Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1003

Warning: extract() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/adminx/public_html/nimda/clases/clase_noticia.php on line 1009
Principios que rigen una elección - Cambio de Michoacán
Jueves 24 Abril de 2014
Principios que rigen una elección
Juan Solís Castro
Lunes 20 de Abril de 2009 • Enviar nota    • Imprimir
En los estados democráticos las elecciones implican un conjunto de actos en los que participan los ciudadanos, los partidos políticos y las autoridades electorales, administrativas y jurisdiccionales, que tienen por objeto la renovación periódica de los poderes Legislativo y Ejecutivo, en el ámbito federal, estatal y de los órganos municipales. Constitucionalmente, el Instituto Federal Electoral se instituye como órgano público autónomo encargado de organizar las elecciones federales, por lo tanto, se trata de una autoridad administrativa; mientras que el Tribunal Electoral es el órgano especializado y la máxima autoridad jurisdiccional en materia electoral, que tiene por objeto garantizar la constitucionalidad y legalidad de los actos electorales.

Por ello, todos los actos de una elección deben regirse bajo los principios de legalidad, certeza, independencia, imparcialidad y objetividad; pero ¿en qué consiste cada uno de estos principios? El principio de legalidad significa que los ciudadanos y las autoridades electorales deben actuar en estricto apego a las disposiciones consignadas en la ley, de tal manera que no se lleven a cabo conductas caprichosas o arbitrarias al margen del texto normativo; el de certeza, implica que todos los participantes del proceso electoral conozcan previamente con claridad y seguridad, las reglas a que su propia actuación y la de las autoridades electorales están sujetas, de ahí que la propia Constitución establezca que las leyes electorales, federales y locales deben promulgarse y publicarse por lo menos 90 días antes de que inicie el proceso electoral en el que se vayan a aplicar, prohibiendo que haya modificaciones fundamentales a las leyes electorales, durante el desarrollo del proceso electoral; el de independencia se traduce en que los órganos electorales, como el IFE y el Tribunal Electoral, puedan actuar con autonomía y libertad frente a los demás órganos del poder público, a fin de estar en aptitud de resolver de manera objetiva e imparcial; por lo que el principio de imparcialidad se traduce en que los órganos electorales actúen y decidan en el marco de sus atribuciones, por encima de sus preferencias políticas, supeditando cualquier interés personal o partidario, al servicio de la voluntad del ciudadano; y el principio de objetividad que obliga a que las normas y procedimientos electorales estén claramente diseñados y con independencia del sentir, pensar o interés de los integrantes de los órganos electorales a fin de evitar manipulaciones en el proceso electoral.

Ahora bien, cuando se vulneran algunos de los principios ya referidos, puede actualizarse desde la nulidad de votación recibida en una o varias casillas, hasta el extremo de declarar la nulidad de una elección; pero algo importante que se debe resaltar es que la nulidad en materia electoral no opera de oficio, sino a instancia de parte agraviada, es decir; se requiere que los ciudadanos, los candidatos o los partidos políticos hagan del conocimiento a la autoridad competente, sobre los actos u omisiones que consideren que transgreden los principios ya señalados, por lo tanto, es necesario que los ciudadanos tengamos una educación cívica, política y jurídica elemental, que nos permita defender nuestro voto y defender una elección. Finalmente sostengo que México marcha a la normalidad democrática, sólo en la medida en que sus ciudadanos tengamos una educación suficiente que nos permita conocer y comprender nuestras obligaciones, nuestros derechos, y lo más importante, los medios legales para hacerlos respetar. Antes no.



Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
EDITORIAL
México, país de no lectores
Editorial

Acueducto
STASPE, ¿dignidad?
Samuel Ponce Morales

Gabo y la insoportable enfermedad de la ternura
José María Carmona

Debatamos Michoacán
Cultura gay
Gerardo A. Herrera Pérez

Migración México-EU
Gabo
Carlos Enrique Tapia

Los intelectuales y el poder
Alejandro Vázquez Cárdenas

EDITORIAL
La corrupción de los autodefensas
Editorial

Acueducto
El grupo de Reyna
Samuel Ponce Morales

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados