Hugo Rangel Vargas
Hipólito Mora: libertad sin justicia
Viernes 13 de Marzo de 2015
A- A A+

Hipólito Mora, fundador de las autodefensas en Michoacán, ha salido avante de otra embestida en su contra. Como si fuera poco el haber enfrentado a un poder que de facto se había instalado en el estado y que había alcanzado un elevado grado de colusión con autoridades y cuerpos de seguridad, como si no bastase con haber sido encarcelado en marzo de 2014 por el supuesto asesinato de Rafael Sánchez Moreno –y haberse demostrado su inocencia-, pese a haber perdido a su hijo en el conocido enfrentamiento el 16 de diciembre del año pasado, el temple del liderazgo del calentano fue puesto a prueba nuevamente con dos meses de injusto encarcelamiento.
Hombre salido del trabajo en las parcelas, de andar relajado y cadencioso, con saludo franco y afable, Hipólito Mora ha regresado a las batallas que le llevaron a alzarse a inicios de 2013. Mora Chávez se encuentra en libertad, sin embargo, aún lejos de la justicia.
Los crímenes de los once muertos en el enfrentamiento de los hombres de Hipólito Mora con los de Simón El Americano, ocurrido el 16 de diciembre en La Ruana, permanecen aún en la región pantanosa de la impunidad, en el mismo imaginario oscuro e irracional en el que se encuentran los cientos o quizá miles de secuestrados, mutilados y asesinados por el azote de los cárteles de Los Templarios y La Familia Michoacana. Lejos está la justicia para Hipólito.
Otro rostro de las sinrazones está en el vilipendiado José Manuel Mireles, cuya permanencia en prisión ha sido calificada por Hipólito Mora como una injusticia. Cada día que pasa encarcelado Mireles Valverde es una bofetada para un estado en crisis que sigue siendo incapaz de resolver la demanda mínima de seguridad por parte de sus ciudadanos y que terminó llevando a prisión a quienes asumieron como propia la tarea que correspondía al aparato público, depositario del monopolio legal del ejercicio de la violencia.
Pero quizá la sinrazón fundamental, la injusticia básica que no se ha resuelto para Hipólito Mora y los michoacanos, se encuentra latente en las contradicciones cotidianas que padecen en la Tierra Caliente y en múltiples latitudes de la entidad. La percepción de inseguridad y el clima de zozobra prevalecen aún en todo el territorio michoacano sin que aparezca un mensaje claro de conducción de parte de la autoridad y subsiste la crisis económica y social, que son el ambiente propicio para el estímulo a comportamientos ilegales que merman las capacidades de las instituciones.
La injusticia sigue prevaleciendo en Michoacán, no obstante la libertad que ha conseguido Hipólito Mora. Quizás ahí se encuentra la explicación de su activismo, nada mermado pese a dos meses de haber estado encarcelado y que le ha llevado a seguir denunciando injusticias como las que tienen a Mireles en prisión.
El temperamento de Hipólito Mora se encuentra intacto y ha cobrado fuerza a la luz de las infamias de las que ha sido víctima, mientras que el Estado mexicano da cuenta día a día de sus debilidades y extravíos.
Sin tratarse de un caudillo, la estatura de un hombre extraordinariamente ordinario como Hipólito Mora adquiere un alto relieve frente un Estado mexicano negado a sus obligaciones. Piero Calamandrei, estudioso del derecho civil, señala que la historia de la lucha contra la autodefensa es la historia del Estado y de la misma civilización humana. Hoy, sin embargo, las batallas por la autodefensa y las luchas que tiene enfrente Hipólito Mora son una vía del restablecimiento de una mínima condición civilizatoria de los michoacanos: la justicia con dignidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas

Los prestidigitadores de la mentira

PRI: ¿Seis grados de separación?

El origen de la perversión

Slim: La final de las alturas