Sábado 20 Diciembre de 2014
 
Vive México crisis sistemática en índices de desarrollo humano
Organismos internacionales dictan las políticas a las que la nación de be apegarse, sostiene Guillermo Vargas Uribe
Fátima Paz
Martes 8 de Enero de 2013 • Enviar nota    • Imprimir

Morelia, Michoacán.- La crisis sistémica que México atraviesa en la actualidad ha implicado que el país ocupe los últimos lugares en los índices internacionales de desarrollo humano y calidad de vida, a causa de verse obligado a competir en condiciones de desigualdad con los estados del primer mundo, señaló Guillermo Vargas Uribe, profesor investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), en entrevista con Rafael Mendoza para el programa Cambio en el Debate.

“Las diversas crisis que México ha enfrentado desde la década de 1970 no han sido sólo económicas y financieras, sino que han afectado de forma negativa los aspectos social, educativo, de equidad de género y autosuficiencia alimentaria, y los conflictos de 2008 no fueron la excepción.

“Sin embargo, lo más preocupante es que las autoridades, quienes tienen la obligación de responder por los intereses de la sociedad en el manejo de estas crisis, en realidad se limitan a velar por la conveniencia de los organismos internacionales que detentan el poder y desde los cuales se dictan las políticas a las que nuestra nación debe apegarse, como son el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional”, explicó Vargas Uribe.

De acuerdo con el académico, uno de los indicadores que dan cuenta de la desigualdad y la presión ejercida sobre la población para alcanzar resultados propuestos para comunidades con mejor calidad de vida es la educación, donde México ha demostrado magro rendimiento.

“Según un estudio de la Organización de Naciones Unidas (ONU), México ocupa el lugar 117 de 118 países examinados en lectura, lo cual permite concluir que, pese a que formamos parte del G-20 y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), somos una sociedad que no lee y que se informa a través de medios enajenantes, como Televisa, que no contribuyen a la consolidación de una opinión ciudadana autónoma”, refirió Guillermo Vargas.

Asimismo, destacó la subjetividad de pruebas como ENLACE, diseñadas para la evaluación del desempeño académico, debido a que pretenden homogeneizar los resultados de los estudiantes sin proporcionar previamente igualdad de condiciones de desarrollo.

“El gasto educativo que se ejerce en un alumno del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) o de la Universidad La Salle supera los 150 mil pesos anuales, en tanto que en la Universidad Nacional Autónoma de México alcanza los 100 mil pesos al año, en la UMSNH llega a 60 mil pesos y en la Universidad Autónoma de Oaxaca apenas es de diez mil pesos anuales, a pesar de lo cual se espera el mismo desempeño educativo de todos los egresados y estudiantes.

“¿Cómo esperar que un joven o niño de Oaxaca obtenga el mismo rendimiento escolar que un alumno de la Ciudad de México, si para llegar a su escuela debe caminar varios kilómetros con el estómago vacío, sin el material didáctico apropiado, con frío e inseguridad?”, externó el profesor de la UMSNH.

TLC, factor de desigualdad

Vargas Uribe reiteró que México es un país caracterizado por la profunda desigualdad en la distribución de la riqueza, además de que las acciones del gobierno, como la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá en 1994, no solucionan esta polarización de los recursos.

“Decisiones como el TLC son completamente antidemocráticas porque se hipotecó el campo mexicano sin el consentimiento de quienes en él habitan y de él viven, por lo que los únicos beneficiados han sido los consorcios transnacionales, como las mineras canadienses y las automotrices estadounidenses, en tanto que los salarios percibidos por los mexicanos continúan a la baja”.

El crecimiento de las industrias maquiladoras, incentivado por la disminución de la ventaja competitiva de China frente a México, se ha dado a costa de la sobreexplotación de los trabajadores, lo que podría conllevar en pocos meses a que el país ofreciera los salarios más bajos del mundo, incluso en niveles inferiores a China.

“La introducción desmesurada de las transnacionales no sólo ha estimulado la voracidad de las empresas y la clase política mexicana, sino que ha derivado en una crisis de la cultura alimentaria, observable en la cantidad de personas con sobrepeso y obesidad que existe en México, producto de la mayor disponibilidad de alimentos de baja calidad nutrimental”, agregó Guillermo Vargas.

En México, apuntan datos de la OCDE, el 34 por ciento de la población adulta es obesa, lo que le coloca en el segundo lugar mundial por debajo de Estados Unidos, donde el porcentaje es del 39 por ciento, mientras que ostenta el primer lugar en obesidad infantil, lo que ocasionará que en el corto plazo se incremente exponencialmente el gasto en salud.

“El crecimiento en el consumo de refrescos de cola sería una de las causas de que el presupuesto destinado a la salud sea absorbido en su totalidad por el tratamiento para los pacientes diabéticos para 2017”, apuntó Vargas Uribe.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus


Vargas Uribe reiteró que México es un país caracterizado por la profunda desigualdad en la distribución de la riqueza.
Vargas Uribe reiteró que México es un país caracterizado por la profunda desigualdad en la distribución de la riqueza. (2013-01-07)


© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados