Opinión

MORELIA
Los presos de Guantánamo
El nombre de Guantánamo se ha vuelto muy popular por el hecho de que en esta base se encuentran confinados varios cientos de prisioneros afganos, como resultado de la guerra en contra de Afganistán
Alejandro Vázquez Cárdenas Miércoles 29 de Marzo de 2006
A- A A+

Sólo para recordar lo que obviamente ya todos sabemos: Guantánamo es una provincia de Cuba, localizada en el extremo occidental de la isla. Región
agrícola, ganadera y forestal, que junto con Santiago de Cuba es la principal zona productora de frutas y café. Está organizada en diez municipios, la capital es la ciudad de Guantánamo y su total de habitantes rebasa el medio millón. En esta provincia se encuentra la Bahía de Guantánamo, un excelente puerto natural que permite el fondeo de grandes buques y que los Estados Unidos arrendó a Cuba hace más de un siglo, en 1903, después de la guerra hispano-estadounidense. El tratado se reafirmó en 1934 y hasta la fecha los EUA mantienen una gran base naval en este sitio.
A últimas fechas el nombre de Guantánamo se ha vuelto muy popular por el hecho de que en esta base se encuentran confinados varios cientos de prisioneros afganos, como resultado de la guerra en contra de Afganistán, país teocrático que refugiaba y protegía a grandes grupos de terroristas. Como resultado de su rápida derrota, una gran cantidad de prisioneros fueron llevados a la base naval, donde han vivido en una especie de limbo legal, pues no son exactamente «prisioneros de guerra» ni tampoco encajan en la denominación de delincuentes comunes.
Esto ha lastimado y alarmado las buenas conciencias de un segmento de la siempre humanitaria izquierda, que, alerta ante cualquier asomo de violación a los derechos humanos ha puesto el grito en el cielo.
Sólo que su estridencia únicamente confirma algo ya sabido, su selectividad e hipocresía. La mayoría de los izquierdistas no se distinguen por su capacidad intelectual, y evidentemente tampoco por su objetividad. Ubiquémonos: Cuba, junto con Rusia son los países con la mayor proporción de prisiones por habitante. Al triunfo de la Revolución, en 1959, existían sólo quince prisiones, de ellas sólo una de alta seguridad, con escasamente cinco mil prisioneros en total, pero ya en el informe de la Comisión de Derechos Humanos en 2002 se reportaban más de 200 prisiones, con más de 40 mil prisioneros en condiciones deplorables.
Los reportes de ex prisioneros y personas que de primera mano constataron las condiciones en que vivían y viven los prisioneros políticos o «de conciencia» en las prisiones de máxima seguridad tales como la celebre Taco-Taco, de Pinar del Río, la no menos célebre de Kilo 5 de Camagüey y otras similares como la Melena 2, de La Habana, hablan de torturas, humillaciones, incomunicación y todo un catálogo de violaciones a los derechos humanos. No de hace unos meses, sino desde el triunfo de la Revolución.
No es inusual que el Comité Internacional de la Cruz Roja se preocupe por los 600 prisioneros del Campo Delta ubicado en la base militar de Guantánamo, en realidad es lo más normal del mundo. Que estos señores de la prestigiosa organización con sede en la civilizada Suiza hayan podido pasar 33 semanas entrevistando a los prisioneros y verificando las condiciones de alimentación, ejercicios y hasta del aire libre que disponen es parte de su trabajo. Que declaren que gracias a ellos han logrado transmitir más de tres mil 300 mensajes personales de los ex guerrilleros talibanes hacia el mundo entero, es normal. Todos sabemos que los EUA, que administran la base de Guantánamo, son un estado de derecho.
Pero, lo que muchos quisiéramos saber es: ¿Cuántas semanas los piadosos señores inspectores de la Cruz Roja Internacional han podido pasar en las cárceles cubanas para entrevistar a los prisioneros políticos o comunes que sufren bajo el régimen del señor Castro?
¿Cuándo han podido verificar la alimentación, los ejercicios o las condiciones que padecen los miles de presos cubanos?
¿Cuántas cartas han logrado transmitir a los familiares desde las mazmorras de Boniato, el Combinado del Este o Taco Taco, por sólo mencionar algunas, en estos 45 años?
¿Sufrirán estos señores de una sensibilidad selectiva? ¿Será que los prisioneros cubanos no son considerados seres humanos, pues se han atrevido a criticar al régimen de Castro? Espero que no sea así.
Los miles de cubanos que sufren en las cárceles del régimen también tienen el derecho a que la Cruz Roja Internacional y las chachalacas (Peje dixit) del Pravda mexicano exijan justicia y trato humano.
Ah, y sólo para recordar algo que también todos saben. A sólo unos kilómetros de la base naval norteamericana de Guantánamo se encuentra una de las peores prisiones del régimen castrista, el llamado «Combinado Guantánamo» impresionante mole de hierro y concreto de la que pocos salen. Hasta eso, no tendrían que caminar mucho para visitarla.
Ahora que si mejor le creen al señor Pérez Roque, y a su amanuense Ricardo Rocha, no hay problema, todos están bien, y hasta «verduritas» les proporcionan.