Deportes

Karla Urrutia, la imparable del squash michoacano
Ha sido multimedallista de Olimpiada Nacional, así como de diferentes eventos de talla internacional
Mariana García Cárdenas Martes 16 de Diciembre de 2014
A- A A+
  • Con sólo 20 años de edad, y un camino lleno de éxitos, Karla Urrutia se prepara todos los días con la ilusión de llegar a ser la mejor squashista del país.

Morelia, Michoacán.- Nació en Uruapan, su talento la hizo destacar en su momento como squashista juvenil, y la ha llevado ahora a ser no sólo la mejor de Michoacán, sino una de las mejores del país en la categoría de Primera Fuerza, ella es la squashista Karla Eva Urrutia Gómez.
Quien ha sido multimedallista de Olimpiada Nacional, así como de diferentes eventos de talla internacional, se convirtió en la mejor michoacana dentro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, al cosechar dos medallas de oro, una en dobles junto a la mejor de México, Samantha Terán, y otro más en la modalidad por equipos.
Con sólo 20 años de edad, y un camino lleno de éxitos, Karla Urrutia se prepara todos los días con la ilusión de llegar a ser la mejor squashista del país, y del mundo, y pone el ejemplo de que cuando se quiere algo y se lucha por ello, los sueños se hacen realidad.
-¿Cómo llega el squash a tu vida?
“Mi papá abrió una escuela particular y tenían canchas de squash, yo tenía siete años y tenía un poco de hiperactividad, así que siempre estuve en cursos de algo y un día le pregunté a mi papá, oye ¿qué son esos cuartos grandes blancos?, y me dijo es un deporte pero no sé ni cómo se llama, ni cómo se juega, y yo tenía cosas de tenis y me metí a jugar con mi pelota, en eso llegó mi primer entrenador, Gavino González, y me invitó a entrenar y así fue como empecé, fui la primera de mis otros dos hermanos en empezar y fui la última en pegarle a la bola, me la pasaba haciendo abdominales porque era un grupo de 30 chavos y si no le pegabas tocaba hacer abdominales, pero así me retó el deporte, la curiosidad me llevó a jugar lo que ahora es mi vida”.
-¿En qué momento empiezas a convertirte en la mejor squashista del estado?
“A los siete años era sólo un juego, jugaba con niñas más grandes y me ganaban pero a los doce años llegó un momento en que me cansé de perder, y le dije a Gavino, ya no quiero perder, ¿qué hago?, y me dijo si quieres le vas a entrar bien y él habló con mis papás porque yo no sabía lo que venía detrás de ese quiero, y mientras mis hermanos y mis amigos jugaban después de entrenar, yo me quedaba boleando, seguía con mi entrenamiento más pesado, y fue cuando entendí que ese quiero implicaba muchas responsabilidades, ya cuando gané mi primera Olimpiada en Sub 15, como en el 2008, dije quiero esto”.
-¿Cuáles han sido tus triunfos más importantes?
“En mi último año de juvenil fui la número dos de México, sólo estaba por encima de mi Samantha y un año anterior a ese había quedado de ocho, y recuerdo bien, ese torneo fue en Guadalajara y cuando salí de casa le dije a mi mamá, voy por un quinto lugar, y fui a divertirme porque sabía que iba a enfrentar a jugadoras muy duras, yo creía que no era mi año ni mi momento pero gané ese torneo y fue así como ¡Wow! ¿Qué hice?, en ese momento fue cuando dije aunque estoy chica tengo con qué darle y me motivó muchísimo, porque me consolidé como la dos de México y empecé a acercarme a Samantha que es la número uno, y ella me presentó como la jugadora que ella espera que yo superé lo que ella ha hecho y esos pequeños detalles fueron muy importantes, el ganar el dobles en el Festival Panamericano, que Samantha me haya elegido a mí para jugar el dobles en los Centroamericanos, son cosas que a lo mejor si me hubieran tocado más chava no los hubiera valorado tanto”.
-¿Qué significaron estos Juegos Centroamericanos para ti?
“Pues fueron los primeros, la calificación fue muy reñida tanto en cancha como en elección del comité técnico porque yo siendo la más chica en selección sí dudé de que me tocara a mí esto, no me tocó estar en individual y tenía muchas ganas de jugarlo, pero así son las reglas, me tocó estar fuera y me dolió porque sé que pude haber hecho un buen papel en individual también, pero irme con dos medallas de oro en mis primeros juegos, siendo la más chica del equipo, la mejor michoacana, cuando nadie pensó que yo fuera a ir a un evento de esa calidad, es una motivación enorme”.
-¿Qué significó para ti hacer equipo con Samantha y jugar al lado de la mejor de México?
“Todos me preguntaban que si no me daban nervios jugar con Samantha, que me presionara que yo no pudiera fallar o algo y realmente no me presionó nada, me apoyó muchísimo, yo entraba a los partidos como de qué hago, era la cancha nueva reglamentaria de dobles y está enorme, la chapa es más baja, no sabía ni dónde pararme, dónde pegarle, qué hacer, y ella me apoyó mucho y en vez de sentir la presión, yo sabía que de su lado no iba a tener problema y yo tenía que encargarme de mi lado, de jugarlo bien y que iba a salir todo bien”.
-¿Admiras a Samantha Terán?
“La admiro mucho, me tocó verla cuando yo tenía doce años y ella era ya la número uno de México, y ahora nos estuvimos riendo mucho porque en Centroamericanos le dije, tengo como diez fotos contigo, de diferentes lados, cuando yo era juvenil y ahora estoy jugando contigo. La admiro porque ha hecho mucho, es una gran persona, una gran deportista, a mí en lo personal, ahora que estuve conviviendo con ella como un equipo me ha ayudado mucho, ha hablado conmigo, y es un ejemplo de dedicación para nosotros”.
-¿Aspiras a superarla?
“Sí, no te quedas nada más con el soy buena y ya, si no, ella puso ese límite, ella es la 11 del mundo y ese es el récord a romper, pero en dado caso que llegara a hacerlo no me voy a quedar en ay ya la superé, no, sino superarme a mí siempre”.
-Ahora que vienen los Juegos Panamericanos, ¿qué tan reñido será para ti pelear un lugar en el equipo mexicano?
“No dudo de mí pero está Samantha, ella es la mejor, está Diana (García), que es un año mayor que yo pero ha jugado muchos torneos internacionales, y esa experiencia de salir a jugar a nivel internacional es la que me falta hacer, también Nayelly (Hernández) tiene años jugando en el tour, ellas tienen mucha experiencia jugando con extranjeras y es lo que me falta y lo que se está buscando es que en enero yo también empiece a jugar en el tour, pero quieren que juegue ocho torneos y que me los pague yo y son en Canadá o Estados Unidos, son viajes de mínimo 20 mil o 25 mil pesos cada viaje, y ahorita no se ha logrado ese apoyo”.
-¿Te sientes de alguna manera atada de manos por esto que no depende de ti ni de tu talento?
“Sí y no porque Nayelly ha viajado mucho y creo es la 60 del mundo, y yo que no juego el tour le gano y llego a dar buenos partidos, sí es importante jugar el tour porque te da experiencia, juegas con diferentes estilos, no es siempre lo mismo, pero no lo siento tan importante para mí, para mí lo importante es Juegos Centroamericanos, Juegos Panamericanos y el Mundial”.
-¿Qué tantos sacrificios has tenido que hacer para estar persiguiendo tus sueños?
“Muchos, pero ya no los llamaría yo sacrificios porque es lo que me gusta hacer, me gusta ser parte de la selección, me gusta viajar, me gusta jugar, me gusta mi deporte, me gusta sentir esa presión de estar ahí dentro, que todo mundo está viéndote y que todo mundo espera algo de ti, pero sí dejas mucho, tengo dos años fuera de mi casa, ahora vivo en México, un año lo viví con mi hermana, éste me tocó sola, pero sí es una vida sola, aunque estás con gente realmente estás solo”.
-¿Lo que más pesa es no tener a la familia cerca?
“Sí pesa porque yo aún sigo en contacto con algunos amigos y todos están o con su familia, o amigos, conviven y tú siempre tienes que decir que no porque tienes entrenamiento, sí pesa, porque aunque estás con gente estás solo, ahora que Conade no tiene canchas en funcionamiento, tengo que tomar transporte, las retas son en la noche, y estás solo, y cuidándote, hace poco me asaltaron y sí da miedo, es la parte que más me ha pasado, la ventaja es que agarré mucha amistad con las chavas de clavados y nos hacemos compañía, pero no es lo mismo que estar en casa”.
-¿Y la escuela?
“Hice un año y cachito de la universidad en nutrición, la escuela sí estuvo dispuesta a apoyarme pero como nos íbamos a concentraciones de meses, la escuela es por trimestres, me decían te vas un mes y ya no tienes asistencias, no tienes trabajos, te pierdes todo, no podemos ayudarte pero ya me volví a inscribir, espero poder al menos terminar este trimestre, ir adelantando en la escuela, porque realmente no sólo quiero quedarme con que fui buena en mi deporte, también quiero superarme académicamente”.
-¿Estás conforme con lo que has hecho hasta el momento?
“Me siento bien con lo que he hecho, he logrado bastante pero no me siento satisfecha porque sé que puedo lograr más, estoy en la edad para hacerlo y tengo hambre de más”.
-¿A qué te gustaría llegar, cuál es tu meta?
“Hay que ir escalón por escalón, primero consolidarme como número uno de México, no estar detrás de alguien sino yo ser quien marque el paso, y después Juegos Panamericanos, espero al menos otros dos ciclos de Juegos Centroamericanos y a lo mejor el squash entra a Juegos Olímpicos en el 2020, así que espero me toque, y ahorita espero meterme este 2015 al menos al top 50 en el mundo, ahorita no tengo ranking, y voy a pelearlo”.

Ficha técnica
Nombre: Karla Eva Urrutia Gómez.
Fecha de nacimiento: 10 de abril de 1994.
Lugar de nacimiento: Uruapan, Michoacán.
Edad: 20 años.
Deporte: Squash.
Máximo logro: Doble medallista de oro en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014.