Eduardo Nava Hernández
La crisis múltiple del régimen político
Viernes 19 de Agosto de 2016
A- A A+

En días pasados, el diario Reforma, de la Ciudad de México, difundió su más reciente encuesta acerca de la percepción de la figura presidencial. Los resultados, sorprendentes, no podrían ser más desalentadores para quien encabeza el Ejecutivo y para su equipo de trabajo. Enrique Peña Nieto, como presidente, tiene en la actualidad la aprobación de sólo el 23 por ciento de los ciudadanos, y éstos en general califican su gestión con un reprobatorio 3.9, frente a un 4.4 que recibió apenas en abril pasado y 6.3 en abril de 2013. El 69 por ciento de los mil 200 mexicanos consultados opinó que la inseguridad pública ha empeorado, y un apabullante 76 por ciento considera que el país va por un mal camino. Después de que Peña pidiera perdón por el escándalo ya conocido como la Casa Blanca, el 59 por ciento expresó que su percepción del presidente no había cambiado, pero un 27 por ciento dijo que ésta había empeorado. Sólo seis de cada 100 manifestaron que su opinión había mejorado.

Pero la mencionada encuesta refleja una percepción ciudadana que sin duda va más allá de la figura presidencial y expresa un malestar social más general. O mejor dicho, es sólo una de las manifestaciones de este descontento.

Cierto es que hay motivos suficientes para personalizar en el presidente Peña Nieto muchos de los males que aquejan al país, particularmente el de la corrupción. El mencionado escándalo de la Casa Blanca de las Lomas de Chapultepec, como ostentación de una riqueza mal habida y producto del compadrazgo y el tráfico de influencias, caló fuerte en la sociedad mexicana como un mero ejemplo, palpable, del enriquecimiento de las élites políticas y particularmente del presidente y su familia, y vino a deteriorar prontamente la imagen presidencial.

Un nuevo escándalo es el del departamento que Angélica Rivera, esposa del presidente, posee en un lujoso edificio de la ciudad de Miami, Florida, y haber recibido de uno de sus vecinos ahí, Ricardo Pierdant, empresario, amigo personal del propio Peña Nieto y posible contratista del gobierno federal, no sólo el préstamo de otro apartamento, sino incluso el pago –por alrededor de medio millón de pesos– del Impuesto Predial del de ella. Ninguno de los actores ha negado la relación de amistad pero no han logrado explicar por qué esta cercanía llega al punto de que el “amigo” se haga cargo del pago de obligaciones fiscales que corresponden a la consorte.

Con anterioridad también, desde que era gobernador del Estado de México se ganó Peña la fama de represor, particularmente por el caso de San Salvador Atenco. Cuando de esa acción policiaca se jactó, durante su campaña presidencial, ante los alumnos de la Universidad Iberoamericana, desató la oposición activa de los estudiantes de educación superior que integraron en 2012 el movimiento #YoSoy132. ¿Y qué decir de las múltiples muestras de ignorancia y de torpeza que ha dado ante diversos auditorios y en diferentes circunstancias, las que han hecho las delicias de los usuarios de las redes sociales?

Sin embargo, decía, son varios otros factores que determinan la crisis política actual. La inseguridad pública –que EPN se comprometió al inicio de su gobierno a reducir en un año– sigue no sólo sin menguar, sino incrementándose día a día en el país. 27 mil desaparecidos reconocidos por la Secretaría de Gobernación, el hallazgo casi cotidiano de fosas clandestinas y sangrientos crímenes y ejecuciones que llenan a diario las planas de los periódicos dan cuenta de ello, por no abundar en los robos con violencia a comercios, transeúntes y automovilistas que también asuelan a la población. Las matanzas de Allende, Tlatlaya, Apatzingán, Tanhuato, así como la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, han colocado al gobierno mexicano como uno de los más represivos del mundo, inmerso en lo que los organismos internacionales han caracterizado como una crisis grave de derechos humanos.

En la economía, a pesar de las grandes expectativas generadas en 2012 y 2013 por la operación legislativa de las llamadas reformas estructurales –particularmente las de Telecomunicaciones y Energética–, el crecimiento no se ha concretado, sin poder rebasar un –ese sí ya estructural– dos o 2.1 por ciento; y ahora esa confianza en las reformas se ha revertido con los incrementos a las gasolinas y la electricidad. La drástica caída de los precios petroleros ha incidido de manera importante en el estancamiento, pero la política económica aplicada, restrictiva y con incremento en los precios de los energéticos, lejos de contribuir a la reanimación productiva y comercial, la frena.

Pese a sus disculpas por la Casa Blanca, Peña está envuelto en un nuevo escándalo.
Pese a sus disculpas por la Casa Blanca, Peña está envuelto en un nuevo escándalo.
(Foto: Cuartoscuro)

Pero, impensadamente, no fue en la Reforma Energética –donde las izquierdas esperaban que se daría la madre de todas las batallas–, sino en la Educativa, donde la resistencia magisterial-popular encabezada hace ya tres años por la CNTE ha logrado frenar (pero aún no revertir) un proyecto diseñado no sólo sin los profesores sino contra el profesorado. La tenacidad y muchas veces heroísmo con que los docentes han enfrentado la sordera e insensibilidad gubernamental encabezada por Peña Nieto, Aurelio Nuño y diversos gobernadores, exaspera al sector del empresariado más interesado en la reforma, que pide contra el magisterio rebelde aplicar todos los medios posibles de represión, desde los económicos hasta los físicos.

Las renovadas –que no nuevas– amenazas de privatización del sistema de salud (IMSS, ISSSTE, SSa y Seguro Popular) por la vía de las subrogaciones, las asesorías y convenios con empresarios de los servicios médicos y el alquiler de equipo e infraestructura ha abierto entre los trabajadores del sector otro frente de resistencia que empieza a crecer paralelamente al del magisterio. Las luchas locales contra las empresas mineras y megaproyectos hídricos, hidroeléctricos, turísticos, eólicos, etcétera, se multiplican por los rincones del territorio nacional.

La crisis de legitimidad se ha extendido a los diferentes órganos de gobierno, alcanzando a las Fuerzas Armadas y a los partidos políticos. Las elecciones, cada vez más costosas, suponen una creciente derrama de dinero en propaganda tanto como en la compra de sufragios; y el divorcio entre los legisladores y los intereses genuinos de sus electores es la regla a la que hay escasas excepciones que hacer. Pocas instituciones mantienen credibilidad en la sociedad, el desgaste de la legitimidad y una justicia social siempre inalcanzada son las coordenadas de una crisis en la que el sistema como conjunto se empieza a ver envuelto.

Y el colofón: el distanciamiento entre el gobierno de Peña Nieto y uno de sus aliados más sólidos, la Iglesia católica, a consecuencia de haberse pronunciado en favor de legalizar de manera general en el país los matrimonios homosexuales. Ese distanciamiento deriva, además, en una más difícil relación con Acción Nacional, engallado por sus recientes triunfos en varios estados considerados bastiones del priismo.

Corrupción, estancamiento económico, violencia e inseguridad son los factores que más han mermado la legitimidad de un régimen impasible frente a las demandas populares, pero presto a reaccionar ante la menor presión del sector empresarial. Con ello, sin embargo, se ha dejado arrastrar a una crisis gubernativa de grandes dimensiones, acaso la más aguda desde la instauración del régimen de partido de Estado.

¿Qué salida tendrá esta crisis? La disfuncionalidad del régimen puede derivar en una mayor desarticulación del bloque de poder vigente, compuesto por el PRI, el PAN, la gran burguesía mexicana y extranjera, el gobierno estadounidense, las Fuerzas Armadas y la Iglesia. Eso podría conllevar a la profundización de la crisis gubernativa hacia una crisis de régimen. Sin embargo, no aparece uno de los factores que podrían contribuir a ello, una oposición poderosa, unificada y orientada a la desarticulación del mismo régimen. En su ausencia, una salida conservadora es más factible.

En ese escenario, los grupos empresariales dominantes, en su mayoría, parecen apostarle a una restauración conservadora que frene el avance de las fuerzas populares, una “revolución pasiva” en los términos de Gramsci, que les permita recomponer autoritariamente el bloque gobernante. El impulso mediático a Margarita Zavala como candidata del PAN parece apuntar en ese sentido, ante el desgaste profundo de la Presidencia peñanietista que ha arrastrado al PRI hacia el abismo.

De las fuerzas populares y su movilización, pero sobre todo de su acoplamiento como un frente político-social ante la crisis, depende darle a ésta una salida antioligárquica que evite la agudización de la miseria, la represión y la precariedad laboral a la que han llevado a los trabajadores. Y no es para 2018; el tiempo ya se agota.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte