Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1003

Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1009
El arte de Cúchares - Cambio de Michoacán
Lunes 22 Septiembre de 2014
Toros y algo más
El arte de Cúchares
Enrique León `Don Piri´
Miércoles 20 de Mayo de 2009 • Enviar nota    • Imprimir
Se piensa comúnmente que llamar al toro arte de Cúchares es algo caprichoso, sin fundamento histórico. Pero no. El pueblo que así nombró tenía razón. Cúchares dio el primer paso hacia el toreo de hoy para romper con la idea que limitaba al toreo de sus tiempos. Lo que el toreo es hoy empezó a serlo por Francisco Arjona Herrera, a quien apodaban Cúchares. Nació este genial e imaginativo toreo en Madrid el 19 de mayo de 1918, pero se le consideraba sevillano porque radicó siempre en la ciudad de Giralda. Murió en La Habana, Cuba, en 1968 a consecuencia del motivo negro. Cúchares supo que al toreo no había que someterlo a normas y técnicas rígidas, porque no puede compararse con una actividad científica, simplemente porque cada caso modifica las reglas.

Como cada cabeza es un mundo. Hay quienes piensan que el toreo tiene que estar basado en la cartilla y en las llamadas técnicas. Por eso quiero comentar lo que en una entrevista me dijo David Silvetti: “Yo dejo las técnicas aprendidas en el burladero y voy al toro para hacer lo que mis sentimientos me dictan”.

Cúchares estuvo en la escuela Tauromaquia de Sevilla, donde pronto se dio cuenta que las reglas eran sólo un punto de partida y que después de aprendidas hay que olvidarlas a tiempo, como al primer amor, para que no nos pase toda la vida. Abandonó la escuela sevillana para encontrar el territorio en el que pudiera desarrollarse, o sea, en el campo ilegal de lo desconocido, todo aquello que se opone a lo convencional.

El paso de Cúchares por el toreo se manifiesta no tanto en el recuerdo de su arte, sino en su permanencia, tenidas entonces por viciosas y adaptadas, después como normales, y ellas son lo principal del toreo con la mano derecha para animar la función, como él decía, no como lo exigía el director de la escuela rondeña, su rival El Chiclanero. Nadie adivinaba que en sus lances dibujaba rasgos definidos del toreo moderno. El Chiclanero recitaba con perfección la cartilla, repetidas formas, calcaba perfiles. Cúchares hablaba con el pueblo del lenguaje de la calle, el aire todavía no se enrarecía. Cúchares enseñó que lo mejor del toreo es que nada está escrito. Duelo eterno entre lo normativo y lo espontáneo brotado de la imaginación.

Algunos periodistas taurinos escribieron que la competencia la ganó El Chiclanero, y tal vez la ganó en la academia, porque en la historia está claro que la conquistó Cúchares, quien dejó marcado que la muleta no sólo valía para preparar al toro a la muerte, la hizo valer también como instrumento de amenidad, gracia, arte y destreza, la picardía de todo.

A diestra y siniestra, con la izquierda y con la derecha, Cúchares le quitó a la muleta su servidumbre de azafata de la espada. La colocó en el trono del toreo, e hizo con ella eso, el arte de Cúchares y Chiclanero, sin embargo seguimos viendo que los toreros que aplican las normas y las técnicas a su quehacer es mental, sin emoción qué transmitir.

Algo más. El burocratismo en algunos empleados de gobierno es francamente invencible, hemos podido vencer a grandes temblores, huracanes y hasta la influenza humana nos está pelando los dientes, pero el burocratismo es inmortal, estuve en la Secretaría de Comunicaciones y Trasportes en el área del Servicio Público Federal para solicitar información para tramitar un juicio. Fui al Jurídico que está a cargo del licenciado Salvador Pérez, quien no estaba, esperé que llegara la secretaria que para varias tampoco estaba. Llego meneando alegremente el botecillo con cara de pocos amigos, le platiqué el asunto y para pronto me dijo que eso tardaba diez días, le respondí que ese trámite no podía tardar tanto, total, en tono despectivo y grosero me mandó por un tubo. ¿Hasta cuándo tendremos que seguir aguantando a secretarias que amanecen encabritadas porque en la noche no les dieron para sus tunas?, aparte de peladitas son ineficientes.

Ojo señor director para ver qué clase de cucarachitas tiene en sus oficinas, y ojo también para el licenciado Salvador Pérez con su secretaria de mentiras y balín.

Suerte y al toro.

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
EDITORAL
La violencia que no cesa
Editorial

Dormingo
Las carreteras
Carlos González Martínez

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos
Ismael Acosta García

Divisionismo, el enemigo a vencer
Jorge A. Amaral

Divisionismo, el enemigo a vencer
Jorge A. Amaral

Pátzcuaro: festejos de aniversario
Alma Gloria Chávez

El derecho y sus glosas
La Ley Federal de Consulta Popular
José Padilla Alegre

EDITORIAL
Huelga del STASPE
Editorial

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados