Jueves 30 Octubre de 2014
Fracaso criminal
Julio Pimentel Ramírez
Jueves 13 de Febrero de 2014 • Enviar nota    • Imprimir
En todos los ámbitos de la realidad el modelo neoliberal, instrumentado en las últimas décadas en México, deja su impronta criminal al sumir al país en una profunda crisis económica, política y social que afecta a la mayoría de los mexicanos, degradando no solamente las estructuras estatales que atienden necesidades de sus habitantes, sino incluso a las relaciones sociales y al individuo mismo.

Solamente la vileza social y política, la pérdida de sensibilidad y solidaridad humana, pero sobre todo la ineficacia y la corrupción institucional, pueden explicar -por ejemplo- que mientras miles de indígenas de La Montaña guerrerense, afectados por el huracán “Manuel” hace casi seis meses, se encuentran al borde de una crisis alimentaria sin precedentes en comunidades “acostumbradas” al hambre, en instalaciones del DIF de Guerrero una gran cantidad de despensas se encuentran almacenadas sin ser entregadas a quienes con urgencia las necesitan.

Pero no solamente en este doloroso ámbito brota la descomposición del sistema, a la que parece que los mexicanos se acostumbran sin levantar la voz, cuando más rechazan con tenues susurros, valga la redundancia, pues cotidianamente nos enteramos de información que da cuenta de escándalos de políticos, discusiones de partidos en las que privan no los principios sino las ambiciones personales, pero sobre todo de noticias que dan cuenta de que la barbarie criminal, que no es privativa de Michoacán como pretenden hacer creer, no cede y cada día cobra más vidas a lo largo y ancho de la República.

Los feminicidios se acumulan, periodistas que cumplen con su deber son asesinados y en ambas situaciones las autoridades, sin realizar investigaciones a fondo, se apresuran a descalificar a las víctimas y emprenden el camino del desgaste, esperando que las exigencias de justicia se diluyan con el avance inexorable del tiempo o que sean otros los que enfrenten los reclamos.

La situación lacerante que padecemos los mexicanos, caracterizada por la aguda desigualdad social, con un puñado de multimillonarios en un polo de la ecuación y en el otro decenas de millones en pobreza (con lo que eso significa en desempleo, informalidad, salud, vivienda, educación…en fin en “calidad de vida”, en expectativas de un futuro mejor; factores que en conjunto explican en parte que en México los jóvenes se lancen al vacío que representa la delincuencia organizada o que opten por el suicidio directo), en un país succionado por un torbellino de violencia, tiene sus raíces en la política económica instrumentada durante las tres últimas décadas.

Si bien un sector de investigadores y medios de comunicación analizan y denuncian con relativa frecuencia que los gobiernos neoliberales del PRIAN son responsables de la crisis que nos atenaza desde que ellos asaltaron el poder (son maestros en eso de modernizar los fraudes electorales, ya sea mediante “caída de sistemas”, maniobras cibernéticas o compra de “sillas presidenciales”), no está de más citar el reciente estudio realizado por Centro de Investigación Económica y Política (CEPR, por su sigla en inglés), con sede en Washington.

El CEPR subraya que la pobreza sigue estable y los salarios se estancaron en México en los 20 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), acuerdo que prometía impulsar el crecimiento de México y generar nuevos puestos de trabajo, pero no estuvo a la altura de las expectativas, indicó dicho centro de análisis económico.

El tratado fue un terrible error, considerando cualquier indicador económico y social, e incluso comparado con el pasado mismo de México, dijo el codirector de CEPR, Mark Weisbrot, que condujo el estudio titulado ¿Ayudó el TLCAN a México? El informe de 21 páginas basado en estadísticas oficiales deja caer sombras sobre la economía de México, desde que se firmó el acuerdo con Estados Unidos y Canadá en 1994.

En ese periodo, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PBI) per cápita mexicano (18.6 por ciento) fue la mitad del promedio de América Latina, y aún menos comparado con el salto experimentado entre 1960 y 1980, cuando se duplicó. El bajo crecimiento impidió que México progresara en la lucha contra la pobreza, que se mantiene en 52.3 por ciento de la población, prácticamente inalterada en los últimos 20 años, reseñó el estudio.

Por su parte, los salarios apenas subieron 2.3 por ciento entre 1994 y 2012, mientras que el desempleo se ubica en cinco por ciento frente al promedio de 3.1 por ciento entre 1990 y 1994 (cabe anotar que este índice es atenuado por la informalidad y su consabida precariedad laboral, que al iniciar este año incluye a seis de cada diez personas que laboran). Pero el tratado tuvo un especial impacto en el campo, donde unos cinco millones de agricultores fueran desplazados entre 1991 y 2007 por los poderosos productores estadounidenses de maíz y no pudieron ser absorbidos en otros rubros. Ese proceso generó que unos dos millones de campesinos perdieran sus empleos, reseñó el informe.

En fin, los vacíos de poder dejados por el fracaso social del Estado neoliberal y que se traduce en el amenazante fortalecimiento del paramilitarismo, en el surgimiento de autodefensas y policías comunitarias, en crímenes de mujeres, jóvenes, niños, periodistas, etcétera, en la “epidemia” de secuestros que afecta a muchas entidades de esta sufrida República; pero que también se dejan sentir en los casos de mujeres que dan a luz en las calles, frente a deteriorados hospitales públicos, en la hambruna que amenaza a olvidadas comunidades, entre otros, solamente podrán ser superados cuando la sociedad organizada, unida y consciente, decida transitar hacia la construcción de un proyecto alternativo de nación, soberano y justo.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
Tiempo de crispación
Eduardo Nava Hernández

EDITORIAL
Normalistas sin liderazgos
Editorial

Acueducto
PRD, la carrera
Samuel Ponce Morales

La manga del muerto
La dictadura perfecta
Omar Arriaga Garcés

Los desafíos alimentarios
Marx Aguirre Ochoa

Ofrenda…
Xuchitl Vázquez Pallares

Migración México-EU
26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!
Carlos Enrique Tapia

EDITORIAL
Deslinde de responsabilidades
Editorial

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados