Escenarios

Lauro Zavala
La representación de la violencia en el cine
Ivonne Monreal Vázquez Jueves 15 de Agosto de 2013
A- A A+
  • Lauro Zavala, doctor en Literatura Hispánica por El Colegio de México (Colmex) y presidente de la Asociación Mexicana de Teoría y Análisis Cinematográfico (Sepancine).

Morelia, Michoacán.- De los diferentes recursos empleados en el cine para representar la violencia en diferentes épocas, desde las metáforas visuales y sonoras hasta las abigarradas exposiciones posmodernas, disertó el presidente de la Asociación Mexicana de Teoría y Análisis Cinematográfico (Sepancine), Lauro Zavala.
En más de siete mil películas filmadas a lo largo de la historia del cine, refirió que existen actos de violencia, aunque sostuvo que ninguna película escapa de incluir elementos o ingredientes violentos aunque no de forma explícita, asunto que debería constituirse como un problema central para la filosofía, indicó quien es también doctor en Literatura Hispánica por El Colegio de México (Colmex).
La representación clásica de la violencia en el cine, explicó, es sugerida y no exhibida, y es a partir de la década de los 60 del siglo XX que aquella tradición se revierte, y entonces se hace presente en pantalla el acto violento que tiende, además, a una mayor duración y aparece lo que en cine se conoce como “recursos de amplitud estilística: el uso de cámara lenta, el acompañamiento con música, la solarización o inversión del color, etcétera”.
El investigador integrante de la Academia Mexicana de Ciencias dictó en Morelia la conferencia “La representación de la violencia en el cine de ficción”, que acompañó con fragmentos de alrededor de 50 cintas. En entrevista, refirió que la representación moderna de la violencia en el cine inició con filmes como Bonnie and Clyde, película de Arthur Penn de 1967, y continuó con Perros de paja, dirigida por Sam Peckinpah en 1971, mismo año de la Naranja mecánica, de Stanley Kubrick, que entra con otras 500 películas dentro de ese cajón.
En las últimas dos décadas surgieron nuevas estrategias de representación que integran la tradición clásica y moderna para dar paso a la posmoderna, y en esa transición de tradiciones el exponente más significativo ha sido el cineasta estadounidense Quentin Tarantino, a partir de Reservoir dogs, rodada en 1992.
Tradiciones de representación sobre las que detalló en la conferencia que se impartió en el Teatro José Rubén Romero con escaso público, que sólo se explica por la falta de difusión, ya que hace tiempo que la cartelera cultural que enviaba años atrás la Secretaría de Difusión Cultural y Extensión Universitaria de la máxima casa de estudios de la entidad (que pagó la estancia de Lauro Zavala en la ciudad), dejó de emitirse durante meses.
De forma inusual, la cartelera cultural de la UMSNH se remitió de nueva cuenta vía correo electrónico el fin de semana anterior, pero no aparecía en sus eventos dicha conferencia; de hecho, sólo aparecían dos actividades culturales para toda la semana: la proyección de una película y un recital de guitarra.