Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1003

Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1009
Transversalidad del enfoque de género - Cambio de Michoacán
Lunes 20 Octubre de 2014
Transversalidad del enfoque de género
“El compromiso de la comunidad internacional con los objetivos de la igualdad entre los sexos son una agenda cuya reorganización se gesta en la ciudad de Beijing, China, en el año 1995”
Plataforma de Acción de Beijing
Cambio de Michoacán
Sábado 20 de Septiembre de 2008 • Enviar nota    • Imprimir
Por invitación de la Instancia de la Mujer en Pátzcuaro, acudimos a la vecina población de Erongarícuaro el pasado viernes 12 de septiembre Olivia García y una servidora (en representación del Cepreg María Luisa Martínez), para asistir al primer Taller de Capacitación y Sensibilización sobre Transversalidad del Enfoque de Género para Servidores Públicos, impartido por la Secretaría de la Mujer del gobierno del estado, con duración de cuatro horas.

Además de funcionarios(as) del Ayuntamiento del municipio anfitrión, acudimos aproximadamente 40 ciudadanos(as) y funcionarios(as) de Pátzcuaro, Uruapan y Tingambato, con quienes compartimos las dinámicas, reflexiones y experiencias orientadas a generar una mejor comprensión sobre lo que el enfoque y la equidad de género pueden propiciar al ser aplicados en todo programa, proyecto y acto de gobierno.

Fue la antropóloga Cecilia Patiño Siciliano quien condujo la sesión, durante la cual nos fue posible conocer a grandes rasgos lo que asistentes (hombres y mujeres) pensamos acerca de la construcción social del “género”, sus diferencias biológicas y contraídas, así como los “roles” o el “deber ser”, impuestos en una sociedad altamente androcentrista como la nuestra.

Partimos del entendido de que la incorporación de la equidad de género como tema de debate y políticas públicas, viene siendo el resultado de un largo proceso social y político que se ha dado en variados escenarios, y en el que han participado distintos actores.

Haciendo memoria, recordamos que la posibilidad del reconocimiento de la equidad de género como una dimensión fundamental de la equidad social, se ha sustentado en gran medida en la visibilidad y legitimidad que el movimiento de mujeres ha logrado en los últimos 20 o 25 años; en el tipo y calidad del conocimiento que se ha producido y produce sobre las relaciones de género, así como el debilitamiento de las resistencias que promueve o promovemos las mujeres como nuevo actor social, cuyas demandas cuestionan la estructura de poder y la organización de la vida cotidiana.

Muchas de las compañeras ahí presentes hicimos remembranza de cómo en la década pasada hubo avances significativos para visibilizar la situación de postergación de las mujeres y también hubo reconocimiento de algunas reivindicaciones de nuestro sexo por parte de los sectores y fuerzas más progresivas, pero aún así, no se logró construir la equidad de género como una dimensión impostergable de la equidad social y como tema de política y responsabilidad gubernamental.

En esta década las mujeres hemos adquirido legitimidad, no sólo por la participación en las luchas antidictatoriales y por el aporte a la supervivencia familiar. También se empiezan a reconocer nuestros aportes en el desempeño profesional y un importante papel en la generación de vínculos sociales en una sociedad cada vez más fragmentada, además de los que creamos entre la institucionalidad pública y la sociedad.

No obstante la realización de todas estas nuevas potencialidades que implican nuevas exigencias, las integrantes de asociaciones, redes civiles y también las mujeres que tienes responsabilidades públicas, estamos obligadas a acceder a una nueva lógica y lograr una mayor comprensión del funcionamiento de las instituciones y producir conocimientos más específicos, sumergidas todavía entre quehaceres hogareños cotidianos, crianza y cuidados a hijos(as) y que enfermemos, burocracia e incomprensión de funcionarios(as), aunados a la insensibilidad social.

Cecilia Patiño nos habló con bastante claridad de cómo (todas y todos) hemos contribuido a la desvalorización del mundo femenino y cómo esta forma de desvalorización nos ha golpeado, como mujeres, en lo público y en lo privado, convirtiéndose en un problema estructural que ha excluido al género femenino en todos los ámbitos de la sociedad. Sobre todo en las sociedades capitalistas donde el trabajo reproductivo de las mujeres resulta invisible.

En México y en la mayoría de los países del mundo, acordes con los compromisos firmados en la Conferencia Internacional sobre el Desarrollo y la Población, celebrada en El Cairo en 1994, se ha pretendido incorporar la perspectiva de género en los programas y políticas públicas y se han abierto un sin fin de espacios académicos que buscan, desde esta perspectiva, profundizar y contribuir con sus análisis.

Así, en la segunda parte de la década de los 90 y luego de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (septiembre de 1995), pudimos atestiguar el desarrollo de proyectos de capacitación para los aparatos legislativos, oficinas de gobierno e instituciones académicas (sobre todo el DF), que buscan poner al día las iniciativas para atender problemáticas derivadas de las relaciones entre los géneros. Y la incorporación del género en las acciones públicas por lo menos ha inundado el discurso político y social.

Quienes trabajamos en pro de la equidad de género sabemos que existe un acuerdo entendido que considera la transversalidad del género como un enfoque para reducir la desigualdad entre mujeres y hombres en el acceso a oportunidades, recursos y poder, haciendo intervenir el principio de equidad en todas las políticas públicas, tendiente a cerrar las brechas de inequidad en todos los campos.

Las propuestas de intervención derivadas de la IV Conferencia Internacional de la Mujer plantearon el avance hacia intervenciones que están propiciando reformas estructurales al sistema de género y surge con ellas la expresión “transversalidad de género”, que consiste en transformar el orden social de género establecido en la familia y en la vida, el mercado de trabajo y el Estado, a partir de incorporar la perspectiva de género en todo el proceso de elaboración e implementación de las políticas públicas.

Con esta nueva estrategia se busca evitar la tendencia de los gobiernos de atender las demandas de género como “asuntos de mujeres”, encajonados en programas específicos con un poco presupuesto y desvinculados del curso principal de las políticas públicas.

La transversalidad de género en las políticas municipales nos permitirá crear proyectos y programas ambientalmente sanos y socialmente justos, con igualdad de oportunidades, integrales, participativos, sustentables y democráticos. La transversalidad de género considera los tres órdenes de gobierno en sus tres ámbitos: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como sus tres áreas: normativa, operativa y administrativa.

Ese mismo viernes 12, antes de dar inicio al taller, fue inaugurada la Instancia de la Mujer del municipio de Erongarícuaro, siendo motivo para que la antropóloga Cecilia Patiño resaltara la misión que tienen estos espacios en la vida orgánica de los ayuntamientos: fortalecer el trabajo de las y los funcionarios, promoviendo el enfoque de género como eje transversal en todos los programas y políticas de gobierno.

Como ciudadanas(os), consideramos un deber permanecer atentas(os) al desempeño de estas instancias, contribuyendo en lo posible para llevar adelante sus justos propósitos.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
Editorial
Dolor e indignación
Editorial

El Quijote
El Quijote
El Quijote

La migración interna
Uriel López Paredes

Psicomentario Deportivo
Valentía
David Romero Soria

Elogio al comisionado
Julio Pimentel Ramírez

La palabra andante
¿Hasta dónde les ordenaron llevarnos?
Leopoldo Chassin Ramírez

Testimonio
Aquiles Gaitán

Editorial
El Festival de Cine
Editorial

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados