Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1003

Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1009
¿Es necesario y posible construir una alternativa pedagógica ante la ACE desde la escuela? - Cambio de Michoacán
Jueves 24 Julio de 2014
¿Es necesario y posible construir una alternativa pedagógica ante la ACE desde la escuela?
“La educación bancaria es un instrumento de opresión porque pretende transformar la mentalidad de los educandos y no la situación en la que se encuentran”.
Paulo Freire
Juan Pérez Medina
Lunes 15 de Agosto de 2011 • Enviar nota    • Imprimir
La Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) culmina una etapa de profunda reforma que inició en la década de los 90 y que trastocó a todo el sistema educativo, a través de modificar la legislación y normatividad (ANMEB, Ley General de Educación), las condiciones de trabajo (pago por estímulos), la administración y gestión escolar (descentralización, competitividad gerencial, consejos de participación social, evaluación externa), el financiamiento (financiamiento externo, presupuesto regresivo y pago por servicio educativo) y los planes, programas y contenidos educativos (reforma curricular, educación por competencias, programa nacional de formación docente estandarizada, etcétera), cuya finalidad ha sido la de adecuar a las necesidades del capital los procesos productivos; ya sea en el sentido estricto de formar capital humano (capacidades productivas) o como mecanismo ideológico de legitimación de la economía de mercado, y sus procesos exacerbados de competencia, consumo y destrucción.

La finalidad de esta propuesta está basada en el necesario control de los agentes educativos involucrados (maestros, alumnos y padres de familia), quienes son instrumento y finalidad a la vez: a ellos va dirigida la reforma y ellos tendrán que ayudar a concretarla. El discurso educativo neoliberal se presenta como un espacio para el aprendizaje, como una oportunidad en donde todo depende de los sujetos y su interés por aprender a ser competitivo, dejando de lado su condición socioeconómica y cultural de los mismos. Intentan hacer creer (y no en pocas ocasiones lo logran) que todas las personas están en igualdad de condiciones para acceder al conocimiento, como si no supiéramos (ahora más que nunca), que la condición social de cada individuo determina su posibilidad de hacerse de ese conocimiento.

La ACE es el medio último por el cual la reforma educativa neoliberal intenta asegurar su presupuesto ideológico: todo es competencia, todo es mercado. Radicaliza los mecanismos de control, cerrando vías alternas a su propuesta por medio de la implantación del currículo único, formación orientada a sus propósitos y premios o castigos como perspectiva para los docentes (Carrera Magisterial). Es decir: una propuesta curricular atada a una propuesta de competencia por estímulos.

El dispositivo está echado. Si un docente cumple los objetivos planteados, no sólo mantendrá su estatus salarial presente sino incluso, podrá mejorarlo; pero si falla, entonces no sólo bajará de nivel, sino que pondrá en riesgo su trabajo.

Entonces ¿cómo construir una alternativa que se observa tan necesaria? Sobre todo cuando vemos que mucho de lo que se hace en la escuela está destinado a no trastocar lo ya establecido, mediante el trabajo alienado de los docentes. Las prácticas educativas están caracterizadas en gran medida por los siguientes puntos:

1. La escuela se hace aburrida y molesta para educandos y educadores en la medida en que mediante el currículum oficial los despersonaliza obligándolos a realizar una serie de tareas escolares cuya utilidad pocas veces entienden y está desvinculada de sus intereses vitales en la vida cotidiana. Con esto la escuela introduce a los educandos en lo que Marx llamó “el trabajo enajenado” propio de la sociedad capitalista.

2. Así como la vida social capitalista promueve el individualismo y el interés por acumular bienes y dinero, la escuela actual generalmente propicia que sus estudiantes se interesen por la calificación y el certificado sin importarles la solidez de su propia formación.

3. Muchos de quienes se dedican a la docencia no cuentan con vocación y formación para ello, y ven a esta actividad como una opción de trabajo relativamente desvalorizada, ante la imposibilidad de realizarse en otras esferas profesionales.

4. La mayoría de los docentes se sienten mal remunerados y obligados a cumplir con la tarea rutinaria de enseñar una y otra vez los mismos temas que ellos han repasado por años, apresados por lo establecido en planes institucionales en cuyo diseño ellos no han participado y por supervisiones que les exigen cumplir con dosificaciones y metas establecidas, iguales para todos los educandos tomados individualmente.

5. El malestar de la sociedad se introduce a la escuela y genera estados neuróticos en alumnos y docentes, los cuales se canalizan a través de agresiones dirigidas hacia los eslabones más débiles que fungen como “chivos expiatorios” o drenaje de las neurosis colectivas. En las aulas los “chivos expiatorios” pueden ser los alumnos más inquietos, los atípicos en su manera de ser o los que tienen mayores dificultades de aprendizaje.

¿Qué hacer?

• Establecer un compromiso personal para cambiar nuestra práctica docente, privilegiando las tareas de organización, trabajo colegiado y por proyectos, de planeación, acción y evaluación escolar.

• Impulsar e integrar colectivos docentes en las escuelas, zonas escolares y municipios e integrarlos a un gran movimiento pedagógico en red.

• Intervenir, transformar o abandonar el currículo preescrito y elaborar nuestro propio currículo basado en las necesidades educativas de los educandos.

• Desarrollar una campaña que destierre el ausentismo de los docentes y los alumnos en las escuelas, combata las actividades de lucro y aquellas que atentan contra la educación gratuita, contra la salud física y mental de los alumnos y convoque al trabajo y a la lucha por la educación como un derecho social de las michoacanas y los michoacanos.

• Desarrollar un programa alternativo y permanente de formación pedagógica desde los colectivos docentes y asumir la responsabilidad de mejorar los resultados educativos.

• Establecer programas que vinculen la escuela y la comunidad para desarrollar actividades que fortalezcan la formación humanística de los educandos y los lazos de unidad e identidad popular.

• Asumir el enfoque de la pedagogía crítica y la metodología de la investigación - acción como el fundamento epistemológico y filosófico propio de la escuela en movimiento, transformadora y emancipadora que necesitamos.

Construir una propuesta alternativa ante la ACE no sólo es necesario, sino también posible. En estos momentos se deberá asumir la dualidad como estrategia, siguiendo los pasos de la legalidad administrativa, pero asumiendo nuestra propia legalidad, aprovechando los espacios propios de la autonomía escolar para reconstruir la escuela pública verdaderamente humanizada. Si enseñamos a nuestros alumnos a ser, a conocer, a hacer y a convivir, seguramente acabarán siendo los mejores ante cualquier reto que desde cualquier ámbito les impongan, y ya no más serán receptáculos vacíos que hay que llenar de información inútil. Avancemos como sea posible, con compromiso y creatividad. Transformemos la escuela y derrotemos la ACE.



Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
EDITORIAL
Michoacán. Descomposición por todos lados
Editorial

La manga del muerto
GIFF
Omar Arriaga Garcés

Acueducto
Osorio Chong, decepción
Samuel Ponce Morales

Recuento de daños
Eduardo Nava Hernández

La Unión de Colonias Populares de Tuxpan
Mario Enzástiga

Andanzas y sosiegos
Y sigue la mata dando. (Dicho popular)
José Guillermo Muñoz Izquierdo

Contra la guerra…
Xuchitl Vázquez Pallares

Visor
Las actividades prioritarias en México
Francisco Lemus

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados