Municipios

Charales, arte culinario de Pátzcuaro
En el lago de Pátzcuaro habitan tres especies de charales: el prieto, el blanco y el pinto
Armando Martínez Sábado 17 de Agosto de 2013
A- A A+
  • El charal, un arte culinario y exquisito platillo

Pátzcuaro, Michoacán.- El charal (Chirostoma attenuatum) nativo del Lago de Pátzcuaro, era hasta hace unos años una de las especies más abundantes de este cuerpo de agua; según estudios elaborados por especialistas, habitan en el lago tres especies de charales: el prieto, el blanco y el pinto, especies que comparten hábitos alimenticios reproductivos, aunque de otra parte, presentan distintos rangos de distribución.
De acuerdo con estudios, durante las primeras etapas esta especie se alimenta de zooplancton, pero gradualmente varían la dieta hacia el consumo de crustáceos e insectos. Su reproducción tiene lugar durante todo el año y llegan a poner entre 400 y mil 200 huevos, que son muy similares a los del pescado blanco.
El charal prieto, llamado Kuerepo turipiti, llega a medir de ocho a diez centímetros, vive en aguas templadas, claras, con poca vegetación. El charal blanco, cuyo nombre purépecha es “chakuami”, es el que alcanza un mayor tamaño de hasta 17 centímetros. Esta especie prefiere aguas sin maleza acuática, claras o medio turbias, de fondeo arenoso o con grava, vive en lugares planos y con playitas poco profundas y escasa vegetación. El charal pinto (Chirostoma Pátzcuaro), tiene un tamaño similar al del charal prieto. Éste habita en aguas templadas con poca vegetación y tolera el agua turbia, sirve de alimento a la lobina negra y al pescado blanco. Las especies de charal más abundantes en el lago, es el blanco, mientras que el pinto es el más escaso debido a la sobreexplotación pesquera.
El charal, un arte culinario y exquisito platillo
En los alrededores del Lago de Pátzcuaro, es decir, en las islas y comunidades, existen decenas de restaurantes, fondas y cocinas económicas, que venden como platillo principal o como “botana”, el charal, en sus muy diferentes maneras de preparar. En el Restaurante Eréndira, a cargo de Patricia Ponce, ubicado en el Corredor Gastronómico y Artesanal del Muelle General del Lago de Pátzcuaro, el charal es uno de los platillos principales que se expende y del más solicitado por los clientes, principalmente del interior de la República. La encargada del negocio dice que hay diversas maneras de preparar un exquisito platillo de charales: con aguacate (guacamole), doraditos y crujientes, acompañados con una rica ensalada de jitomate, lechuga y cebolla, y otras legumbres, enchilados o adobados, capeados con huevo, en caldo, pero los más solicitados son los doraditos, acompañados con una rica salsa de molcajete.