Política

“Me voy tranquilo y contento”: Salvador Jara
Samuel Ponce Morales Martes 29 de Septiembre de 2015
A- A A+
  • El gobernador Salvador Jara Guerrero, durante la entrevista para Cambio de Michoacán.

Morelia, Michoacán.- Para él resultó una “bonita” experiencia de vida ser gobernador. “He aprendido mucho –reconoce–, no sólo por el hecho de conocer mucho mejor el territorio michoacano y hacer más amigos, sino por estar en el ruedo de la política.
Rechaza que el hoy ex comisionado federal Alfredo Castillo Cervantes lo haya impuesto y menos que estuviera bajo sus indicaciones, “él me dijo: mi obligación es informarte de todo pero tú eres el gobernador y tomarás decisiones y responsabilidades”.
Habla de lo complicado que fue al principio adoptar determinaciones, “me costaba mucho trabajo”, pero no deja de establecer que para ello consultaba al propio representante federal y al entonces secretario de Gobierno, a Jaime Darío Oseguera.
En ese empiezo pondera que los temas a enfrentar como prioritarios eran el de seguridad y el de las finanzas públicas. Del primero destacó que las reuniones duraban desde la tarde hasta la madrugada. Eran los tiempos en que había barricadas de autodefensas por doquier.
“Cuando entré eran 113 barricadas de civiles armados, pero la mayoría contaminados con gente que venía del crimen organizado”; ahora, agrega de inmediato, la situación es distinta, “las podemos contar los dedos de una mano, hay algunas, muy poquitas…”.
En el área de las finanzas públicas subraya la enorme deuda heredada y la determinación de “primero organizar el escritorio, ver realmente a quién se le debía y a quién no, y luego negociar los pagos”, y es que había acreedores que no habían realizado obra o algún servicio.
Comenta cómo a raíz de reestructurar la deuda debido a la escasez de recursos y a no obtenerlos de los que llegaban de la Federación, “para no correr el riesgo de que me metieran a la cárcel”, empezó a sentir una campaña de los medios en su contra.
“Y es que –continúa– cuando no se puede, no se puede, y llega el momento en que uno debe tolerar ciertas situaciones y seguir adelante, más si para donde se moviera uno, de todos modos iban a estar los problemas…”.
En ese aspecto considera que el tiempo valorará si hizo lo correcto y que en parte entiende la campaña en su contra, porque “cuando se acaba el dinero el amor sale por la ventana”, sobre todo porque también se sacrificó a los medios, “no tenía dinero para renovar muchos de los convenios y esto también produjo fricción”.
Las fortalezas
La entrevista se realiza en la principal oficina de Casa de Gobierno, antes de la hora del desayuno. No hay demasiado movimiento, no hay el ir y venir de funcionarios o invitados, menos el bullicio del lenguaje confuso.
A la pregunta de cuáles son las fortalezas de su gobierno, no hace pausa alguna para establecer “el orden en las finanzas; bajamos la deuda pública y sabemos exactamente cuánto se debe”.
Y sin más también presume avances en materia de seguridad pública con base en comparativos del año pasado y el actual, especialmente en los rubros de secuestros y extorsiones, cuya disminución fue hasta de un 80 por ciento.
“En mi Informe de Gobierno presenté unas cifras que son de seguridad nacional sobre porcentajes que demuestran dicha baja, pero los opositores sin base ni criterio optaron por descalificarlas bajo la presunción de que fueron maquilladas”.
Sin pregunta de por medio señala que “otra de las fortalezas de mi gestión o de las más importantes es que se realizaron las elecciones tranquilas; si te fijas, días antes decían que iban a ser sangrientas…”.
Las debilidades
Al enumerar debilidades o pendientes que deja su gobierno, el ex rector de la Universidad Michoacana lamenta que en su paso por la función pública “no hayamos establecido una Policía confiable”.
¿Qué pasó?, se pregunta. Y, eso sí, tras una pausa, responde que el paso de los autodefensas a Fuerza Rural fue un proceso complicado, “más de lo que pensábamos”, bajo dos aristas: la “filtración” del crimen organizado y la falta de recursos para su equipamiento, capacitación y honorarios.
Y esa situación, resalta, ha ocasionado que “sigamos teniendo un déficit importante de policías; ese es un reto que dejo y por supuesto que me hubiera gustado avanzar mucho”.
El no reemplacamiento
A él, al gobernador, le hubiera gustado la implementación del reemplacamiento, cuyo proceso de licitación se inició desde hace meses, sin recursos a la vista hasta que en una etapa final se consiguieron para hacer frente al costo, “fue en ese momento de certidumbre cuando decidimos empezar con el programa”.
En Michoacán, argumenta, más del 50 por ciento de los automóviles están de modo irregular, así que calculamos que si se ponían al corriente para tener derecho al reemplacamiento en forma gratuita, obtendríamos por lo menos 700 millones de pesos.
“Sentimos que era importante dejárselo bien al gobierno entrante, ¿qué pasó?, bueno, no se pudo operar, entre otras causas por un pleito politiquero, donde los partidos de oposición lo que quieren es que uno no haga las cosas bien”.
Lo anterior, agrega, “lo observé en algunos diputados (locales), de todos los partidos políticos, sólo querían descalificar por descalificar aun sin tener la información completa”.
Desmiente que por ese tema se hubiera dado una confrontación con su sucesor, el perredista Silvano Aureoles Conejo, con el cual “hemos tenido un acercamiento de mucha confianza; en el grupo de transición se platicó y después lo hice con él y no hubo ninguna observación o queja de su parte porque creo que es lo que sigue conviniendo a los michoacanos”.
Sin nombres
Salvador Jara no da nombres por posibles omisiones de figuras políticas que están más allá de intereses personales, partidistas o de grupos, “son muchos pero no te voy a dar nombres porque si se me olvida alguno va a pensar que lo pongo del otro lado, pero hay en todos los partidos que sin duda anteponen a Michoacán en todos los sentidos”.
Buenos colaboradores
No hay colaborador suyo que no haya estado a la altura de las circunstancias en el actual gobierno michoacano, incluyendo al secretario de Educación en la entidad, “con quien acordamos no dar muchas notas por ser un área sensible y evitar agudizar confrontaciones”.
En la Secretaría de Educación “sí se publicitan ciertas cosas se tensan las relaciones, es una dependencia muy difícil, muy, muy complicada, pero se hicieron cosas importantes que ya con el tiempo se verán”.
Con Finanzas, refiere, se puso orden ante el caos, la escasa o nula transparencia, en que dejaron el área; igual, dice, se recompusieron situaciones irregulares en procuración de justicia y de seguridad, aunque, reconoce, falta mucho por hacer.
En Política Social, que depende mucho de la federal, se hizo un buen trabajo; los secretarios que trabajaron, pese a que no es un área que pueda presumir muchas cosas, incluso diría que si de pronto se pudiera decir que disminuyó los apoyos, sería un avance…
“Tuve buenos colaboradores, me siento muy contento con todos, se comprometieron con Michoacán…”.
A la historia
–¿Cómo crees que pasarás a la historia?
“Nunca he pensado ni cuando fui rector, eso me parece más una construcción más de la sociedad y además estaría muerto ya cuando pase; no lo pienso mucho, ya se me calificará con la cabeza fría”.
Ni embajador ni Europa
–Dicen que buscas una Embajada, que te vas a ir a Europa, ¿qué vas hacer?
“Lo único que voy hacer es que me voy de vacaciones, hace mucho que no tengo, los viajes que he hecho fueron de trabajo, tengo invitaciones académicas tanto aquí como en el extranjero, ninguna la he ponderado, tengo que descansar un poquito y evaluar, saber qué es lo que me ofrecen, tengo amigos y compañeros de trabajo en universidades del país y en el extranjero”.
Una despedida con satisfacción
–Tú te sales tranquilo del gobierno en el sentido de qué te pueden investigar…
“Yo salgo tranquilo y contento, no tengo ningún problema, fue una gran experiencia, no tengo ningún temor… también me voy con la satisfacción”.
–¿Viva o muera el rey?
“Puede ser pero se equivocan porque no es descalificando y con mentiras como van a quedar bien con el nuevo gobernador. Hay de todo, hay gente que quiere salir al balcón a gritar para que los volteen a ver, yo creo que el ingeniero Aureoles está muy consciente de que no conviene ese tipo de… hay que ser educados en la crítica, eso es todo”.
¿Nada personal?
–Los medios se metieron con cuestiones personales: mujeres, peinados, look, viajes a París de turista y todo lo demás, ¿cómo las tomas?
“Aprendí a no hacerles caso, la mayoría eran totalmente falsas o era una exageración; me di cuenta que con los medios no se puede, no reconocen que se equivocaron y si envías una aclaración o precisión lo sitúan en lugares apartados o simplemente no lo hacen. Aprendí a no hacerles caso y que la mentira dura mientras la verdad llega; soy de la opinión de que no hay que hacerles mucho caso”.
Preguntas y respuestas a botepronto
Samuel Ponce: Fausto Vallejo.
Salvador Jara: (Silencio).
Samuel Ponce: Jesús Reyna.
Salvador Jara: (Silencio).
Samuel Ponce: Alfredo Castillo.
Salvador Jara: Amigo.
Samuel Ponce: Enrique Peña Nieto.
Salvador Jara: Presidente de la República.
Samuel Ponce: Silvano Aureoles.
Salvador Jara: (Pausa) gobernador.