Alma Gloria Chávez
Un panteon peculiar
Sábado 28 de Octubre de 2017
A- A A+

Nuestras vidas son los ríos que vana dar en la mar, qu’es el morir.

Jorge Manrique.


El pueblo minero de Real del Monte, se sabe, surgió durante el siglo XVI en el famoso Camino de la Plata, que abrió paso a la explotación del mineral en el país. Los antiguos pobladores de esas tierras, conocidos como “chichimecas”, llamaban al territorio Maghotsi, que significa “paso alto”.

Desde el panteón se pueden observar algunas de las siete minas empezadas a explotar en 1552, que atrajeron a miles de aventureros llegados de España que fueron poblando lo que entonces eran estancias ara el pastoreo de ganado menor. La excesiva explotación minera ocasionó que al finalizar el mismo siglo XVI los socavones fueran tan profundos que sufrían constantes inundaiones, con funestas consecuencias, sobre todo, para la población indígena, que era la que realizaba el trabajo de extracción de mineral en lo más profundo de las minas.

Real del Monte también es famoso por haber vivido ahí el primer conde de Regla: don Pedro Romerode Terreros, quien hacia 1749 había obtenido tal fortuna de la explotación de ese real, que fue considerado en esa época el hombre más rico de la Nueva España.

Y la presencia inglesa data de 1824, cuando llega al lugar un grupo de quince individuos del condado de Cornwell que desde entonces fueron imprimiendo su sello cultural característico, reflejado en las edificaciones de esa época: casas tipo inglés, de madera y tejados de lámina (hoy pintados de rojo óxido), además (y sobre todo) de los famosos “pastes” (cornish pastry), especie de empanadas rellenas de papa y poro que llevaban para comer dentro de las minas y que la población mestiza adoptó, agregándoles rellenos de guisos varios, salados y dulces.

El Panteón Inglés se encuentra en Mineral del Monte, Hidalgo.
El Panteón Inglés se encuentra en Mineral del Monte, Hidalgo.
(Foto: Especial)


A ese primer grupo de ingleses, al que después se agregaron irlandeses, escoceses y británicos, se debe la apertura del panteón en 1828, que sobresale desde cualquier punto del poblado por encontrarse en una colina. En 1850 una epidemia de cólera causó mortandad entre la población infantil inglesa, así que fueron angelitos los primeros ocupantes del camposanto. Al respecto se cuenta que en una tumba se encuentran sólo los órganos de una adolescente cuyo cadáver fue sepultado en Inglaterra y que en ocasiones se puede ver a su fantasma caminando por entre las veredas del panteón.

En alguna de mis visitas al también denominado Pueblo Mágico tuve oportunidad de conocer y charlar con María del Carmen Hernández Skewes, custodia del Panteón Inglés. Hija de don Inocencio Hernández Lara, quien desde joven estuvo encargado del cuidado del sitio y que contrajo matrimonio con la inglesa Hellen May Tori Skewes, cuenta con orgullo cómo su padre recibió de la reina Isabel el honor de ser miembro de la Corona británica por su dedicación en los trabajos de mantenimiento de ese pedazo de tierra que ofrece reposo a seis generaciones de ingleses. El único mexicano sepultado ahí es don Inocencio y se encuentran también un judío, una enfermera holandesa, una familia china, una de alemanes y otra de escoceses, además de algunos irlandeses cuyas tumbas se distinguen por la característica cruz celta que tiene en la parte superior el “ojo de Dios”.

Carmen ha vivido en ese lugar casi desde su nacimiento y a la muerte de sus padres ha quedado como guardiana vitalicia del camposanto. Además de percibir una modesta suma por parte del municipio, complementa sus recursos ofreciendo recorridos guiados por el cementerio, revelándose como magnífica conversadora, conocedora de muchísimas anécdotas y pasajes importantes y poco conocidos de la historia local.

Escuché historias de familias cuyos apellidos se han ido perdiendo al paso del tiempo, de otras cuyas generaciones han mezclado nombres y apellidos de distintas latitudes… y que seguramente harían remover en sus tumbas a varios ancestros. Pengelly, Sobey, Carter, Trythall, Grose, Noble, Jory, Richards, Ghose, Scott, Waters, Matthews, Sobey, Blight, Brown, Edwards, Jensen, Rabling, Skewes y Bell (sí, aquí está sepultado Richard Bell, el afamado cirquero), entre otros.

Pero seguramente lo que ofrece peculiaridad al sitio son los monumentos funerarios: tumbas que dan cuenta de quienes pertenecieron a la Logia Masónica inglesa. Carmen explica: las columnas rotas representan la vida truncada por una muerte trágica, los obeliscos con punta son el equivalente a una vida plena, los eslabones sobre lápidas representan unión y perfección. Existe una sola lápida que tiene grabada una estrella de ocho picos dedicada a “William” (así, sin apellido alguno), quien alcanzó tal plenitud que es como una “luz lejana del Universo”. El compás, la escuadra y la letra G que se encuentran en varias son para señalar a personajes que lograron el grado 33 (Gran Maestro de la Logia). Para los estudiosos se encuentran libros esculpidos en la cabecera; cuando hay rocas sobre la tumba se sabe que ahí reposa alguien de buenos cimientos.

Otros sepulcros tienen labrados laureles, rosas, libros abiertos o rocas: las cualidades del hombre. La tumba de Mary Rull (principal accionista de las minas inglesas) se encuentra resguardada por un bellísimo Angel de Carrara; en la de Thomas Gondry está un caballo junto a la cruz de cabecera y su epitafio fue escrito “de cabeza” para que se pueda leer desde el cielo. Y para mujeres de vida ejemplar están las flores de liz (en capullo o abiertas). Y algo que también le da un toque especial al cementerio es la espesa niebla que lo invade por las tardes casi en toda temporada.
Cuando usted visite Mineral del Monte no deje pasar la oportunidad de conocer tan peculiar panteón.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia