CAMBIO DE MICHOACÁN
www.cambiodemichoacan.com.mx

Sociedad
Lucha contra el hambre
El Banco de Alimentos de Morelia celebra 11 años de existencia
Una de las metas es atender a 10 mil familias michoacanas, asegura su fundador Se beneficia a unas16 mil personas de Charo, Tarímbaro, Indaparapeo y la capital michoacana

Sábado 26 de Agosto de 2006
Miryam Talavera
Cambio de Michoacán


Contribuir a la lucha contra el hambre y la desnutrición, así como brindar oportunidades de educación, es el compromiso que el Banco de Alimentos de Morelia ha consolidado al llegar a sus once años de existencia; teniendo como meta atender a diez mil familias michoacanas para que puedan acceder a mejores oportunidades de desarrollo.

El Banco de Alimentos de Morelia pertenece a la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos y surgió en agosto de 1995, ante la inquietud del arzobispo Alberto Suárez Inda de la Arquidiócesis de Morelia, de formar parte de ésta, contando con la colaboración de empresarios michoacanos como Gustavo Marroquín, Gregorio Gómez y Enrique Ramírez Villalón.

El arzobispo Alberto Suárez Inda comentó que el Banco de Alimentos se ha convertido en una semilla plantada que ha dado muchos frutos, sumándose a este radio de acción una gran lista de bienhechores, quienes han brindado su apoyo y simpatía, mediante su deseo de compartir.

La estructura en que opera la asociación ha permitido que tanto la recolección como la distribución sea de forma eficiente, de lo contrario se perdería una gran cantidad de alimentos que son rescatados con base en un criterio para hacerlos llegar a personas necesitadas, proporcionándoles así no sólo un alimento sino elementos de superación como apoyos para su educación.

Ante ello es preciso reconocer la labor de las personas que realizan diariamente el trabajo de pie en el campo como las trabajadoras sociales que visitan los 18 centros de distribución para apoyar a familias donde hay niños, adultos mayores desempleados que viven en la pobreza, precisó Suárez Inda.

Enrique Ramírez Magaña, presidente del patronato, mencionó los logros que ha tenido el banco desde su formación, como el que de 27 comunidades donde se atiende a cerca de 200 familias se han graduado 800 madres de familia, ya sea de primaria o secundaria, lo que contribuye a que cuenten con mayores oportunidades de desarrollo al capacitarse y apoyar a sus hijos en las tareas de la escuela; además, dentro de algunas comunidades opera el programa Huerto Familiar. «Las visitas semanales que se realizan a los habitantes de las comunidades beneficiadas permiten conocer sus necesidades de empleo, educación o el índice de desnutrición en los niños».

Para el sostenimiento del banco se requieren cuatro millones de pesos al año, de los cuales un millón es donado desde hace tres años por el gobierno de Michoacán, participando cinco directoras en diferentes áreas de organización, 14 trabajadoras sociales más una gran cadena humana, que contribuye día a día a que exista la diferencia entre comer y no comer en las comunidades o casas de asistencia de niños o adultos mayores.

Dona un millón de pesos gobierno del estado

En esta ocasión, Graciela Carmina Andrade García Peláez, secretaria de Desarrollo Social en el estado, entregó un millón de pesos a nombre del gobernador Lázaro Cárdenas Batel, y expresó que el gobierno nunca tratará de suplantar la labor de las organizaciones de la sociedad civil, pues son lazos de cariño y atención que se logran al visualizar la pobreza para tomarla como responsabilidad cívica, más no como bandera política.

Ganar-ganar

La directora operativa, Hermelinda Calderón Aguilar, se refirió a que durante todo el trayecto que ha tenido el banco se han beneficiado tres mil familias de municipios como Morelia, Charo, Tarímbaro e Indaparapeo, principalmente, lo que representa un promedio de 16 mil personas beneficiadas gracias a los esfuerzos de productores del campo, comerciantes de la Central de Abastos, centros comerciales, empresas locales y nacionales, que proporcionan en promedio 140 toneladas de alimento mensual.

Calderón Aguilar manifestó que entre los parámetros que se toman en cuenta para entrar al programa destaca que las personas vivan en condiciones de pobreza y muestren interés por mejorar su calidad de vida. «Se trata de ganar-ganar, que sea un trabajo mutuo para que las familias salgan adelante poco a poco. Estamos seguros que detrás de cada despensa se plantea un programa de desarrollo; apoyar en las necesidades básicas y dar algunas herramientas para que los beneficiados puedan mejorar sus condiciones de vida.

«Cabe destacar que las trabajadores sociales son quienes conocen perfectamente la situación de cada persona y corresponde a éstas detectar por qué los niños no acuden a la escuela, si es por no contar con los recursos para adquirir el uniforme o los útiles, o bien, porque no pueden trasladarse a la escuela», afirmó.


Impreso el Sábado 25 de Octubre de 2014 desde ec2-54-161-247-22.compute-1.amazonaws.com
Consulte esta información en línea en: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=49685
Copyright 2014 | Cambio de Michoacán | Todos los derechos reservados
César Augusto Mendoza Moreno. RedCubeCMS