Julio Santoyo Guerrero
Decreto para la popularidad
Lunes 22 de Agosto de 2016
A- A A+

Si su capacidad de maniobra se reduce a un desliz populista para recuperar popularidad, eso no será suficiente para seguir gobernando exitosamente al país.
Si su capacidad de maniobra se reduce a un desliz populista para recuperar popularidad, eso no será suficiente para seguir gobernando exitosamente al país.
(Foto: TAVO)

Quién lo hubiera pensado, que el habitante de Los Pinos, ortodoxo de los postulados neoliberales, de fobia a flor de piel ante cualquier atisbo de populismo, tuviera que recurrir en su desesperación de achicamiento a una acción populista para elevar su aceptación social. Si hubiéramos leído en el programa económico del priismo postsalinista que como gobierno recurrirían a los decretos para disminuir el precio de un energético para regular el mercado, habríamos creído que se trataba de una inconsistencia doctrinaria imperdonable.

Ha sido evidente la repulsa que genera en un amplio sector de la clase gobernante todo lo que huela o deje entrever sospecha de populismo. Casi toda intervención del Estado para regular la economía que tenga como propósito el cuidado de los sectores empobrecidos es tildada de populismo. El axioma de que deben ser las solas fuerzas del mercado las que regulen los precios de las mercancías y que la intervención mínima del Estado en la economía es lo ideal, son los postulados que han dado orientación a las políticas públicas de las últimas décadas en el país.

Por eso, cuando en días pasados el presidente Peña decretó bajar el precio del kilo de gas, la medida no sólo sorprendió a los gaseros, quienes echaron rayos y centellas; igual ha sorprendido a muchos porque la acción es atípica a las creencias económicas del grupo gobernante. Pero ciertamente no se trata de una modificación de sus postulados de fondo, no estamos viendo la capitulación del neoliberalismo y su programa económico; lo que ocurre tiene que ver con una maniobra política coyuntural: maniobrar para recuperar algo de la popularidad perdida en las últimas semanas y la que se acumularía por los magros resultados de la política deportiva en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El decreto fue calculado con frialdad política. Lo que se explicó en los medios de comunicación acerca de que el decreto de reducción del precio beneficia directamente a más del 90 por ciento de la población y que los más favorecidos son los sectores medios y empobrecidos devela el propósito: ganar la simpatía de los sectores más castigados por el estancamiento económico del país y, sobre todo, por el impacto inflacionario del reciente incremento a los precios de las gasolinas. El atípico decreto nos indica que tratándose de la preservación del poder, quienes nos gobiernan están dispuestos a hacer a un lado sin rubor sus principios con tal de seguir ejerciéndolo. La popularidad bien vale una chance de populismo, podría decirse parafraseando a Enrique IV de Francia.

Si el gobierno de Peña Nieto está dispuesto al desliz populista para elevar los indicadores de aceptación social ya lo veremos arrebatando algunas banderas de sus opositores, a los que siempre calificó de "populistas", para dar pan a los electores y apuntalar en favor de su delfín las simpatías, aunque esas acciones sean fugaces y no representen transformaciones de fondo, ni mucho menos la capitulación del programa neoliberal.

Será el único recurso que le quede siempre y cuando éste no le genere –como podría ocurrir– una nueva crisis de gobernabilidad a inaugurar con los sectores del poder económico afectados por dichas medidas. Pues no se mira que desde el gobierno se tenga contemplada una modificación de la estrategia económica, como tampoco la intención de hacer cambios en su gabinete a pesar de los malísimos resultados que le está dando.

A punto de iniciar el tercer tramo de su administración, el gobierno de Peña Nieto aparece atascado y sin un proyecto para salir. Sus respuestas, más de tipo coyuntural y a botepronto, no le están alcanzando para sobreponerse al desgaste y a la desconfianza que los mexicanos le prodigan. Los conflictos se le encabalgan, la economía se le desdibuja, los resultados se posponen, y en lugar de caminos alternativos parece ofuscado en el discurso que alimentó hace cuatro años el proyecto del Pacto por México y las reformas estructurales, a pesar de que esa narrativa haya perdido la fuerza de entonces.

Si su capacidad de maniobra se reduce a un desliz populista para recuperar popularidad, eso no será suficiente para seguir gobernando exitosamente al país.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!