre de 2006
A- A A+

AMLO, en un arranque de sinceridad

Finalmente nada nuevo vimos el pasado viernes primero de septiembre. Los integrantes del PRD, no puedo llamarlos legisladores, hicieron lo que saben
y están entrenados para hacer, utilizar la fuerza y el «montón» para impedir hablar a quien, a su juicio, no lo merece, en este caso al presidente de la República, pero de paso también al representante del PAN, mismo que estaba pendiente de subir a la tribuna para exponer la posición de su partido. Al más puro estilo de una asamblea de patanes, sin oír ni entender razón alguna, exhibieron en cadena nacional la más completa representación de lo que es precisamente la intolerancia, entendida ésta como la actitud de una persona o grupo de personas que no respetan las opiniones, ideas o actitudes de los demás si no coinciden con las propias.
A la señal de un fantoche que en ese momento se encontraba en pleno delirio fijando los «razonamientos» del PRD, el grupo de «legisladores» (?) del PRD y del PT (pagados por cierto con nuestro dinero), se levantaron de sus asientos y ocuparon físicamente la tribuna. El ineficiente coordinador del PAN poco o nada pudo hacer salvo decretar un receso. Le faltó valor para señalar lo obvio: la burda maniobra de un partido intolerante.
En este escenario, el presidente Fox, que ya había llegado al Congreso, hizo lo más coherente, entregar el informe por escrito y retirarse para dar un informe por televisión. Quedó frustrado así el acariciado proyecto de los radicales del PRD de rodear, gritarle y zarandear al presidente, con la noble intención de lograr una foto para Proceso. Ni modo, será para la otra.
Destacando en la toma de la tribuna pudimos ver a especímenes como Graco Ramírez, Arturo Núñez y otros de peor historial, pero que al pertenecer ahora al PRD han sido «purificados» por el Mesías de Macuspana, pero eso sí, con el requisito de compartir con todos los demás la misma condición: ser títeres sin voluntad ni ideas propias. Todo sea por el poder.
Sin embargo la maniobra les ha resultado contraproducente, fuera de La Jornada, periódico que les justificará absolutamente lo que sea, y de algunos de sus más ignorantes y resentidos amanuenses repartidos en diversos medios, la prensa, sobre todo escrita, ha condenado esa muestra de intolerancia. Destaca, por su importancia y por su supuesta afinidad ideológica, el editorial del influyente diario español El País. El editorial es duro y no da lugar a otras interpretaciones. «El candidato izquierdista a las elecciones presidenciales mexicanas Andrés Manuel López Obrador, no sólo ha perdido la cita con las urnas de julio, aunque por el muy estrecho margen de votos del 0.58 por ciento, sino también todo grado de mesura y madurez política y, cada vez con mayor seguridad, toda posibilidad de volver a ser candidato a la jefatura del Estado». Y por si faltara mayor claridad remacha: «El espectáculo ofrecido el viernes en el Parlamento mexicano por los miembros del PRD de López Obrador al impedir físicamente al saliente presidente de la República, Vicente Fox, que leyera su informe anual del gobierno es un paso más del líder izquierdista hacia su fracaso y automarginación de todo proceso democrático en el futuro. El daño que López Obrador está infligiendo a la izquierda democrática mexicana es incalculable. Las últimas encuestas revelan que de celebrarse hoy elecciones, aquel exiguo medio punto de ventaja obtenido por Felipe Calderón podría ser ahora de 12 o 13 puntos.
Claro que todo eso poco o nada le importa ya a AMLO, hombre de rencores enfermizos, pues desde hace semanas vive instalado en una realidad virtual, donde sólo su voz y sus ideas existen.
Ya no cabe la menor duda, efectivamente López era y es un verdadero peligro para México, Él y sus radicales fanáticos como Noroña, Sheinbaum, Cota, Ortega y otros que no desean o no quieren entender el elemental hecho de que no representan a la mayoría de México.
Al diablo las instituciones, sí, comenzando con el actual PRD secuestrado por AMLO
Martes 5 de septiembre. El TEPJF declara presidente electo a Felipe Calderón. ¿Que hará López y su «república patito»? ¿Se decidirá por un final apoteósico? ¿O un final tipo búnker del III Reich? El que sea, pero que deje de dañar al país y al PRD.