CAMBIO DE MICHOACÁN
www.cambiodemichoacan.com.mx

Especial
El especial de Cambio
José María Morelos y Pavón, siempre vigente
Especialistas michoacanos coinciden que su pensamiento es importante en nuestros días, a propósito de los festejos del CCXLI Natalicio

Sábado 30 de Septiembre de 2006
Daniel Díaz
Cambio de Michoacán


Pareciera que los tiempos que corren no son propicios para hablar de la vigencia del pensamiento político-jurídico de José María Morelos y Pavón –el Siervo de la Nación-, y sin embargo, a casi 200 años de su fusilamiento y ante la evidente crisis política que reclama una reforma al «sistema», la propuesta al semiparlamentarismo del vallisoletano hoy más que nunca cobra vigencia, incluso se vuelve «necesaria».

Aunque casi como una moda que desaparece imperceptiblemente al igual que una nube en el verano, el pensamiento político-jurídico de José María Morelos y Pavón cobra vigencia en estos días en que la sociedad se encuentra «polarizada», pero a pesar de ello, aún quedan resquicios de conciencia histórica, conciencia e historia, que sólo nos podría servir para «conocer el pasado, enfrentar el presente y prevenir el futuro».

Como parte de los festejos del CCXLI Natalicio de José María Morelos y Pavón y como un breve homenaje de Cambio de Michoacán hacia el hombre más ilustre de la antigua Valladolid, realizamos tres entrevistas a tres especialistas en el tema, Antonio Tenorio Adame, licenciado en Derecho, crítico de la obra política de Morelos; José Herrera Peña, catedrático de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), doctor en Historia por la Universidad de la Habana, Cuba, y desde luego, a José Fabián Ruiz, director de la Casa Natal de Morelos, estudioso de la vida y obra del Siervo de la Nación.

Morelos: un hombre de Estado

En estos tiempos de penuria encontrar a un hombre de Estado –o un político estadista- sería casi imposible, sin embargo, recurrir a la vida y obra de Morelos, nos dice Antonio Tenorio, sería igual como salir al encuentro con el sentido que el vallisoletano le imprimió a la integración de una República, instruyendo un Poder Legislativo Supremo, que no es otra cosa más que la formulación del primer sistema parlamentarista de Latinoamérica.

A José María Morelos y Pavón se le puede considerar como un hombre de Estado –o estadista-, porque es una persona que da soluciones al futuro y también un político que instituye las entidades del poder del Estado.

A lo anterior, José Herrera Peña agregó que a Morelos se le debe reconocer como un «hombre de Estado», siempre y cuando se tome en cuenta que fue él quien estableció la división de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) a través de la Constitución de Apatzingán, sin embargo, un poco antes, cuando convocó al Congreso en Chilpancingo, propone que el éste sea quien promulgue las leyes fundamentales de México y se le delegue la función ejecutiva y el ramo de la administración a un generalísimo, a fin de que mantenga el control de todas las fuerzas de lucha contra el pueblo español.

«Se dice que la Constitución de Apatzingán no tuvo vigencia, y efectivamente no la tuvo en el campo, dominio, territorio o jurisdicción del gobierno de la Nueva España, de la misma manera que la Constitución de Cádiz no tuvo vigencia en los territorios dominados por las fuerzas insurgentes; pero así como la Constitución de Cádiz tuvo aplicación práctica en los territorios dominados por las fuerzas coloniales, de la misma manera la Constitución de Apatzingán tuvo vigencia en los dilatados territorios dominados por las armas insurgentes», explicó José Herrera.

Para sustentar las anteriores premisas, el catedrático recordó la existencia de un texto escrito por Felipe Remolina que se llama justamente así: La vigencia de la Constitución de Apatzingán, «donde por cierto prueba con documentos la vigencia tanto en el aspecto Legislativo, Ejecutivo y Judicial». Desde luego, para Fabián Ruiz, Morelos es y debe ser considerado un hombre de Estado, primero por sus lecturas de Adam Smith, Voltaire, Montesquieu, Juan Jacobo Rousseau, entre otros autores del llamado siglo de las luces, lo que originó en un ejercicio de suma inteligencia que emprendió Morelos para percibir que sólo en una República, dividida en tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, se podrían respetar los derechos fundamentales de los hombres, logrados a partir de la Revolución Francesa.

Morelos en la lucha de la Independencia

Para salir del lugar común, es decir, de ver en Morelos a un héroe de la lucha de la Independencia, según Antonio Tenorio se debe considerar al Siervo de la Nación, como un continuador de la lucha de la Independencia que encabezó Miguel Hidalgo, y que de no ser por la organización, formación y participación del Ejército colonial la Independencia hubiera tenido otro valor.

«Esta lucha permitió la formación de un ejército que le dio validez frente a la presencia del Ejército monárquico español, por lo que en ese instante, coyuntura o hecho histórico, vivimos bajo dos constituciones, por lo tanto, las leyes de indias o monárquicas empezaron a perder vigencia; es el nacimiento también en que una ciudadanía con el Estado constitucional empieza a diferenciar la República con la monarquía», recordó.

Incluso, mencionó que en la Constitución de Apatzingán se propuso una forma de gobierno que enfrentara al sistema monárquico, en ese sentido, es que «vamos viendo cómo México ha vivido en una permanente situación híbrida, pues sus instituciones se vienen moldeando conforme a sus necesidades, por ello, creo en la posibilidad de que la lucha de Morelos se prolongue mucho después de su sometimiento y fusilamiento».

Antonio Tenorio comentó que Morelos va más allá de los simples actos guerreros, de los simples actos de combates y, aún después de su fusilamiento, permanece por las instituciones que logró instaurar y con las que este país aún continúa.

Sobre este punto, Herrera Peña señaló que la importancia de Morelos en la lucha de la Independencia se deriva de Miguel Hidalgo, solamente que este último estuvo en la lucha nada más cuatro meses, «en realidad quien sentó las bases del nuevo estado nacional, pero justamente sucedió eso porque proclamó la liberación de los esclavos y de los siervos, al abolir la esclavitud, el tributo y las diferencias de clase, de acuerdo con el principio de que todos nacen libres e iguales en Derecho, sentó las bases de la ciudadanía universal, pues todos los mexicanos independientemente de su origen étnico o clase social, son libres».

Sucesivamente comentó que Morelos reconoció tácitamente en forma multitudinaria, la calidad de todos los mexicanos para elegir a sus gobernantes; ahora bien, al mismo tiempo Miguel Hidalgo en la práctica demostró que la soberanía dimana del pueblo, no lo proclamó teóricamente, pero lo ejerció, es decir, el poder que no tuvo como generalísimo y jefe del Estado mexicano beligerante, lo obtuvo con las armas. «Morelos es el que lleva a cabo todas las ideas que están en germen de vida, porque efectivamente, al convocar al Congreso constituyente, éste declara que todos los habitantes de la República o de la nación tienen derechos civiles y políticos, es decir, son acreedores a que se les reconozcan sus derechos humanos: libertad, igualdad, propiedad, incluso, agregó otro, el de la felicidad».

Vigencia del pensamiento de Morelos

José Herrera aseguró que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es una mezcla de varias ideas, según el catedrático, el propio Morelos declaró durante el proceso que se habían inspirado los «constituyentes» en la Constitución de Estados de Norteamérica (la forma de gobierno republicana y democrática), en la Constitución francesa (los derechos del pueblo como fuente de la forma de gobierno) y la Constitución española (la elección de los representantes de los pueblos sea directa), dos modelos europeos y uno americano.

Aunque la actual Constitución se inspiró en las propias ideas de Morelos, existen diferencias, por ejemplo, el artículo 5º de Los sentimientos de la nación, donde dice que «La soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano», con lo que se demuestras que no sólo está a favor de la libertad y en contra de las castas, sino sobre todo, en contra de las «diferencias sociales».

Para Antonio Tenorio ese tema genera una de tantas controversias que se han venido dando, pues se deriva por la lectura del artículo 1º de la Constitución Política del Estado de Michoacán, en donde se señala que se debe abolir la esclavitud y con lo que se comprueba que en México no está del todo abolida ésta.

«Uno que ve que en la situación actual nadie pensaría en la esclavitud, cosas que hasta cierto punto resulta lógico, sin embargo, la Constitución mantiene ese artículo como ícono de la génesis constitucional; pero replanteado en la repercusión del régimen político, diría que Morelos es la insistente conjetura y demanda que está presente a lo largo de todo el desarrollo político», explicó el tres veces diputado federal.

Ciudadanizar es algo que no hemos podido realizar, ya que las formas políticas en nuestro país, el estatus económico, la desigualdad social, la irregularidad en la distribución del ingreso determinan que ciertos niveles de población no puedan estar en condiciones de equidad, sin embargo, según Antonio Tenorio, son formas que el pensamiento de Morelos alcanzó a resolver en sus planteamientos.

El sistema parlamentario fue fundado por Morelos, «también a causa de él es que sucumbe, este ensayo político no logra sentar raíces en nuestro país, pues todavía los debates no alcanzan esa altura o madurez política en los actores».

Quizá sea por eso que en la actualidad, ante la crisis política que se presenta, se está considerando en la llamada reforma del estado, que no es otra cosa más que el cambio del régimen político, adoptar el semiparlamentarismo o semipresidencialismo, que está fundado en la visión de Morelos sobre la nación mexicana.

Por su parte, Herrera Peña se refirió a Los sentimientos de la nación para señalar que hay algunos artículos que están muertos y otros que están vivos, por ejemplo, el artículo 2º donde se toma la religión católica como oficial, eso ya ha sido superado por la libertad de cultos que se estableció en México desde 1860, estipulado actualmente en el artículo 24 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Como parte de la vigencia, aseguró el catedrático, el principio que establece a la soberanía como emanación del pueblo sirvió para que en la Convención Nacional Democrática del pasado 16 de septiembre se hiciera un ensayo, pero a pesar de todo, «sólo fue eso, un mero ensayo con el que se intentaba recobrar la vigencia de los planteamientos de Morelos».

Finalmente, para nuestros entrevistados, una de las aportaciones al status quo de la política por parte de Morelos, es el principio que establece a «la soberanía como fuente del poder y la única forma para que el representante facultado pueda ejercer ese poder».


Impreso el Viernes 31 de Octubre de 2014 desde ec2-54-237-184-242.compute-1.amazonaws.com
Consulte esta información en línea en: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=51229
Copyright 2014 | Cambio de Michoacán | Todos los derechos reservados
César Augusto Mendoza Moreno. RedCubeCMS