Escenarios

Exponen poemario gráfico Del ensueño cotidiano
Será exhibida por primera vez en la Galería Pórtico, el sábado, a las 19:00 horas
Ivonne Monreal Vázquez Miércoles 27 de Mayo de 2015
A- A A+
  • De los grabados destilan las palabras: "El frasco vacío que guarda el fuego tuyo", de Neftalí Coria; "procesión de lo inconcluso, del pendiente, de lo provisional"

Morelia, Michoacán.- Libro de imaginería, poemario gráfico o carpeta de versos, Del ensueño cotidiano se infiltra en el espacio íntimo, el ordinario y cotidiano que el artista ajusta a la medida de sus sueños para transfigurarlo y evocarlo a la proporción de sus potenciales gráficas y poéticas.
Un hogar común diseñaron tres artistas gráficos y tres escritores para crear la carpeta Del ensueño cotidiano, en la que transcriben a la esfera del arte el microcosmos doméstico y los objetos que lo habitan desde un plano poético, en una revisión colectiva que será expuesta por primera vez en la Galería Pórtico, el sábado, a las 19:00 horas.
Se trata “de un diálogo artístico que procura la expresión gráfica y la resonancia de los versos para aventurarse en el ser íntimo de los objetos cotidianos y para darle nueva forma a sus representaciones”, escribe Raúl Eduardo González en “Los asideros del ensueño”, texto de presentación de la carpeta.
Al paso inicial de la creación de seis ilustraciones le brotaron seis poemas que a su vez enuncian lo que su inspiración advierte que está contenido en la sucesión de trazos, producto de las horas oficiadas en el taller por Ioulia Akhmadeeva (Krasnodar, Rusia, 1971), Rosenda Aguilar (Morelia, 1943) y Mizraím Cárdenas (Morelia, 1971).
De los grabados destilan las palabras: “El frasco vacío que guarda el fuego tuyo”, de Neftalí Coria; “procesión de lo inconcluso, del pendiente, de lo provisional”, de la que escribe Raúl Eduardo González, y el amor “expuesto a estallidos”, que anota Juan García Tapia.
Otorgar una carga simbólica a los objetos que nos rodean en el entorno doméstico fue el génesis para Del ensueño cotidiano, formulado en 2012 y presentado hasta ahora, explicó Mizraím Cárdenas, para lo cual tomaron como punto de partida un plano arquitectónico –incluido en la carpeta– diseñado por Marco Aguilar con base en las sugerencias de los seis a bordo del proyecto.
Inauguran la carpeta Es de día en tus hombros y Tu fuego limpio en un frasco vacío, que elaboró Akhmadeeva bajo el proceso de estampación en mezzotinta y aguafuerte en aluminio impreso en la técnica de roll-up, coligados con los poemas de Neftalí Coria.
Un par de linograbados a dos tintas titulados Sorbo temprano y Procesión, de Mizraím Cárdenas, secundan el proyecto acompañados de los textos de Raúl Eduardo González, y cierran Iluminación y Descansos, grabados en aguatinta, punta seca y aguafuerte de Rosenda Aguilar, que adornan lo escrito por Juan García Tapia.
Este libro de imaginería, poemario gráfico o carpeta de versos, apunta Raúl Eduardo González, es una “propuesta dialógica” en la que cada artista sopesa “el valor de la imagen y del objeto mismo en función de su significado –tanto del convencional como de aquel que la inventiva de cada cual le ha brindado– y de las asociaciones dadas por su propia experiencia y sensibilidad”.
El poemario gráfico, añade, “es una invitación a desandar los pasos de la vida cotidiana y recuperar, por medio de la libre representación, la divagación y el ensueño creador, aquellos objetos que de tan comunes resultan inadvertidos, pero que la representación artística sopesa y rescata para que los reinterpretemos en sus íntimas reverberaciones”.
Los consabidos objetos de uso común, expresa, “en su aparente anonimato conforman la sustancia de nuestro discurso diario” y “el escenario de nuestra intimidad”, trastocado por el ojo de estos seis creadores que estarán presentes el día de la inauguración, que dará inicio con la lectura de los poemas incluidos en la carpeta.