Hugo Rangel Vargas
Peña Nieto: por si faltara poco
Viernes 26 de Agosto de 2016
A- A A+

Visto aisladamente, el escándalo del plagio de la tesis que permitió a Enrique Peña Nieto obtener el grado de licenciado en Derecho podría parecer un caso de tantos que se acumulan en los anaqueles de la vida académica de los cientos de universidades de este país. Sin embargo, este “pequeño detalle” –aceptando la minimización mediática que a ultranza ha pretendido hacer el círculo cercano al mandatario– se acumula a otros que han mermado la autoridad presidencial.

Aquel Peña Nieto que lucía impecable después de su Segundo Informe de Gobierno y cuyo brillo se asemejaba al del rey Midas logrando seducir a la oposición, comenzó una debacle tendencial e irreversible en términos de su imagen ante la opinión pública nacional e internacional después de la desaparición de los 43 normalistas.

La Casa Blanca, el departamento en Miami, la incapacidad de frenar la ola de violencia que se desató desde el sexenio anterior, vaya, hasta la frivolidad de funcionarios como Alfredo Castillo Cervantes o Rosario Robles, han sido signos de una clase política que ha agotado sus formas de interlocución con una sociedad mucho más dinámica y compleja que la que gobernó el PRI mucho antes de la alternancia.

Pero por si faltara poco, la economía mexicana ha comenzado a ser otro dolor de cabeza. Y es que calificadoras internacionales como Moody’s, Standar and Poor’s y Fitch Ratings –otrora fieles apologistas de las recetas de política de ajuste estructural– han cambiado su perspectivas futuras sobre los riesgos económicos del país.

Aquel Peña Nieto que lucía impecable después de su Segundo Informe de Gobierno y cuyo brillo se asemejaba al del rey Midas logrando seducir a la oposición, comenzó una debacle tendencial
Aquel Peña Nieto que lucía impecable después de su Segundo Informe de Gobierno y cuyo brillo se asemejaba al del rey Midas logrando seducir a la oposición, comenzó una debacle tendencial
(Foto: TAVO)

Moody’s ha sostenido una calificación de riesgo para México como A3, pero con perspectiva negativa. Por su parte, Standar and Poor’s cambio de estable a negativa la perspectiva de la calificación crediticia de riesgo soberano. Fitch Ratings modificó la calificación en escala internacional en moneda local del riesgo soberano de México de A- a BBB+.

Sin embargo, estos son los síntomas de un malestar añejo y crónico que aqueja a la economía mexicana. La tendencia a la baja en las tasas de crecimiento económico sexenio tras sexenio, junto a una Reforma Fiscal que resultó exitosa en términos de recaudación pero lesiva para un sector de la economía formal sobre el cual ha pesado históricamente la carga tributaria, son elementos que explican buena parte de los riesgos que pueden ser vistos como una bomba de tiempo en el mediano plazo.

Aunado a ello, el elevado crecimiento de la deuda del país, que pasó de 28 al 42 por ciento del PIB sólo en los últimos diez años, significa otro foco de alarma que no puede ser entendido sino desde la irresponsabilidad gubernamental que año tras año traza escenarios de política económica que sobreestiman el crecimiento de la economía y, en consecuencia, la capacidad de recaudación de la autoridad hacendaria.

Un elemento adicional detrás de esta nueva condición de riesgo de nuestro país es la calidad del gasto público. No hace falta mucho análisis para entender que los ajustes presupuestales han lastimado a la inversión en infraestructura –colocándola en niveles históricamente bajos– y a los programas sociales, dejando prácticamente intacto el gasto corriente.

A la vista no aparece asidero alguno que sirva para que el mandatario mexicano recomponga su desgastada imagen. Tampoco entiendo la lógica con la que Peña Nieto ha procesado los momentos crisis, es previsible que haya una reacción extraordinaria. En este entorno, el magro desempeño de la economía mexicana podría ser el puntapié a la salida del presidente y de su partido de la residencia oficial de Los Pinos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural