Municipios

Los Reyes
Los Chorros del Varal, majestuosa obra de la naturaleza
Área Natural Protegida desde 2005, con una mágica leyenda que llama a conocerla
Leo Estrada Sábado 10 de Octubre de 2015
A- A A+
  • Los Chorros del Varal, majestuosa obra de la naturaleza.

Los Reyes, Michoacán.- Hace aproximadamente 120 años, habitantes del Valle Esmeralda conocieron la magnificencia de la madre naturaleza, al poner ante sus ojos una extraordinaria estampa paradisiaca que en la actualidad es conocida como Los Chorros del Varal.
Desde 2005, las autoridades declararon a este lugar como Área Natural Protegida, misma que cuenta con una mágica leyenda sobre el encantamiento del sitio y que en él habita el espíritu de una hermosa princesa indígena que en los días de la Semana Santa se le aparece a los turistas para ofrecerles cargar un recipiente lleno de piedras que el visitante tiene que subir hasta el nivel superior sin voltear atrás la mirada, con lo que se verán recompensados al transformarse su pesada carga en oro, liberando de esta manera el alma en pena de la bella princesa.
Lo anterior fue informado al representante de este medio por parte de don Ramón Mendoza, ejidatario propietario de una parte de la entrada a este impresionante lugar.
Tranquilo, apacible y como no, si el sitio así lo permite, don Ramón, junto a sus tres nada amigables canes compañeros, muestra su propiedad y la parte que le fue heredada también a su hermano, y se suelta en una amena platica, para llegar acá desde Los Reyes, debes recorrer 17 kilómetros, pasando por San Sebastián y Los Palillos y ya aquí puedes disfrutar el hermoso paisaje que está conformado por 72.2 hectáreas del barranco que comprende desde la Cascada El Salto hasta la zona de Las Juntas.
Esta obra natural es conocida como Los Chorros del Varal porque son un conjunto de caídas de agua de un río subterráneo de 70 metros de altura, que tiene su cauce desde la población de Apupátaro, en el municipio de Peribán, las cuales se puede conocer al descender los 786 escalones, que no mil, como han dicho los reyenses por mucho tiempo, camino que convive con un ecosistema rico en biodiversidad, en el que dominan la selva baja caducifolia y la selva mediana. “Baje para que vea la inmensidad de los árboles que miden más de 40 metros de altura”, dijo el sonriente y documentado don Ramón.
Sobre la fauna que existe en el lugar, don Ramón señaló que se han realizado estudios e inventarios por parte de gente que ha llegado de Morelia, de una universidad, sin acordarse de cuál, que le han comentado la existencia de muchos “animalitos” como tigrillos, venado de cola blanca, murciélagos de maguey, guacamayas verdes, zorras grises, vencejos nuca blanca y muchos más, “pero a mis 60 años no he visto a todos, deben de estar del otro lado –refiriéndose a la orilla que está del lado del municipio de Peribán–, y han de bajar a tomar agua por las noches”, indicó.
Por otro lado, manifestó que están en espera de recursos superiores a los dos y medio de pesos que fueron gestionados ante SUMA por parte de la ex regidora municipal Luz Elena Guízar Godínez y que podrían aplicarse en la creación de un área de ecoturismo en la parte cercana al mirador de las cascadas, “esta muchacha, dijo, ya nos había ayudado a que se realizara el corredor que va hacia el mirador de El Salto, estaba cambiando el puente colgante que ayuda a cruzar el río, pero no se pudo concluir en la pasada administración municipal”.
Finalmente, don Ramón Mendoza nos hizo la cordial invitación a bajar y admirar en todo su esplendor la belleza que son Los Chorros del Varal y gozar del regalo que le dio la naturaleza a Los Reyes y a Michoacán.