Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1003

Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1009
“El Ponchis” y su cruda realidad - Cambio de Michoacán
Sábado 1 Noviembre de 2014
“El Ponchis” y su cruda realidad
Marco Antonio Duarte
Lunes 6 de Diciembre de 2010 • Enviar nota    • Imprimir
Más allá de que el pasado del llamado niño sicario fue un grave error en su aún corta vida, el futuro de El Ponchis no parece nada alentador en un sistema de readaptación social que, desde hace varios años, se ha convertido en la principal escuela del crimen.

El Ponchis, quien nació en San Diego, California, encierra una historia de maltrato, de pobreza y de falta de oportunidades educativas, como tantos otros niños de México, quienes, sin saberlo, podrían ser los clones de este famoso niño sicario.

Pero, El Ponchis, aunque reconoció su arrepentimiento tras confesar su participación en al menos cuatro decapitaciones de narcotraficantes rivales del cártel del Pacífico Sur, podría nunca corregir sus pasos.

El niño sicario, de aún catorce años de edad, está a disposición de un juzgado especializado que tratará su caso bajo la Ley Juvenil del Estado de Morelos.

De ser encontrado culpable, El Ponchis podría pasar un máximo de tres años de reclusión en algún Centro de Integración Juvenil o Albergue Tutelar, de acuerdo a la ley de justicia juvenil.

Estos centros de readaptación y reinserción social, al igual que los grandes penales de baja, mediana y máxima seguridad del país, son ampliamente conocidos por hacer las veces de escuelas del crimen.

El Ponchis, de recibir la pena máxima que contempla la Ley Juvenil, se reintegrará a la sociedad casi a los 18 años de edad, luego de pasar recluido tres importantes años de su adolescencia.

¿El gobierno de Morelos podrá garantizar la readaptación de El Ponchis? ¿El caso del niño sicario no se convertirá en el del adulto criminal?

Estas preguntas, sin duda, son difíciles de contestar para el gobierno de Marco Adame Castillo, así como el de las demás entidades federativas y el Ejecutivo Federal.

Sabe usted, amable lector, ¿qué porcentaje de los delincuentes “readaptados” reingresan a las cárceles? Esta respuesta aún es más difícil de responder o, más bien, incómoda de contestar para cualquier administración estatal y federal, toda vez que existen miles de casos de reingresos a los penales, a lo largo y ancho del país.

Desafortunadamente, en el caso de Michoacán, hay cientos de Ponchis que, ya sea de día o en las penumbras de la noche, se convierten en los ojos, las “mulas” o en la carne de cañón de los criminales.

Aquí, basta con observar detenidamente en cada uno de los principales cruceros viales, donde abundan pequeños que bajo los influjos del alcohol o las drogas limpian parabrisas a cambio de unas monedas, claro, para seguir con las adicciones.

Pero también cumplen otra función más importante para el crimen organizado, pues son ellos quienes, a través de su ir y venir por los carriles de las avenidas, calles y periféricos, observan los rostros, las características de los conductores y sus acompañantes, así como del interior de cada vehículo.

¿Por qué cada día hay más niños y jóvenes en los cruceros? Sencillo, ganan dinero fácil por realizar una actividad que, para ellos, es como convertirse en un agente secreto con la misión de espiar al enemigo.

Son los cientos de Ponchis quienes alertan a las células de sicarios cuando entran a las ciudades comandos armados antagónicos o, incluso, cuando se desplazan funcionarios incómodos o personas candidatas a “levantones” y extorsiones.

A pesar de ello, actualmente no hay una política pública capaz de rescatar a estos niños de las garras del crimen organizado.

Mucho menos existen programas que garanticen la readaptación y reinserción social de menores infractores, quienes, tarde o temprano, terminan por enfrentarse a esta cruda realidad, como El Ponchis, el niño sicario.



Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
EDITORIAL
Cayó Desiderio; ¿Quién sigue?
Editorial

Gobernador de nueve a cinco
Jorge A. Amaral

El derecho y sus glosas
El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo
José Padilla Alegre

Trascender la muerte
Alma Gloria Chávez

El priismo deleznable y el síndrome de Fox
Ismael Acosta García

Traición consumada
Julio Pimentel Ramírez

EDITORIAL
La decepción
Editorial

Acueducto
UMSNH, rehuir al debate
Samuel Ponce Morales

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados