Municipios

Realizan fiestas patronales a Nuestra Señora de la Paz en Indaparapeo
La imagen cumple 491 años de que fue traída a Indaparapeo, en 1525, por un fraile franciscano
Florentino Fuentes Barrera Lunes 25 de Enero de 2016
A- A A+
  • La imagen de Nuestra Señora de la Paz, no fue traída de España como erróneamente lo consideran algunos vecinos, su diseño se efectuó en la ciudad de Pátzcuaro

Morelia, Michoacán.- Con fervor y devoción la comunidad católica del municipio de Indaparapeo celebró las tradicionales fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Paz, este domingo 24. La feligresía cantó “Las mañanitas” a las 05:00 horas y las misas se llevaron a cabo cada hora, siendo las concelebraciones a las 13:00 y 19:00 horas con la participación del obispo auxiliar emérito Octavio Villegas y el vicario episcopal Ulises Vega Ambriz.
Como sucede en estas fiestas patronales, en esta ocasión organizadas por el párroco Heriberto Gerardo Almaraz, se realizó un novenario de peregrinaciones de las diferentes colonias, barrios y comunidades correspondientes a la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz, las que culminaron el pasado sábado 23.
Este día 24, día principal del festejo, se cantaron “Las mañanitas” para proseguir con la celebraciones eucarísticas, durante las que se tuvieron bautismos, primeras comuniones y confirmaciones, las que administró el vicario episcopal Ulises Vega Ambriz en la misa de las 12:00 horas.
A las 13:00 horas se llevó a cabo la misa encabezada por el padre Vega Ambriz, y a las 19:00 horas Octavio Villegas encabezó la concelebración de la eucaristía, con lo que se da conclusión al festejo patronal.
Cumple 491 años la imagen
Cabe mencionar que la venerada imagen de Nuestra Señora de la Paz cumple 491 años de que fue traída a Indaparapeo, en 1525, por el fraile franciscano Martín de Jesús O de la Coruña, durante una de sus primeras incursiones de evangelización que realizó a la región; es una imagen que fue diseñada en la ciudad de Pátzcuaro en los talleres de los Cerda, en que se utilizó la pulpa de caña.
La imagen se encuentra colocada en un cepo cubierto de cristal en el altar mayor del templo de Indaparapeo terminado de edificar en 1550; desde siempre fue entronizada como la patrona de la Parroquia. La imagen tiene una estatura que escasamente alcanza los 30 centímetros y lleva una vestimenta idéntica a la imagen de la Virgen de la Salud en Pátzcuaro, la de Zapopan, en Jalisco, y la de San Juan de los Lagos, en Jalisco. Esta es de color rosa con puntos dorados y de plata y en su brazo izquierdo lleva a su pequeño hijo Jesús.
Es por ello que entre los lugareños y vecinos de otras comunidades del interior del estado es motivo de grande veneración y considerada además como una madre amorosa que a muchos les ha concedido por intercesión a Dios, grandes favores de salud principalmente.
De los datos históricos se detalla que en uno de sus viajes en trayecto de Pátzcuaro, Fray Martín de Jesús O de la Coruña, acompañado por el monarca tarasco Tzintzincha Tanganxoán, arribó a la Nueva Valladolid en 1525 y traía consigo esa imagen, fabricada con pulpa de caña y orquídeas, mezcla conocida como tatzangueni, es por ello, que tiene una estatura de unos treinta centímetros, un peso mínimo y una textura muy fina que le dan una estética y expresión amorosa.
La imagen de Nuestra Señora de la Paz, considerado uno de los tesoros más preciados para la feligresía y el pueblo de Indaparapeo, no fue traída de España como erróneamente lo consideran algunos vecinos y su diseño también se efectuó en la ciudad de Pátzcuaro, lugar en que también se diseñó una gran cantidad de imágenes de Cristo Crucificado en los inicios del segundo tercio del siglo XVI, entre ellos la imagen del Señor de Araró, el Señor de la Salud que se venera en San Miguel Taimeo y el Señor del Perdón en Ucareo.
Cabe mencionar que personas de edad muy avanzada comentan que sus progenitores les dijeron que el día 24 de enero de 1934 en el altar mayor en que se encuentra el nicho de la venerada imagen del siglo XVI, se registró un incendio que estuvo a punto de consumirla, pero que un feligrés que se encontraba orando en el templo, Pablo Flores, rápidamente subió hasta el lugar y la retiró sin que sufriera daño alguno.
Varios han sido los himnos que se le han compuesto a la imagen de Nuestra Señora de la Paz, uno de ellos por el presbítero Manuel Muñoz, otro por el cura Luis G. Arroyo Ruano. Himnos que se cantan por la feligresía y se escuchan durante las peregrinaciones que llegan para honrarla.