Viernes 24 Octubre de 2014
Acueducto
Michoacán, ¿desaparición de poderes?
Samuel Ponce Morales
Miércoles 30 de Octubre de 2013 • Enviar nota    • Imprimir
Otra vez. En el Senado de la República resurgen voces con visiones centralistas y/o protagónicas con tintes políticos, aunque más panistas que perredistas que, como consecuencias de la reciente violencia en determinadas partes del territorio michoacano, reclaman desaparición de poderes.

Para esas voces, la violencia se da porque existe ingobernabilidad a lo largo y ancho de la entidad, pese a que ésta se sitúa en puntos específicos, y por eso, refieren, se necesita esa desaparición que según ellas, está contemplada en la fracción V del artículo 76 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

Y, bueno, si bien nadie pretende minimizar que la constante y permanente violencia en Michoacán provoca incertidumbre entre la población e inhibe el desarrollo económico, su agudización es focalizada sobre todo en una parte, que no en toda, de la región de Tierra Caliente.

También es cierto que esa ola de violencia, al igual que la endeble economía estatal, empezó a crecer en los tiempos en que el país fue gobernado por panistas y el estado por perredistas, más que nada por un enfrentamiento ideológico entre ambos, derivando en una falta de coordinación institucional.

Y en ese afán de derrocar al actual titular del Ejecutivo michoacano los hacedores de discutible propuesta de desaparición de poderes no sólo le faltan al respeto a los integrantes del Judicial y del Legislativo local -incluso a sus propios diputados incrustados en él-, sino juguetean con la soberanía del estado.

Para esas voces es más fácil desaparecer poderes que buscar opciones para contrarrestar esa violencia y esa focalizada ingobernabilidad; parecería que hay algunos que lejos de buscar un mejor desarrollo para Michoacán, sólo busquen ventajas políticas a través de la estridencia mediática.

Y si bien es cierto que el artículo 76 de la Constitución establece como una facultad del Senado abordar el tema de la desaparición de poderes de un estado, la Ley Reglamentaria de la Fracción V del Artículo 76 de la Constitución establece en su Artículo 2º que para ello, los requisitos son únicamente en los casos de que los titulares de los poderes constitucionales:

I.- Quebrantaren los principios del régimen federal. Lo que no aplica, pues los tres poderes públicos (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) de Michoacán, en ningún momento se han desprendido del Pacto Federal, continúan operando como gobierno de una entidad que pertenece a una República Federal y respetan la Constitución Política Federal que es la Ley Suprema de la Nación, así como todo el marco jurídico de México.

II.- Abandonaren el ejercicio de sus funciones, a no ser que medie causa de fuerza mayor. Lo que no aplica, pues en ningún momento han abandonado sus funciones como gobernantes los integrantes de los tres poderes públicos.

III.- Estuvieren imposibilitados físicamente para el ejercicio de las funciones inherentes a sus cargos o con motivo de situaciones o conflictos causados o propiciados por ellos mismos, que afecten la vida del estado, impidiendo la plena vigencia del orden jurídico. No aplica, pues ninguno de los integrantes de los tres poderes públicos (diputados locales, gobernador, magistrados y jueces), están imposibilitados físicamente para trabajar, y mucho menos, todas estas personas han generado o propiciado conflictos que afecten la vida del estado o la vigencia de las leyes de la entidad.

IV.- Prorrogaren su permanencia en sus cargos después de fenecido el periodo para el que fueron electos o nombrados y no se hubieran celebrado elecciones para elegir a los nuevos titulares. Sencillamente no aplica, pues ninguno de estos gobernantes se ha aferrado a su silla.

V.- Promovieren o adoptaren forma de gobierno o base de organización política distintas de las fijadas en los artículos 40 y 115 de la Constitución General de la República. No aplica, pues ninguno de los integrantes de los tres poderes públicos ha negado que los michoacanos son parte de una República representativa, democrática, laica, federal, compuesta de estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una Federación establecida según los principios de la Constitución Federal (Artículo 40), y tampoco han negado que todos los michoacanos viven y forman parte de municipios, que son las células base de la organización política y social de México.



Cantera



“Jesús Reyna es un hombre de mi confianza. Está de vacaciones, pero lo invitamos a colaborar con nosotros. A su regreso platicaremos, pero está abierta la opción a que regrese como secretario de Gobierno”: Fausto Vallejo Figueroa, gobernador de Michoacán, al ser entrevistado ayer sobre el tema.



Canterita



Toc, toc... Aun con la razón que en algunos puntos pudiera tener, ¿no se han dado cuenta que el obispo de Apatzingán, Miguel Patiño Velázquez, en su teoría de que Michoacán es un estado fallido, utiliza elementos y lenguajes de color azul?



Goteo



Ahora, resulta que Mexicanos Primeros y/o Michoacanos Primero pretenden usar a los padres de familia como carne de cañón...

Tu opinión es importante:

blog comments powered by Disqus
 
 
Acueducto
PAN, cuidado
Samuel Ponce Morales

La manga del muerto
Rotundamente no
Omar Arriaga Garcés

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)
Hugo Rangel Vargas

Morelia de carne y hueso
Cuarenta y tres
Margarita Vázquez Díaz

En llamas
Columba Arias Solís

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia
Ismael Acosta García

Prismas
La crítica de arte según Oscar Wilde
Laura Sillas

Vivilladas
Michoacán, ¿un paraíso frustrado?
Gilberto Vivanco González

 
© Copyright 2014 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados