Municipios

CHERÁN
La cultura como elemento de armonía social
Cuauhtémoc Barajas Viernes 5 de Septiembre de 2014
A- A A+
  • La cultura es la base de la sociedad, a partir de ella se establecen patrones de educación, costumbres, tradiciones y nace el arte de cada pueblo.

Cherán, Michoacán.- La cultura es la base de la sociedad, a partir de ella se establecen patrones de educación, costumbres, tradiciones y nace el arte de cada pueblo. Cherán se ha caracterizado por ser un pilar y mosaico cultural para la región, ya que sus expresiones toman un nivel superlativo en la vida de la comunidad, de esta manera lo señaló el profesor Adán Romero Gambe, que ha trabajado en los aspectos culturales del municipio, ya que participó en la Dirección de Cultura de la pasada administración, y afirmó que la mejor forma de transmitir los conocimientos ancestrales y de buenas acciones a las generaciones presentes es a través de la manifestación de la cultura en todas sus vertientes.
Las expresiones artísticas son una clara muestra de la diversidad, pues se cuenta con grupos musicales que han estado en otros países.
Hay en Cherán escritores y poetas que fomentan la creación de poesías y cuentos que provocan que la imaginación y la creatividad salgan de su ser; asimismo, los artesanos que, aparte de trabajar de manera impresionante, sus obras son catalogadas como piezas únicas de gran colorido y variedad.
Los pueblos indígenas aportan las tradiciones y costumbres que son ancestrales, su misticismo se palpa en el modo de vida y la forma de mantener viva su vestimenta, su lengua.
Por ello, el ex funcionario añadió que la identidad se convierte en factor clave para la supervivencia de la cultura en los pueblos michoacanos, ya que interviene para defender las raíces pues como lo propone la UNESCO: “Da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones”.
“A través de la identidad, el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones y crea obras que lo trascienden”, concluyó.