Viernes 18 Abril de 2014
  Cambio en el Debate
Lucha magisterial, sinónimo de pérdidas para la ciudadanía
La ciudadanía no percibe la utilidad o el propósito de las movilizaciones que lleva a cabo el magisterio democrático, señaló Alejandro Sánchez Torres, residente de la capital michoacana
Fátima Paz
Lunes 28 de Enero de 2013 • Enviar nota    • Imprimir

Morelia, Michoacán.- El magisterio democrático es sinónimo de reducción de ingresos y pérdida de tiempo personal y laboral para la ciudadanía, debido al abuso de este gremio con marchas, bloqueos y movilizaciones, señaló Alejandro Sánchez Torres, residente de la capital michoacana, en entrevista con Jorge Cázares, para el programa Cambio en el Debate.

“La ciudadanía no percibe la utilidad o el propósito de las movilizaciones que lleva a cabo el magisterio democrático como parte de su lucha por la mejora de la educación pública y de sus condiciones laborales, sólo puede ver su trabajo entorpecido y la pérdida de ingresos que le representan. Se dice que estas acciones impactan en el gobierno, pero la realidad es que los únicos afectados somos los habitantes de la ciudad.

“La gran mayoría de las personas está harta y hastiada de las marchas y bloqueos de los maestros: para el taxista implican gasto de gasolina y tiempo; para el bolero, que ese día no tendrá clientes; para el mesero, que no llevará propinas a su hogar, y para los transeúntes, que llegarán tarde a su trabajo o que deberán invertir más horas y dinero en transportarse”, mencionó Sánchez Torres.

Alejandro Sánchez reiteró que la validez de los argumentos de los maestros para manifestarse en las vías públicas es un asunto que no compete a la sociedad determinar, aunque cuestionó algunas de las exigencias del magisterio, como el otorgar plazas automáticas a los egresados de las Escuelas Normales, así como la falta de otras estrategias de presión y difusión de sus pliegos petitorios.

“El magisterio tiene derechos que las autoridades deben respetar, pero otras solicitudes son, desde mi parecer, cuestionables, como el que la gente que sale de (la Escuela Normal Rural) Tiripetío tenga un trabajo asegurado; a mí, como a la mayor parte de los trabajadores, nos evalúan con regularidad y si no damos los resultados que de nosotros se espera somos despedidos, así que los egresados de las Normales piden algo que los otros ciudadanos no tienen”, externó Sánchez Torres.

Los incuantificados recursos económicos que se requieren para poner en movimiento a cientos de profesores de toda la entidad, prosiguió, podrían ser destinados a la generación de nuevas formas de expresar la inconformidad del magisterio, como movilizaciones sin interrupción de vías públicas, articulación con medios de comunicación para la publicación de desplegados, presencia en vialidades no prioritarias o en horarios no críticos, y evaluación de las finanzas públicas con relación a los requerimientos reales del sistema educativo, a fin de eficientar el presupuesto y agilizar las actividades del magisterio.

“Los maestros dicen que no hay dinero para la compra de espacios en medios o que no se les escucharía si no se movilizan en las calles, pero sólo son pretextos. ¿Cuánto dinero se necesita para trasladar a los docentes a la capital para manifestarse? Recursos hay de sobra, lo que hace falta es la voluntad de no perjudicar a la sociedad”, reiteró Sánchez Torres.

Beneficios de la lucha magisterial compensan afectaciones

Los beneficios de la lucha magisterial no se limitan al gremio, sino que trascienden a otros sectores, por lo que los aparentes perjuicios que ocasionan marchas y bloqueos se ven compensados por la reactivación económica mediante la inversión pública, las mejoras en escuelas de comunidades indígenas y marginadas, y el consumo de bienes y servicios que los docentes manifestantes realizan en comercios cercanos al término de una marcha, externó Salvador Almanza Hernández, secretario del Sector I de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en su intervención en Cambio en el Debate, moderado por Jorge Cázares Torres.

“Aceptamos que algunos sectores se ven momentáneamente afectados por las movilizaciones del magisterio, pero es preciso enfatizar que los docentes no somos los únicos que hacemos uso del derecho a la manifestación pública, ya que transportistas, estudiantes normalistas y asociaciones civiles también lo hacen, además de que es común que personas en las colonias cierren avenidas y calles ante la celebración de un evento o para realizar un funeral; incluso, las autoridades recurren al bloqueo de vialidades cada sábado con la finalidad de aumentar el consumo en los negocios del Centro Histórico.

“Asimismo, los logros de la lucha magisterial favorecen la actividad económica de empresas locales, mediante la compra que hace el gobierno de útiles escolares, uniformes y calzado, con recursos que se quedan en la entidad”, explicó Almanza Hernández.

El representante de la CNTE agregó que la presencia de profesores que requieren comer, transportarse, estacionar su vehículo, entre otros bienes y servicios, mitiga los efectos adversos de la interrupción del tránsito peatonal o vehicular, por lo que los daños reales son significativamente menores que los difundidos por cámaras y organismos empresariales.

“Libros de texto para alumnos de secundarias, útiles escolares, uniformes y calzado gratuitos; desayunadores escolares en comunidades vulnerables; recursos para el mantenimiento de escuelas, y adscripción garantizada de jóvenes normalistas son algunos de los logros visibles del magisterio, aunque hay otros muchos que no se ven, como la resistencia contra la Reforma Laboral, la aplicación generalizada del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y la defensa del derecho a la educación pública, para lo cual se requiere mantener la vigencia del gremio a través de la movilización”, afirmó Salvador Almanza.

Insistió además en que marchas, bloqueos de vialidades y movilización son las únicas formas de ejercer presión sobre las autoridades, aunado a que las demandas de los maestros ameritan esta intensidad en el reclamo del magisterio.

“Cuando se pierden derechos fundamentales para la vida de los trabajadores, como lo ocurrido con la aprobación de la Reforma Laboral, cuando están en juego demandas tan sentidas, la situación desesperante en la que se sume a la gente obliga a la manifestación enérgica”, aseguró Almanza Hernández.

Vea y escuche el programa completo a través de http://www.youtube.com/Cambioenlinea

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


Alejandro Sánchez Torres, residente de la capital michoacana y Salvador Almanza Hernández, secretario del Sector I de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en Cambio en el Debate, moderado por Jorge Cázares Torres.
Alejandro Sánchez Torres, residente de la capital michoacana y Salvador Almanza Hernández, secretario del Sector I de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en Cambio en el Debate, moderado por Jorge Cázares Torres. (2013-01-27)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados