Opinión

MORELIA
Repercusiones
Las mentiras del Sutaconalep
«Se ha advertido a la autoridad laboral que las personas que suscriban el emplazamiento a huelga en el Conalep no están facultados legalmente para ello»
Samuel Maldonado B. Martes 2 de Mayo de 2006
A- A A+

El domingo anterior, en diversos medios informativos del estado, se publica que la directiva del Sindicato Único de Trabajadores Académicos del Cona-
lep en Michoacán, ha denunciado que, cito textualmente: «el director general de la institución, Samuel Maldonado Bautista, está azuzando a los padres de familia para que no apoyen el emplazamiento a huelga, programado para el tres de mayo y los incita a que nos enfrenten en caso de que suspendamos labores». Entre otras mentiras, el secretario general del gremio indica que: fue el pasado «13 de marzo cuando entregamos el pliego petitorio al director y hasta el momento no se ha realizado ofrecimiento alguno».
¡Nada más falso que la denuncia anterior!
Primero, hay que dejar perfectamente claro que nunca el pliego de referencia fue presentado por el sindicato a la institución que tengo el honor de dirigir y por lo mismo, no podía contestar a algo que ni directa ni indirectamente teníamos conocimiento de su contenido. Segundo, no dudo que el documento a que el sindicato hace referencia haya sido entregado, en la fecha que indican, a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), misma que nos lo hizo del conocimiento hasta el martes 26 de abril a las 8:40 de la mañana. Este emplazamiento no cumplió con los requisitos jurídicos exigidos por la Ley Federal del Trabajo y con los estatutos del propio sindicato. Finalmente la JLCyA convocó a ambas partes una audiencia de advenimiento, la que tuvo verificativo el jueves 27 de abril a las 11:00 horas.
Aproximadamente dos horas después, sindicato y Conalep acordamos suspender momentáneamente las pláticas y reanudarlas a las 18:00 horas; el secretario de Conflictos del sindicato, a petición de parte, dio lectura al pliego petitorio, mismo que contempla no solamente la revisión del salario sino modificación de cláusulas del Contrato Colectivo (CC) a las que no estamos obligados por ahora dentro del procedimiento planteado, y a supuestas violaciones del CC.
No obstante lo anterior, hemos estado en la mejor disposición para atender estas supuestas violaciones, por lo que solicitamos nos citáramos al día siguiente (28 de abril) a las 18:00 horas (el secretario general y varios de sus acompañantes se presentaron media hora después de lo señalado por lo que el reinicio de los trabajos de conciliación fue a las 19:00 horas) para mostrar los documentos que claramente les dejaran indicado que no existe violación a cláusula alguna, petición que aceptó la dirigencia. Cabe reiterar que la revisión que por ley se obliga corresponde solamente al aspecto salarial y no obstante, como una muestra de cortesía y atención, indicamos nuestra disposición de analizar las supuestas violaciones y mostrarles la documentación legal de que no existe violación alguna y atender el contenido del pliego petitorio.
Inmediatamente reanudadas las pláticas, comentaron que les habían dicho, sin presentar prueba alguna, de que un director de un plantel había comentado con algunos padres de familia para advertirles del estallamiento de la huelga e «invitarlos para que nos enfrenten». Dando como un hecho lo anterior, solicitaron en forma enérgica que se buscara al citado director para que prácticamente fuese juzgado en el acto, petición rechazada por la hora que era y porque después de ofrecer por mi parte de que se investigaría tal dicho, no lo aceptaron. Acto seguido solicitaron un receso y al regresar pidieron suspendiéramos las pláticas y las reanudáramos hasta el martes 2 de mayo a las 11:00 horas.
No omito señalar que se ha advertido a la autoridad laboral que las personas que suscriben el emplazamiento a huelga no están facultadas legalmente para ello, porque violentan el propio acuerdo de asamblea general que ordena que el emplazamiento sea suscrito y presentado por el Comité Ejecutivo en pleno y no solamente por tres de sus miembros como indebidamente se hizo, por lo que previamente al posible estallamiento, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje tendrá que resolver conforme a derecho.
Por otra parte, fue petición de los propios miembros del sindicato asistentes, a tener cuidado de la información que se vertiera a los medios para evitar complicar las negociaciones, por lo que es obvio que faltaron a su palabra y por lo mismo me obligan a hacer públicas las aclaraciones correspondientes.
El Conalepmich, como muchos lo saben, es una institución no generadora de bienes económicos y se sostiene de los recursos específicos que el gobierno de la República entrega para salarios, mantenimiento y operación de todos los planteles y oficinas, y de los que recibimos del Estado (en forma de subsidio) para el pago de las prestaciones emanadas de la sindicalización del personal docente. También es importante señalar que mi llegada a la Dirección General se debió al desorden administrativo, prácticamente a la quiebra económica del mismo y al cúmulo de errores (horrores diría) cometidos; y que es mi propósito ordenar y colocar al Colegio Nacional de Profesionistas en el nivel en el que fue concebido.
Por otra parte, la Dirección General que presido es y será respetuosa del derecho de huelga que tienen todos los trabajadores y que se consagra en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que jamás avalaré intromisión alguna que violente este derecho; sin embargo, es mi deber exhortar a los docentes para no estallar la huelga y evitar perjuicios a nuestra institución educativa, a los propios estudiantes y a los académicos.