Samuel Ponce Morales
La Conspiración
7 de junio sí se olvida
Jueves 8 de Junio de 2017
A- A A+

Entre los periodistas hay una discusión en torno a qué día debe celebrarse la libertad de prensa o de expresión: algunos, que cada año se suman más, consideran que debe ser el 3 de mayo, y otros, sobre todo los tradicionalistas, el 7 de junio.

A nivel internacional cada 3 de mayo, el Día Mundial de la Libertad de Prensa se crea como una oportunidad para celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa, evaluar la situación de la libertad de prensa en el mundo, defender a los medios de comunicación de los atentados contra su independencia y rendir homenaje a los periodistas que han perdido la vida en el cumplimiento de su deber.

José Manuel Mireles Valverde
José Manuel Mireles Valverde
(Foto: Cambio de Michoacán)

En ese sentido, la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la UNESCO, la agencia que encabeza la conmemoración de este día, ha elegido este año como lema «Mentes críticas para tiempos críticos», con el objetivo de destacar el papel de los medios en el avance hacia sociedades más pacíficas, justas e inclusivas.

A diferencia de lo anterior, el 7 de junio mantiene otra connotación, pues en 1951, el entonces presidente Miguel Alemán Valdés instituyó el Día de la Libertad de Prensa, por iniciativa del empresario y militar José García Valseca, quien era dueño de una de las cadenas de periódicos más importantes del país.

A partir de entonces, año tras año, el presidente en turno se reunía con los dueños de diarios y revistas del país para conmemorar el día. En 1976, el presidente Luis Echeverría Álvarez aprovechó la conmemoración para entregar el Premio Nacional de Periodismo en reconocimiento a la labor destacada de los profesionales de los medios de comunicación.

Estos reconocimientos fueron entregados por el gobierno, desde esa fecha y de manera ininterrumpida hasta 2001, cuando dejó en manos de un Consejo Ciudadano la responsabilidad de reconocer la labor de los periodistas.

Aquí en Michoacán anteriormente escasos periodistas celebraban la libertad de expresión cada 3 de mayo, que irónicamente coincide con el Día de la Santa Cruz, que se toma también como Día del Albañil; sin embargo, cada año poco a poco el número va creciendo, sobre todo de aquellos mayormente comprometidos con causas de carácter social.

Aun así hay compañeros periodistas que rechazan esa celebración y siguen optando por cada 7 de junio, añorando reuniones que organizaba y presidía el gobernador en turno, en la cual se convivía con integrantes del gabinete, se deleitaba uno manjares gastronómicos y hasta podía uno acceder, bajo ciertas circunstancias, a obtener gratuitamente algún trabajo.

Pero este año ya no fue así. El actual gobierno michoacano dejó atrás esa tradición y anuncio una serie de actividades para impulsar y fortalecer el ejercicio periodístico en el estado a través de talleres, seminarios, diplomados y hasta respaldos de carácter social, como puede ser el derecho a acceder a una vivienda, por decir algo.

Periodistas sin premios



En Michoacán prácticamente se premia a lo mejor de la mayoría de los sectores, pero en el caso de los periodistas se ha dejado de hacer porque los antecedentes indican una serie de confrontaciones internas y de reclamos hacia los organizadores.

Y es que los anteriores gobiernos del estado, de corte priista, repartían descaradamente los premios, divididos en géneros periodísticos, aunque en los últimos años del entonces mandatario Víctor Manuel Tinoco Rubí se estableció.

Nada es lo que parece



“Yo a las 05:00 de la mañana me levantaba, me miraba al espejo y decía ‘yo soy el doctor José Manuel Mireles’, porque querían decirme que contestara con un número obligadamente. No, yo no tengo un número, yo soy el doctor José Manuel Mireles Valverde y lo voy a seguir siendo”: Ex vocero de las autodefensas michoacanas.

Conjuro



Más que reclamos, resulta evidente que los policías investigadores y los ministerios públicos dejan mucho que desear en el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO