Jueves 24 Julio de 2014
EDITORIAL
Grupos de autodefensa
Editorial
Domingo 10 de Febrero de 2013 • Enviar nota    • Imprimir
La falta de respuesta de los gobiernos en materia de seguridad está obligando a que muchos ciudadanos y comunidades se organicen en sistemas de autodefensa, para enfrentar el acoso de la delincuencia organizada.

Ya sea en las colonias más afectadas de las ciudades o en comunidades en conflicto, la unión de los ciudadanos está logrando que la delincuencia se reduzca y que las autoridades realicen su trabajo.

Esta situación comprueba que la organización civil es la base para exigir cambios, pero también entraña un riesgo, pues a la larga podría generar la creación de guardias blancas que se salgan de control o bien que algunos grupos pretendan tomar la justicia por sus propias manos, como ya ocurre en la costa de Guerrero.

En Michoacán, de acuerdo con cifras oficiales, sólo en la zona oriental operan cerca de 40 grupos de autodefensa, mismos que realizan rondines para disuadir la presencia de la delincuencia organizada. En Cherán, Urapicho y Ostula también han debido crearse estos grupos, pues el acoso delincuencial era tan grave que prácticamente no se podía hacer nada.

Esta situación, es cierto, no es exclusiva de Michoacán. En la Costa Chica de Guerrero, el pasado 5 de enero se constituyeron grupos de autodefensa en cinco comunidades para enfrentar directamente a los delincuentes. Desde esa fecha, los civiles armados desplazaron a las autoridades de los tres niveles y asumieron las funciones de seguridad pública e impartición de justicia.

Sin embargo, la acción de los ciudadanos guerrerenses no quedó ahí. Durante una asamblea popular, los grupos de autodefensa armada acordaron instalar un tribunal ciudadano para someter a juicio a los inculpados, lo que significó una nueva escala de la problemática.

Se entiende la desesperación ciudadana ante el crecimiento de la delincuencia y la falta de eficacia con la que actúan los agentes del orden, muchos de ellos ligados a los grupos criminales. Sin embargo, no nos engañemos, es obligación de los gobiernos velar por la seguridad de los ciudadanos y mantener a raya a los delincuentes. De ninguna manera los habitantes de las colonias, los integrantes de las comunidades, deben tomar las leyes en sus manos, pues esto significaría el fracaso de la ley y los gobiernos.

Es verdad que los ciudadanos no se pueden quedar cruzados de brazos ante el crecimiento del delito. En este acoso, los gobiernos deben ser sensibles ante este tipo de demandas y actuar antes de que la situación se desborde y el derecho legítimo de la autodefensa se convierta en un peligro más, como ya ocurrió en Colombia.



La pregunta:



¿Está de acuerdo en la autodefensa para disuadir el crecimiento del delito?



No

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
EDITORIAL
Michoacán. Descomposición por todos lados
Editorial

La manga del muerto
GIFF
Omar Arriaga Garcés

Acueducto
Osorio Chong, decepción
Samuel Ponce Morales

Recuento de daños
Eduardo Nava Hernández

La Unión de Colonias Populares de Tuxpan
Mario Enzástiga

Andanzas y sosiegos
Y sigue la mata dando. (Dicho popular)
José Guillermo Muñoz Izquierdo

Contra la guerra…
Xuchitl Vázquez Pallares

Visor
Las actividades prioritarias en México
Francisco Lemus

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados