Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
De Gonzalo Curiel y la música mexicana
Martes 22 de Septiembre de 2015
A- A A+

Es costumbre en este mes de septiembre y en este país que las orquestas de música clásica con actividad regular presenten programas con música mexicana; los aniversarios del inicio y la consumación de la Independencia son buenos pretextos. Así fue con la Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM) el 12 y 13 de septiembre pasados en la Sala Nezahualcóyotl de la Ciudad de México. Bajo la dirección del maestro Iván López Reynoso, que fue alumno del Conservatorio de las Rosas y ahora es el director asistente de esa orquesta, presentaron un programa con algunos de los grandes caballitos de batalla de la música sinfónica mexicana, como Sensemayá; de Silvestre Revueltas, la Sinfonía india, de Carlos Chávez, y el “Huapango”, de José Pablo Moncayo. Pero también hubo música de José Rolón, Armando Luna y Gonzalo Curiel; de éste, el Concierto para piano y orquesta Número 2, llevando como solista al maestro mexicano Rodolfo Ritter. De esto último trata esta entrega.
Gonzalo Curiel (1904-1958), de Jalisco, es conocido y muy reconocido por su música popular, de corte romántico y gran lirismo. ¿Quién, de apenas dos generaciones anteriores a la actual, no recuerda con cariño y emoción “Vereda tropical”, “Noche de luna”, “Traicionera”, “Caminos de ayer” y muchas otras de las que hizo letra y música?
Desde muy niño aprendió a tocar piano, guitarra y violín, pero a pesar de su clara vocación musical, su padre nunca quiso que fuera músico y estudió hasta el cuarto año de Medicina en su natal Guadalajara. Pero a los 23 años de edad se rebeló, renunció a la universidad y se fue a la Ciudad de México. Trabajó como pianista, pianista acompañante, creador y director de orquestas populares y, desde luego, como prolífico compositor. Otras de sus bellas canciones son “Morena linda”, “Incertidumbre”, “Un gran amor”, “Son tus ojos verde mar”.
Otra vena musical notable de Gonzalo Curiel fue su música para el cine. Hizo la de 180 películas mexicanas y también compuso para cintas estadounidenses y francesas. En 1954 recibió el Premio Ariel por su música para el filme Eugenia Grandet. Indudablemente fue en este género donde aprendió y se entrenó para abordar, con enorme calidad, la música sinfónica. Sus tres conciertos para piano y orquesta, de tres movimientos cada uno, dan fe de esta afirmación.
Ese domingo 13 de septiembre vi y escuché el programa de la OFUNAM por televisión. Repito que el Concierto número 2 para piano y orquesta de Gonzalo Curiel fue con el maestro Rodolfo Ritter como solista y la dirección de Iván López Reynoso. Estupendas la obra y la interpretación.
El concierto es un manifiesto de la sólida preparación musical de Gonzalo Curiel. Es claramente moderno y tonal, de sentimiento romántico muy lírico en el primer movimiento, donde utiliza motivos de “Vereda tropical”, de armonías modernas y complejas, una notable dinámica en el tiempo y en el volumen y una orquestación muy llena, muy propia de Gonzalo Curiel. Este concierto tiene mucha más calidad que muchos otros, antiguos y modernos, que andan por ahí circulando, con más pena que gloria y dando tumbos, en el ámbito de la música sinfónica de todo el mundo. Es mi opinión.
Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural

Tapabocas del último concierto de la OCUM

Buen concierto de la Osidem en su casa

Los tiempos cambian

De los Niños Cantores de Morelia, con motivo del Día del Niño

Buen miniconcierto de la OCUM

Horacio Franco y la Osidem en el Teatro Ocampo

Buena música en el Centro Cultural de la UNAM

De la música en Semana Santa en Morelia

Lindo miniconcierto de la OCUM

De Las cuatro estaciones de Vivaldi y de los temperamentos en la interpretación musical

A 20 años de la muerte de Eduardo Mata

Promesa cumplida

El Festival de Guitarra y este jueves de “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

La OCUM, Gellya Dubrova y mis recuerdos

De la armonía…

La OCUM abrió el año musical 2015

De los orígenes de nuestra música

Para variar, digamos de variaciones

¿Qué esperar de la música?

De los Reyes Magos, las fantasías, las ilusiones y los sueños

De la música para Navidad

In memoriam Luis Herrera de la Fuente

Buenas cuentas al final del Festival de Música de Morelia

Diario personal en estos días del Festival de Música de Morelia

Abrió el XXVI Festival de Música de Morelia

Una vez más, Festival de Música de Morelia habemus

Del nacimiento de la música según Alejo Carpentier

Algunas reflexiones sobre esto de escribir de la música

Orquesta Sinfónica de Lázaro Cárdenas, ¿será?

Hermoso concierto de música de cámara

A propósito de festivales de música en Morelia

Estuvo en Morelia mi amigo Rodrigo

Música y beisbol

Música de cámara en la UNAM Campus Morelia

Música de cámara en la UNAM Campus Morelia

Los conciertos de piano de Beethoven

Estupendo concierto de la OCUM

De los niños que hacen música

De la educación musical de los niños

Música clásica del norte de India

Emergencia en Algo de Música